La tecnología es una aliada del agricultor

El uso tecnológico en el campo es permanente y la aparición de nuevas herramientas le permiten al productor ir adaptándose a esos cambios y necesidades.

12 Oct 2019 Por Gustavo Frías Silva
1

El productor agropecuario, en general, es una persona que, de manera permanente, busca la forma de encontrar soluciones a los problemas que van apareciendo en su actividad productiva incorporando a su labor diversas herramientas, y a la vez que busca la forma de mantenerse actualizado, a medida que las nuevas tecnologías aparecen para lograr hacer más eficiente su trabajo en el campo. El comportamiento climático es uno de los escollos que, permanentemente, aparecen afectando la producción en diferentes grados, inclusive hasta provocarles pérdidas totales. (imagen de tecnología japonesa).

Uno de los factores que más afecta en relación con el clima es la falta de lluvias, que muchas veces se producen antes de la siembra de un cultivo o posterior a ella, por lo que las plantas sufren la falta de agua en diferentes momentos de su ciclo de cultivo.

Los excesos de lluvias, el granizo, los vientos y las heladas también se hacen presente en diversos momentos, afectando en diferentes niveles la producción, por lo que las herramientas tecnológicas que aparecen de manera permanente ayudan a minimizar estos efectos.

Ni hablar de los beneficios que trae de manera permanente a la producción agropecuaria, cuando se trata del manejo propio de un cultivo en lo que respeta a plagas y enfermedades, con la aparición de nuevos productos químicos amigables con el medio ambiente y el desarrollo de nuevas tecnologías de aplicación de esos productos sobre una determinada producción, donde se realiza una aplicación dirigida en tiempo y forma, y con una dosis mínima recomendada.

La tecnología aplicada en la obtención de nuevas variedades y cultivares de diferentes especies de plantas, es algo que, con frecuencia, tiene novedades que permite que el productor siembre o plante lo que el consumidor pide y necesita, y en este sentido, el avance tecnológico muestra, día a día, muchísimas novedades.

Actualmente, llevar adelante cualquier cultivo en aspectos relacionados al manejo agronómico, a la nutrición y al riego, el avance es cada vez más grande, ya que a veces lo novedoso que apareció hoy, mañana deja de serlo por los cambios permanentes que se vienen produciendo.

Las necesidades de los consumidores de alimentarse con productos sanos, de calidad y fundamentalmente inocuos, hace que las certificaciones sean una necesidad de quien produce alimentos para garantizarles a los consumidores esas demandas, por lo que la tecnología incorporada para lograr ciertas certificaciones pasa a ser una necesidad primordial.

Amigos del medio ambiente

Como dijimos unos párrafos más arriba, la producción amigable con el medio ambiente es ya, casi, una obligación por parte del productor, ya que aquellos que no lo hacen empiezan a quedar fuera del sistema debido a que los consumidores son cada vez más exigentes con estos requerimientos. Para que un productor pueda cumplir con esos requisitos, necesita trabajar con tecnologías nuevas en lo relacionado a la producción, propiamente dicha, y a un adecuado manejo de los residuos que puedan llegar a generar ciertas producciones.

Vemos que el uso tecnológico en el campo es permanente, y la aparición de nuevas herramientas le permiten al productor ir adaptándose a esos cambios y necesidades. Semillas de híbridos, variedades y cultivares nuevos, plantines saneados por micro propagación, sembradoras de precisión, maquinarias para diferentes labores culturales de última generación, pulverizadoras terrestres, aviones aplicadores, drones de seguimiento de cultivos y de aplicaciones de productos químicos, estaciones meteorológicas, controles integrados de plagas con uso tecnológico permanente, usos de invernáculos con controles automáticos de su microclima, usos de energías alternativas como generación solar y eólica incorporada a la producción agropecuaria, software de administración de empresas agropecuarias, usos de tecnología satelital para el usos de diferentes herramientas vinculadas a la producción agropecuaria, empleo de la robótica en diversas actividades de siembra, manejo de cultivo, control de pagas y cosecha, sistemas de selección automática de frutas en base a rango de calidad y sanidad en empaques de última generación, packaging acorde a las exigencias de los consumidores, y muchas otras novedades en el manejo integral de un sistema productivo, son algunos de los ejemplos en los que el avance de la tecnología pone al alcance del productor.

La tecnología relacionada al campo ha venido sorprendiendo con el lanzamiento de nuevos equipos, sistemas y programas, que se transformaron en auxiliares indispensables de la agricultura moderna, con la mirada puesta en la organización de todos esos desarrollos, con una tendencia a mejorar la logística en la utilización de estas herramientas.

En esto, sólo queremos destacar la labor que desarrollan muchos innovadores, que permitieron que el avance tecnológico se afiance en los sistemas productivos, pero también a las organizaciones de investigación agropecuaria, que en el caso de nuestra región son la Estación Experimental Obispo Colombres y el INTA, quienes fueron y son pilares que ayudaron y ayudan en esta consolidación.

La tecnología sigue avanzando en el mundo y los productores deben tratar de estar actualizados, siempre y cuando la rentabilidad lo permita y que el país, políticamente hablando, permita que estas herramientas puedan ser usadas sin inconvenientes. Lo real es que las instituciones de investigación seguirán siendo los pilares, donde las nuevas tecnologías puedan llegar al sector privado de manera globalizada, siendo probadas y analizadas para cada caso que necesite el productor.

Comentarios