“Los productores pagamos en dólares y cobramos en pesos”

El papero Daniel Sánchez reseña las dificultades que enfrentan los productores.

12 Oct 2019

Para conocer otros puntos de vista sobre el presente complejo que atraviesa el sector productor de papa, LA GACETA Rural entrevistó al productor Daniel Sánchez, integrante de una empresa familiar de larga trayectoria en la actividad.

- ¿El presente es complicado?

- Claro que sí, es muy difícil. Los costos en dólares están muy altos; el precio del gasoil está por las nubes, y nuestros precios bajos e insuficientes. Hoy estamos vendiendo al mismo precio que en 2018; por la papa mejor vendida recibimos $ 230, que no alcanza para cubrir todos los gastos; cosecha, semilla, fertilizantes, insecticidas, fungicidas, etcétera. Así es imposible. Son precios de quebranto por más buenos que sean los rendimientos que obtengamos.

- ¿Cómo se desarrolló el ciclo agrícola de la papa en función de las variedades y épocas de siembra?

- A las primeras papas sembradas les faltó el diferencial térmico necesario para tener un buen material final. Y las sembradas más tardías salieron con un mejor tamaño y con mayores rendimientos. De todas maneras, el sector productivo que involucra a la papa está muy complicado. Tal vez se encuentran algo mejor los productores paperos que hicieron ‘papa para industria’ y según las variedades que sembraron, pero todos, por lo general, estamos atravesando momentos complejos.

- ¿En qué etapa de la producción se encuentran en estos momentos?

- Ahora se está levantando la papa llamada ‘primicia’. Los campos están muy cargados, hay mucho tubérculo, pero les faltó la amplitud térmica necesario para que se críe el tubérculo, como hice mención. O sea que a las papas les falta tamaño, a lo que se agrega que los precios no están acompañando el presente de nuestro sector. Es que en Buenos Aires, el principal centro demandante de papa, está entrando mucha papa de Dolores, Córdoba, por lo que la papa de Tucumán enfrenta mucha competencia. Además, no somos formadores de precio, así que debemos adaptarnos a las circunstancia comerciales del momento.

- ¿Y las siembras tardías?

- Se trata de campos ubicados en La Invernada (sur de Tucumán) y Los Altos (Catamarca) están en buenas condiciones; de allí saldrá una buena producción, pero también tendrán que competir con la papa que produce Córdoba.

- En resumen, un año 2019 muy complejo.

- Así es. Hay mucha oferta y menor demanda. Además, los costos son muy altos. Y si vendemos la producción, los precios son bajos. Además de que estamos gastando en dólares y cobrando en pesos, y estos valores son iguales que los del año pasado, frente a costos que crecieron un 40%, como mínimo, respecto de los valores de 2018. La verdad que se trata de un año muy complicado.

- Ante semejante panorama, ¿qué puede pasar en 2020?

- La verdad es que nadie sabe. Hoy los productores están con las semillas en las manos y no saben qué hacer. Hay muchas, demasiadas, indefiniciones, porque no sabemos el valor que tendrán los fertilizantes ni el gasoil, por citar algunos de los costos importantes.

Comentarios