"Si no tengo para comer, no puedo estudiar"; la marcha contra el hambre en primera persona

Organizaciones sociales volvieron a manifestarse esta mañana para exigir respuestas a los gobiernos nacional y provincial.

31 Oct 2019 Por Karen Fernández

“Si no tengo para comer, no puedo estudiar”, lamentó Alejandro Nieva  de 19 años, uno de los tantos jóvenes que pidieron ayuda frente a Casa de Gobierno esta mañana. Alejandro asistió a la marcha del Polo Obrero con sus hermanos y primos. “Estamos todos en la misma situación”, contó.

Es la primera vez que Alejandro asiste una marcha, pero asegura que no va a ser la última. “Soy el mayor de seis hermanos, tengo que ayudar en mi casa para poder comer. No puedo estudiar si mi prioridad es encontrar qué comer”, agregó el joven que se sumó al reclamo para conseguir un trabajo digno.

Elizabeth Lazarte  tiene 42 años y está desempleada. “La situación económica que vive todo el país es crítica. Pedimos un aumento de salario y de planes sociales”, reclamó.

Elizabeth en su búsqueda no pudo conseguir un trabajo en blanco. “No queremos solo planes, sino la posibilidad de tener trabajo; ahora no tenemos ni obra social. La estamos pasando muy mal”, alertó.

La mujer asiste a las marchas hace cuatro años: “tenemos que ayudar a los niños que tienen hambre. Hay gente que no puede mandar sus hijos a la escuela porque no tiene para comprar la ropa o los útiles”.

Elizabeth asistió a la protesta con su hija, Candela Quinteros, que este año empezó a estudiar psicología en la UNT. “Los cuadernillos son muy caros, tengo que comprar varios todos los meses para tener el material y prepararme para los parciales”, dijo.

Candela afirmó que necesita trabajar para juntar el dinero necesario. “Sólo pido sustentar mis estudios”, reclamó. “No trabajo en blanco, cuido a un bebé tres veces a la semana pero me pagan $ 50 la hora. También acompaño en la lucha a todos los que la están pasando mal”, relató la joven.

CON SUS HIJOS. Muchos manifestantes llevaron a sus hijos pequeños. LA GACETA / FOTO DE KAREN FERNÁNDEZ.

Cristina Moyano acudió a la marcha con sus tres hijos: de uno, de seis y de ocho años.

“Busqué trabajo por todos lados, escuché ‘cualquier cosa te llamo’ muchas veces en mi vida. Ya no alcanza la plata ni para la comida”, lamentó.

Cristina asegura que la primera pregunta que les hacen a las mujeres cuando buscan un trabajo es “si tienen hijos”. “Parece que no tenés derecho a ser madre: es o trabajar o tener hijos. Todos nos dicen planeros, pero estamos en la lucha de conseguir trabajo para salir adelante”, añadió.

UNA RESPUESTA. Los militantes aseguran que seguirán marchando hasta obtener una solución por parte del Gobierno. LA GACETA / FOTO DE KAREN FERNÁNDEZ.

Marcela Vildoza reclama la emergencia alimentaria. “Venimos militando hace mucho y ya deberíamos haber recibido una ayuda”, reclamó.

“No alcanza para comer, hay mucha gente desocupada porque no hay trabajo. No hay asignaciones, prometieron cosas que no cumplieron. Vamos  a seguir militando hasta tener respuesta, no es la primera ni la última marcha”, agregó.

“Venimos con nuestros hijos para que vean que no tenemos qué darles de comer, no te aceptan en un trabajo si tenés hijos. No tenemos dónde ni con quién dejarlos. Pedimos respuestas al Gobierno Provincial, al Nacional. Al que nos escuche”, exigió.

Comentarios