Un clásico jugado en el aeropuerto y en el aire

Los planteles “decanos” y “santos” compartieron más de tres horas ayer entre la mañana y la siesta para viajar a Buenos Aires, y lo hicieron con toda la buena onda.

02 Nov 2019 Por Carlos Werner

Exactamente a un mes de cumplirse el primer aniversario del histórico clásico en Primera que jugaron, Atlético y San Martín volvieron a encontrarse. El 1 de diciembre de 2018 lo hicieron en el estadio Monumental, y el 1 de noviembre de 2019 fue en el aeropuerto Benjamín Matienzo. Ya en categorías diferentes, pero teniendo que compartir un mismo vuelo, mismo día y casi un mismo horario de partido (para hoy), volvieron a reeditar el duelo pero de manera muy amistosa.

El objetivo de ambos era el vuelo 1445 de Aerolíneas Argentinas que los llevaría hasta Aeroparque, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Atlético haría escala allí para llegar hasta Santa Fe donde hoy visitará a Colón desde las 13.15. San Martín se quedó para visitar a All Boys, una hora más tarde.

UNA BROMA. Juan Mercier ríe junto al dirigente “decano”, Rubén Gultemerian; el gerente Hugo Bermúdez y Ricardo Zielinski observan el momento. La buena onda reinó entre ambos planteles. la gaceta / fotos de franco vera

El plantel “decano” ingresó “a la cancha” por la puerta 2 de la terminal en un colectivo privado. El plantel “santo” lo hizo a las 11.08 por la puerta 1 en el típico colectivo urbano que suele trasladar a los jugadores.

La primera jugada del clásico edición 2019 tuvo protagonistas: Emiliano Purita llegó hasta el bar y saludó a Ariel Rojas, con quien fue compañero en San Lorenzo, en 2018.

TRANQUILIDAD. En mesas vecinas, integrantes de ambos equipos esperaron la orden de embarque en el vuelo hacia CABA.

Fue como una rotura de hielo en el “partido” porque a partir de ahí, los apretones de manos y abrazos empezaron a multiplicarse naturalmente entre los integrantes de ambos equipos.

En un partido oficial, los arqueros hubiesen estado muy lejos uno del otro, pero no en el de ayer. Alejandro Sánchez e Ignacio Arce, vecinos de barrio Norte y prácticamente amigos, se sentaron juntos a compartir un termo entero de mate. Augusto Lotti, ex Unión como Arce, se les terminó sumando.

OTRA FUNCIÓN. El goleador Pons se encargo de repartir los tickets.

Una jugada que la esperaba toda la tribuna, era la primera que protagonizaría Juan Ignacio Mercier. El “Pichi” jugó en Atlético la temporada pasada y fue declarado prescindible por Ricardo Zielinski. ¿Incomodidad? ¿Malos recuerdos? Nada más alejado de la realidad. Mercier primero se acercó a la mesa del “Ruso” para saludarlo a él y al resto del cuerpo técnico.

Luego, fue hasta la mesa más tumultuosa de jugadores de Atlético, en la que estaban Cristian Lucchetti, Guillermo Acosta y Leandro Díaz. Los saludó a todos y el “Loco” hizo honor a su apodo: no paraba de taparle el escudo “santo” a Mercier con su mano, mientras miraba a la cámara y el resto se reía.

AMISTAD. Barrios y Mercier compartieron un momento con sus ex compañeros.

Pier Barrios, otro que actualmente juega en San Martín y jugó en Atlético la temporada pasada, se sumó a la mesa e incluso se sentó para ponerse al día con sus ex compañeros.

Hasta las consultas médicas no distinguieron de colores (el celeste y el rojo poblaron el paisaje visual del aeropuerto a esa hora): Lucchetti se paró para charlar con Roberto Guillén, médico de San Martín. A su lado estuvieron por un momento Javier Toledo y Lucas Diarte, compañeros en Estudiantes hace unos años. Matías Fissore también se sumó al saludo.

BUENA AMISTAD. Sánchez y Arce compartieron mate en una gran charla.

La conexión uruguaya también fue clásica: Luis Aguiar, de San Martín se abrazó con Alfonso Meoni, preparador físico de Atlético.

Fuera de libreto, el periodista político Sergio Berensztein (vino a dar unas charlas) tomó partido: pidió sacarse una foto con Zielinski. Quizás ese fue el final del primer tiempo. El segundo se jugó en el aire y la buena onda no se terminó. Atlético y San Martín volvieron a jugar y esta vez no hubo ni ganadores ni perdedores.

Comentarios