Usar el transporte público en Tokio es tan difícil como hablar japonés

Los trenes son el medio de transporte por excelencia en las ciudades grandes.

02 Oct 2019 Por Federico Espósito

Aparte del idioma, una de las dificultades con la que se encontraron los tucumanos que llegaron a Japón para el Mundial de Rugby es la necesidad de aprender a moverse en el metro, medio de transporte que en nuestro país sólo existe en Buenos Aires, y que por cierto poca semejanza guarda con la red subterránea de Tokio, una de las más complejas y transitadas del mundo.

Basta con pegarle una mirada al mapa de estaciones para sentir ganas de tomarse un taxi: parece un plato de fideos de muchos colores cruzándose en todas direcciones. El tema es que las tarifas de los taxis de Tokio le devuelven a uno las ganas de meterse al metro. La bajada de bandera es de 680 yenes (unos $340) y el relojito se mueve casi como si fuera un cronómetro. Eso sí: las puertas de los taxis se abren solas y los choferes van vestidos de traje o en algunos casos hasta con guantes blancos. En trayectos no muy largos y compartidos puede ser conveniente, pero no para puntos lejanos como el estadio Ajinomoto por ejemplo (donde el sábado en la madrugada argentina Los Pumas jugarán contra Inglaterra), viaje que puede costar una fortuna. Moverse en colectivo sería una buena alternativa, de no ser porque la numeración es diferente a la que estamos acostumbrados y por eso las probabilidades de subirse al que no es y terminar en cualquier lado son bastante altas. Yo lo aprendí de la peor manera.

Volvamos al metro. Los trenes son el medio de transporte por excelencia en las ciudades grandes como Tokio, Yokohama y Osaka, y aprender a dominarlos resulta fundamental para abarcar sus grandes distancias. Una herramienta fundamental para moverse en las intrincadas ramificaciones de cada línea sin perderse es Google Maps, que brinda información detallada de cuáles son las diferentes combinaciones para llegar de un punto a otro, los horarios y hasta cuál es el costo total del trayecto. Por eso también es muy recomendable andar conectado a internet, sea con un dispositivo wifi de bolsillo o comprando un chip japonés. Es mucho mejor que intentar interpretar el guiso multicolor de las diferentes líneas y estaciones.

PARA ELLAS. En Osaka, hay metros con vagones exclusivos para mujeres.

Una imagen recurrente de Japón es el de las horas pico en el metro. Incluso existen videos de empleados cuya función es empujar gente hacia adentro del vagón cuando está demasiado lleno para que las puertas se puedan cerrar. ¿Mito o realidad? No hemos podido comprobarlo aún, pero sí hemos quedado atrapados en la famosa hora pico de Tokio y es realmente demencial: llega un punto en que los vagones están tan llenos que uno no se puede ni mover y los que se suben directamente lo hacen de espaldas y empujando hacia atrás. Ahí, la famosa cordialidad japonesa se queda en el andén: adentro, vale todo. Definitivamente, no es lugar para claustrofóbicos. Por eso, se recomienda no subir a ciertos metros de 7 a 9 y de 17 a 19, horarios en los que los japoneses van y vuelven del trabajo. Y ahora durante el Mundial, en los días de partido se aconseja ir dos o tres horas antes al estadio, porque cuanto más cerca la hora del encuentro, más atestados van los trenes. Y los estadios por lo general quedan bastante lejos de las estaciones principales.

Sin embargo, los trenes distintivos de Japón a los ojos de los extranjeros son los famosos Shinkansen, los trenes de alta velocidad con aspecto futurista, que conectan ciudades a 300 Km/h. Viajar en ellos es toda una experiencia (bastante costosa si no se cuenta con el JR Pass, el pase para turistas, que no es ninguna ganga tampoco), pero son también la mejor opción para trayectos largos. Una rareza entre ellos es el que abordamos para cubrir el trayecto entre Osaka e Hiroshima, camino a Fukuoka donde se jugará Francia-EE.UU: un Shinkansen temático de Hello Kitty, de color rosado por dentro y por fuera, repleto de imágenes de la famosa gatita (un ícono de Japón) e incluso un vagón dedicado completamente a la venta de merchandising y golosinas de la marca, donde los turistas se agolpan para sacarse fotos. En este tipo de cosas, a los japoneses no les gana nadie.

En la cancha

Hoy se jugarán dos partidos en la continuidad del torneo. Desde las 4.45, por el grupo C (el de Los Pumas), en Fukuoka se miden Francia-EE.UU. Más tarde (7.15), en Oita, por la zona B, jugarán Nueva Zelanda y Canadá.

Los Pumas

Hoy el equipo trabajará en doble turno, back y forwards por separado en el primer turno y luego, todos juntos en la última práctica de alta intensidad. Mañana harán trabajos en el gimnasio y a la tarde tendrán libre en Tokio.

Comentarios