Se concreta el prólogo del Transmontaña en El Cadillal

12 Oct 2019

“Lo que se buscó es que el piloto muestre su pericia arriba de la moto para superar distintos obstáculos, como lo haría en la montaña donde pocos lo pueden ver”. Así definió Sebastián Huespe al prólogo del Rally Transmontaña. Esa es la esencia de lo que, desde las 11, se verá en el sector de playa de El Cadillal.

Básicamente es acercarle la montaña al público. La prueba, que tiene casi dos minutos, es una aproximación de lo que mañana tendrán que encarar los más de 1.000 pilotos que unirán San Pedro de Colalao con El Cadillal en la edición 29 de la carrera por equipos del continente. Huespe fue quien diseñó el recorrido con obstáculos. “Es más avanzado que el del año pasado. Con sectores más técnicos y de baja velocidad. Difícilmente, los pilotos logren colocar el tercer cambio”, sintetizó Huespe.

Corto, pero variado es una de las definiciones que deja la descripción que hace Federico Quesada sobre el prólogo. El experimentado endurista correrá por decimocuarta ocasión la prueba por duplas (forma equipo con Matías Correa Doldan) y es voz autorizada para analizar la técnica a emplear en los puntos más exigentes del prólogo. “En las camas de piedras, lo ideal es posicionarse en medio de la moto, con los codos arriba dejando que fluya por encima de la piedra. No hay que trabarse entre las piedras, porque es caída segura”, indicó el piloto.

INFALTABLE. Los pilotos de algunas categorías que desafiarán al Transmotaña, hacen el reconocimiento a pie del prólogo. El trayecto está diseñado para que, tanto los protagonistas como el público, gocen de un show de destreza y habilidad.

Por lo que Quesada contó, es probable que en los troncos los aplausos se escuchen fuerte. Para el piloto, muchos optarán por hacer un “willi”, la popular maniobra que eleva del suelo la rueda delantera. “Habrá que hacer un golpe de acelerador y embrague, para que la moto haga un poco de ‘willi’, pase por encima del obstáculo y, por la propia inercia, la rueda trasera siga”, relató. Para superar las gomas, Quesada anticipó que se usará una técnica similar.

En los saltos, teniendo en cuenta que una caída puede provocar una lesión a pocas horas del Transmontaña, es probable que los pilotos no tomen riesgos y sólo “copien” el dibujo. Pasará algo parecido en la zona de los contenedores. “Están dados vueltas, se los sube sin acelerar. Puede pasar que la rueda patine y suceda una caída”, advirtió Quesada.

Comentarios