Una pared de la Facultad de Derecho asusta a los estudiantes

Los estudiantes piden que se tomen medidas urgentes.

29 Oct 2019

En una de las sedes de la Facultad de Derecho de la UNT, ubicada en 25 de mayo 456, una pared corre peligro de derrumbe.

"El edificio más viejo esta tiene un pasillo largo y luego están las aulas. La pared que une los edificios está por derrumbarse. Todos los días estudiantes, docentes y no docentes caminan por ahí corriendo gravísimo riesgo", advirtieron desde el Movimiento Humanista.

Más de 60 alumnos de esa agrupación presentaron una nota dirigida a la decana en representación de los 5.000 estudiantes activos que asisten a esta sede piden que no se dicten clases en el edificio.

GRIETAS. Los estudiantes notan cómo aparecen con el tiempo nuevas marcas en la pared. LA GACETA / FOTO DE KAREN FERNÁNDEZ.

"Nos comunicamos con Defensa Civil y realizamos la denuncia correspondiente. Son muchas las personas que corren riesgo. No queremos que pase una tragedia como ocurrió con el derrumbe del ex Parravicini", agregaron.

Como medida preventiva, -según informó el Movimiento Humanista- las autoridades colocaron carteles de "no avanzar". "Quieren que esperemos hasta diciembre para que arreglar todo, pero no sabemos si esta semana se va a derrumbar", dijeron.

PELIGRO. En la pared afectada, ya se derrumbaron algunos ladrillos. LA GACETA / FOTO DE KAREN FERNÁNDEZ.

En la habitación con la pared agrietada funciona la fotocopiadora de la facultad, que ahora tiene que ocupar la mitad del espacio por prevención. "Además ahora no se usa el aula que está en el primer piso que es sostenida por esta pared. Era un aula muy usada", informaron.

GRIETAS. Así luce la habitación de la fotocopiadora por dentro. LA GACETA / FOTO DE KAREN FERNÁNDEZ.

Hoy, Valentina Vidal en representación del Movimiento Humanista presentó otra nota. "Solicito que se realicen medidas preventivas para que mediante vigas, soportes u otra estructura se resguarde esta pared", pidió.

La respuesta de las autoridades

La decana de la Facultad de Derecho, Adela Seguí, confirmó que están al tanto de la situación y que no existe un peligro inmediato, por lo cual no decidieron suspender las actividades en el edificio.

"Cuando advertimos las grietas, elevamos un informe a la Secretaría de Proyectos y Obras de la UNT, pidiendo que se hiciera una evaluación. Los ingenieros Sergio Mohamed y Gerardo Madariaga. Evaluaron de la situación y comprobaron la existencia de las fisuras y comprobaron que hubo un asentamiento en la casa. Las causas se están investigando, pero es probable que tenga que ver con los desagües pluviales del edificio", explicó Seguí.

El trámite siguió, según su relato, con la colocación de unos testigos para saber si las grietas empeoran. "Afortunadamente las fisuras no avanzaron y nos confirmaron que no hay riesgo de derrumbe. Si lo hubiera, deberíamos suspender las clases. No se está agravando la situación, la estamos controlando y mientras tanto estamos presupuestando la obra para solucionarlo", dijo la decana, quien aseguró además que las agrupaciones estudiantiles fueron comunicadas respecto de estas actuaciones.

Comentarios