Natalia, una tucumana viviendo en Holanda, explica por qué se muere de ganas de votar

Natalia Díaz Romero está instalada hace 18 años en Europa, pero sigue participando de la vida política del país.

15 Oct 2019 Por Julio Marengo

El 27 de octubre muchos de ustedes se van a levantar refunfuñando. Otra vez ir a votar. Es cierto: es un derecho, es una obligación, es de las pocas cosas que nos pide con firmeza la democracia y es el futuro próximo del país. Pero también es un trámite, es dónde dejar el auto, es espera, es una fila...

Del otro lado de las fronteras argentinas, están los compatriotas viviendo en el exterior. A varios miles de kilómetros, a años luz de distancia entre sus vidas afuera y la realidad argentina, ellos esperan ese día y actualizan los portales de los diarios locales para ver los resultados. 

A 11.000 km de la plaza Independencia está Natalia Díaz Romero, una tucumana que se instaló hace 18 años en Holanda y nunca dejó pasar ni una oportunidad para votar. Y realmente hay que tener ganas de hacerlo, porque para un argentino viviendo en el extranjero el trámite -que es voluntario- es engorroso, costoso y burocrático. Pero ella ya tiene en su poder el sobre con la boleta única para elegir Presidente y Diputados por Tucumán y no ve las horas de que su sobre llegue a la embajada en La Haya.

- Natalia, ¿por qué querés contar tu historia?

- Porque la gente piensa que los que nos vamos del país nos olvidamos de todo, que dejamos de ser parte, que no nos interesa lo que pasé en Argentina... y en muchísimos casos no es así. Yo estoy muy pendiente de lo que pasa. Yo sigo siendo argentina y, sobre todo, tucumana.

***

Natalia conoció a su actual marido en un kibutz durante un viaje a Israel. Él es ingeniero en software y ella estudió abogacía, pero no se recibió. Trataron de instalarse en Tucumán, pero hace 18 años el desarrollo de software en nuestra provincia era más o menos ciencia ficción. No consiguieron trabajo y optaron por mudarse a la tierra de su marido, Eindhoven, al sur de los Países Bajos, un pueblo que se ha convertido en una suerte de "Silicon Valley" holandés por la cantidad de empresas tecnológicas que se instalan allí.

"Yo trabajé durante 10 años en Philips, que tiene una de sus sedes principales acá. Tuvimos dos hijos que hablan perfecto el tucumano básico porque vamos de vacaciones todos los años y ahora me dedico a la traducción del holandés al español", introduce Natalia durante una llamada telefónica con LA GACETA.

Esta será la primera vez que votará por correo, un sistema nuevo que debuta con estas elecciones. Antes, en cambio, Natalia lo hacía presencialmente en la Embajada de Argentina en La Haya, a 150 km de su ciudad. "Siempre me tomé el tren para votar, que cuesta 50 euros. Ahora nos entusiasmamos mucho con este sistema de voto por correo. Tenés que inscribirte en el padrón seis meses antes de las elecciones y te llega un sobre con las dos boletas en mi caso: Presidente y Diputados. Son boletas únicas que luego volvés a poner en el sobre que va a la urna y todo eso en un sobre más grande con una declaración jurada de tu identidad, firmada", explica.

La boleta única para Diputado nacionale por Tucumán que le llegó por correo a Natalia. Gentileza Natalia Díaz Romero

Todo eso. Sí, todo eso, y todavía no termina. Por correo debe enviar toda la documentación a la Embajada y debe llegar antes del 23 de este mes. En la Embajada lo deposita en una urna al sobre con el voto y lo abren recién el día de las elecciones.

***

En este sobre los extranjeros deben depositar su voto y enviarlo a la Embajada correspondiente. Gentileza Natalia Díaz Romero.

Unos 385.000 argentinos en el exterior habilitados para votar, según la pagina oficial del Gobierno argentino. Algunos de ellos se anotaron para el voto postal y otros lo pueden seguir haciendo presencialmente en las respectivas embajadas. "En Holanda seremos unos 200 los que nos anotamos para el voto postal, y algunos estamos en un grupo de WhatsApp. Recién el 27 de septiembre aparecimos en el padrón. Comenzamos a cortar clavos, rogando que llegaran los sobres a tiempo. A algunos les comenzó a que les había comenzado a llegar y a mí no... ahí me puse como loca. Llamé a la Embajada para ver qué pasaba y el día que supuestamente llegaba no me moví de mi casa. ¡Llegó!", festeja Natalia, como quien recibe una cartas de un enamorado o de un ser querido que no ve hace años.

Natalia ya tiene definido su voto para Presidente. Natalia Díaz Romero.

En 2015, cuando todavía el voto era presencial, la tucumana tuvo que hacer dos veces el viaje a La Haya para depositar su voluntad, porque hubo ballotage. Lo hizo con alegría, como todas las veces anteriores. "Lo hacemos porque queremos participar de la vida política de Argentina. Lo que más duele es que te digan 'para qué querés votar'. Argentina sigue siendo nuestro lugar, nuestras familias están allí, entonces repercute lo que votemos o no votemos nosotros. Sentimos que todavía somos parte de Argentina. Yo voto en los dos lados", señaló.

Desde Eindhoven, Natalia ya tiene muy en claro a quién va a votar para Presidente. En la charla deja que se cuelen un par de ideas que permiten adivinar su elección, pero no está dispuesta bajo ningún punto de vista a difundirlo. "Lo que me preocupa es Tucumán... no veo ninguna opción que me convenza", confesó.

Comentarios