Medio siglo de sangre entre países hermanos

El enfrentamiento armado, entre 1998 y 2002, y dejó 80.000 muertos. Deshielo.

12 Oct 2019

ADDIS ABEBA. Etiopía.- Etiopía y Eritrea, dos naciones hermanas, estuvieron en conflicto por dos décadas. En julio de 2018, por primera vez, se reabrieron las líneas telefónicas y padres, hermanos e hijos, volvieron a escucharse.

El entendimiento histórico que, impulsó Abiy Ahmed, y que le valió el Premio Nobel de la Paz, logró frenar la sangría de uno de los conflictos fronterizos más duros y enquistados del planeta.

La disputa territorial se remonta a 1998. En el verano de 2018, Etiopía anunció que estaba dispuesta a aplicar el acuerdo de fronteras de 2002, con el que se ponía fin a las hostilidades militares. El gesto dio paso a la firma de una Declaración Conjunta de Paz y Amistad, un “paso histórico”, en palabras del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que implicaba apertura de la frontera y restauración de relaciones diplomáticas.

Oficialmente, ambos países ya no están en guerra, pero queda mucho por hacer, y eso no lo va a saldar el millón de coronas (unos 950.000 dólares) que recibirá Ahmed del Comité del Nobel.

El deshielo llegó después de que Etiopía decidiera ceder a Eritrea el territorio disputado que ocupa. El rechazo de Addis Abeba a dar su brazo a torcer bloqueaba las relaciones bilaterales, a pesar de que los dos países habían puesto fin a las hostilidades tras la guerra entre 1998 y 2000, que dejó 80.000 muertos. (Especial)

Comentarios