Un policía es el principal sospechoso del crimen de un joven

Se cree que el agente habría disparado a la víctima durante un aparente intento de robo a una mujer. Secuestraron un arma con numeración adulterada.

12 Oct 2019 Por Luis Duarte

Un policía ha sido señalado como el principal sospechoso del crimen de un joven de 18 años, ocurrido el sábado pasado en la calle Fortunata García al 700. El agente, de 36 años, forma parte de la Dirección de Delitos Rurales y Ecológicos y fue aprehendido anteayer. La fuerza de seguridad realizó luego una serie de allanamientos, por orden de la Justicia, y secuestró distintas armas; una de ellas, con numeración limada.

Según la hipótesis del caso, una mujer fue víctima de un intento de arrebato en la madrugada sabatina. El uniformado habría intervenido en el momento y habría disparado contra el atacante. Luego, se fue del lugar sin haber realizado algún procedimiento formal. Tras recibir el disparo, el muchacho cayó sin vida en la cuadra del barrio Ampliación Villa Alem, en el sur de la capital.

Los investigadores reforzaron la versión al conseguir la declaración de un vecino. De acuerdo con ese testimonio, el hombre le había dado un vaso con agua a la víctima para que se recuperara del susto. Sin embargo, los pesquisas no han podido identificar aún a la muchacha. No viviría en esa zona de la ciudad.

El personal de la División Homicidios de la Policía, a cargo de Cristian Peralta, Diego Bernachi y Jorge Dib, sí pudo ubicar luego al policía involucrado. Las averiguaciones llevaron a determinar que el uniformado debía haber estado trabajando en otro sector y no en el lugar de los hechos. El agente residiría cerca del punto de los incidentes.

ELEMENTOS. Se secuestraron celulares y armas con numeración “limada”.

El jueves, el agente estaba trabajando y lo hicieron llamar desde su base, en El Manantial. Ahí lo aprehendieron. Se trata de Sergio Darío Fernández, según información policial. Los investigadores, en otro operativo, se presentaron en una casa de Marina Alfaro al 1.600, también en Ampliación Villa Alem. Allí, secuestraron armas, entre ellas, una carabina de repetición calibre 22 largo de “dudosa procedencia”, cartuchos, motos y celulares, entre otros elementos. Los pesquisas también manejarían la información de que el policía se habría dedicado al negocio de prestar dinero.

Los agentes de Homicidios ya habían secuestrado una pistola Bersa Tunder calibre 9 milímetros, con numeración serial adulterado; un cargador con 15 cartuchos; una pistola marca FM Hi-Power, calibre 9 milímetros, y dos teléfonos móviles.

La posición oficial

“Hay una investigación en curso, que llevó a que se tomen algunas medidas procesales. Entre ellas, se procedió a la aprehensión de un empleado policial. Además, se reunieron pruebas para establecer el grado de participación que pudo haber tenido esta persona en el hecho. Somos los primeros interesados en esclarecer esta situación y en colaborar con la investigación de la fiscala Adriana Giannoni (a cargo del proceso penal). De hecho, las fuerzas policiales llevaron a cabo las medidas para concretar la aprehensión del empleado. Desde el Ministerio de Seguridad y desde la cúpula de la fuerza de seguridad se busca la transparencia en todos los actos. Esto se inculca a todo el personal policial”, sostuvo el secretario de Seguridad, Luis Ibáñez.

MANCHA DE SANGRE. El joven fue encontrado muerto en la calle.

“La fuerza de seguridad contuvo a la familia de la víctima. Se le llevó tranquilidad respecto de quien cometió el hecho debe ser juzgado, sea quien sea, con todos los pasos procesales que la Fiscalía disponga”, añadió.

El caso

El sábado 5 de este mes, Yonathan Emanuel Rodríguez fue hallado sin vida en Fortunata García al 700. Su cuerpo yacía en el asfalto y tenía una herida de bala en la espalda. La primera hipótesis fue que había sido herido cuando se desplazaba como acompañante en una motocicleta. En la escena, los peritos ubicaron huellas de otro vehículo, de acuerdo con lo consignado por fuentes judiciales.

VARIEDAD. Los policías ubicaron armas largas en la casa del sospechoso.

La declaración

Álvaro Zelarayán, abogado defensor, confirmó que el policía declaró ayer ante la Fiscalía. “Pediré la libertad de mi defendido por que no hay nada de nada en su contra. Los testigos relataron que habían estado bebiendo con el joven fallecido y que habían salido luego robar juntos. El compañero indicó que lo persiguió una camioneta y que le dispararon. Que acababa de robarle $ 1.300 a la chica”, manifestó el letrado.

Según Zelarayán, el policía “había estado esa noche en la casa, comiendo una paella con el hermano y dos amigos”. “Hemos pedido que la Policía se traslade a buscar las grabaciones de las cámaras de seguridad, que están afuera y adentro de la vivienda para comprobar esto”, señaló.

De las armas, el letrado dijo que “todas tienen papeles”; y respecto del vehículo descripto afirmó que tampoco coincide con el de su defendido: “hablan de una EcoSport color ‘champagne’, cuando él anda en una Saveiro blanca”.

Comentarios