Un reo volvió a denunciar golpizas en una sede policial

Isidoro Ledesma sufrió hematomas en distintas partes del cuerpo, según el defensor.

14 Oct 2019

La defensa de Isidoro Atanasio Ledesma advirtió ayer que el reo habría recibido una golpiza en el “destacamento Falivene” de la Policía, en avenida Jujuy al 4.000, en la capital. Allí, el interno permanece como medida de protección, tras acusar al personal del servicio penitenciario por venta de estupefacientes en el penal de Villa Urquiza.

Gustavo Morales, abogado del detenido, expresó ayer que las lesiones fueron probadas por el cuerpo médico forense y que la víctima declarará esta semana ante Emilio Páez de la Torre, juez de Ejecución penal, quien reemplaza al juez apartado Roberto Guyot. “Se trata de un caso grave. Lo torturaron el miércoles y el viernes. Personal de Infantería lo torturó dos veces. Le decían que habían recibido ordenes de agredirlo”, manifestó el letrado. Ledesma fue trasladado hasta el hospital Padilla por los dolores, agregó el letrado.

A través del examen físico, se constataron “lesiones nuevas”, no registradas en informes anteriores: hematomas (equimosis) en la escápula izquierda y en el brazo izquierdo, entre otros sectores. Además, se observó hinchazón en los pómulos, como así también en la zona de la frente. Presentó, inclusive, una lesión en la rodilla y se pidieron estudios complementarios.

“También hice presentaciones ante la Fiscalía Federal N°2 para que se les reciba declaración a los internos que fueron torturados”, señaló Morales.

El caso

Ledesma y Gonzalo Giri denunciaron en enero haber sido torturados, al haber revelado la venta de drogas en Villa Urquiza. Después, los reos ampliaron sus testimonios ante el fiscal Federal Pablo Camuña.

Ledesma, en mayo pasado, acusó las primeras golpizas en esa misma dependencia de la Policía. “Me pidió que dejara de contar sobre la venta de drogas en la cárcel, ‘si no vas a terminar suicidado y va a quedar todo en la nada’. Después sacó de su bolsillo una exposición (sic) a la que debía firmar, pero me negué a hacerlo. Ni siquiera la quise leer”, había dicho Ledesma en un audio enviado a LA GACETA.

ACUSACIÓN. El abogado Morales dijo que Ledesma había sufrido una nueva golpiza.

Por su parte, Giri fue reubicado en la seccional Primera también como medida de resguardo, ante los ataques que sufría en la cárcel, de acuerdo con las disposiciones judiciales.

El viernes 5, Giri fue vinculado a un intento de motín en esa comisaría de la capital. El padre, la madre, el abogado defensor Morales y un funcionario de la Sala IV en lo Penal se presentaron en el edificio de calle San Martín al 200. El representante judicial labró un acta sobre el hecho y tomó declaración al interno protegido.

“Lo vi mal. Está golpeado. No dejaron que hable mucho. En el momento que quiso contarme algo, decidieron suspender la visita. Pudo decir que está siendo verdugueado por la Infantería”, enfatizó Silvana Cáceres, la madre, tras los incidentes en la Primera. “Él no inició el fuego”, añadió.

Comentarios