San Martín sólo pude ganarle a Quilmes en Buenos Aires en 1988

El “Santo” intentará repetir lo logrado hace más de 30 años.

12 Oct 2019
1

IDEA. Barrios (de frente, corriendo) considera que el trámite ante Quilmes puede ser parecido al de Tigre. “Debemos aprovechar los espacios que nos dejen”, dijo. la gaceta / fotod e ANTONIO FERRONI

Después del resonante triunfo en Victoria ante Tigre, el siguiente paso lejos de La Ciudadela San Martín deberá darlo en Quilmes; algo similar a lo que ocurrió hace poco más de 30 años, cuando el “Santo” se disponía a lograr un hito en la historia del fútbol argentino: llegar de la liga local a Primera División. Fue un logro que ningún otro club de nuestra tierra pudo repetir.

En ese entonces, luego de adjudicarse el Zonal Noroeste (que entregaba un cupo para jugar el Nacional B), San Martín se había ganado el derecho para disputar el dodecagonal por un ascenso a la máxima categoría. Y ahí, en esos duelos mano a mano, sus primeros rivales entre los directamente afiliados a AFA, fueron justamente Tigre y Quilmes.

Al “Matador” se lo sacó de encima con autoridad: 1-0 en Bolívar y Pellegrini, gracias a un tanto de Julio César Jiménez; e idéntico resultado en Buenos Aires, con un gol de José Noriega. Luego contra el “Cervecero”, igualó 0-0 en casa y terminó dando el golpe en el viejo estadio de Quilmes, ubicado en Guido y Sarmiento: aquella vez fue 2 a 1, con goles de José Campos y Miguel Rutar.

El resto es historia conocida. San Martín siguió derribando “gigantes” y terminó festejando su primer ascenso a la máxima categoría.

Pero lo que importa en este caso es Quilmes, el rival del próximo lunes. Justamente aquella alegría del 17 de julio de 1988 fue la única que tuvo San Martín visitando a la “Cerveza”. Pero hay más, Quilmes es una especie de “bestia negra” para el “Santo”, porque en 22 enfrentamientos sólo pudo vencerlo en dos ocasiones. Además sumó 12 empates y ocho caídas.

Pero en Buenos Aires, la diferencia es muy marcada. Para el “Santo” es casi un trauma visitarlo. Allí, entre el viejo estadio y el “Centenario”, en 10 juegos hubo cinco victorias del local, cuatro empates y ese aislado, pero muy importante “triunfazo”. Eso sí, cuando el “Santo” tuvo objetivos fuertes enfrente no la pasó mal siendo huésped del “Cervecero”. Le ganó en el ‘88 y empató 0-0 en 2008, cuando el equipo que dirigía Carlos Roldán se encaminaba a consagrarse en esa temporada de la Primera B Nacional.

Por eso, el equipo dirigido por Favio Orsi y Sergio Gómez tendrá una misión doble para el juego del lunes: romper la enorme sequía ante Quilmes, el lunes desde las 21.10, como visitante (lleva 31 años en los que se disputaron ocho partidos sin vencerlo), y reafirmar su condición de candidato a lograr unos de los ascensos a la Superliga. “Quilmes está arriba porque es un equipo fuerte. Seguro va a salir a buscar el partido y es ahí donde nosotros debemos ser inteligentes para tratar de aprovechar los espacios como lo hicimos ante Tigre”, aseguró Pier Barrios.

Tigre y Quilmes en medio de un camino hacia el ascenso; un déjà vu que deja hermosos recuerdos en La Ciudadela. Hay quienes creen que cada detalle del destino tiene que ver con algo. ¿Será esto una especie de premonición? Es demasiado pronto para saberlo; lo cierto es que ahora San Martín debe dar otro paso que puede llegar de la mano de la ruptura de una sequía dolorosa.

Comentarios