Cartas de lectores

22 Sep 2019

Peronismo

Argentina, siendo un país pródigo en recursos, se ha entregado a un peronismo que ha obrado un sistema clientelar y corrupto que no sólo la ha consumido lastimosamente, sino que la ha hecho tan egoísta como para no percatarse de la naturaleza y de la gravedad de sus males. La atinada apreciación de Jorge Luis Borges, de que el peronismo era incorregible no ha sido enmendada por el tiempo; al contrario, se ha visto reforzada y revaluada. Ello dio pie a una festejada anécdota. Con su vista ya irreversiblemente perdida, un transeúnte se ofreció a ayudarle a cruzar una avenida bonaerense. Avisado su inesperado lazarillo sobre lo que Borges opinaba de los peronistas, se sintió obligado a prevenirle de su condición de tal: “Disculpe maestro, pero le tengo que advertir que soy peronista”. Con una sonrisa burlona, éste repuso: “¡No se preocupe, joven! Yo también soy ciego”. Lo sucedido con el asado de bienvenida a Alberto Fernández y el traslado de dirigentes peronistas en el avión sanitario de la provincia no hacen más que confirmar la apreciación del maestro. Ningún funcionario provincial salió a dar la cara al respecto y esto pone de manifiesto la concepción del peronismo que es no rendir cuentas de sus actos. Hoy se conocen con nombre y apellido los funcionarios del Gobierno provincial que contribuyeron monetariamente para la realización del evento de bienvenida de Alberto Fernández. Esto no deja de ser una ofensa para el pueblo tucumano, que ve cómo sus gobernantes, que fueron elegidos para administrar el dinero del Estado, despilfarran sus recursos en beneficio de unos pocos. El gobernador Manzur pone énfasis en las altas tasas de interés y la Provincia tiene plazos fijos en pesos y en dólares depositados en los bancos, en lugar de volcar dichos recursos en obras públicas que generarían cientos de puestos de trabajo genuinos en reemplazo de los planes sociales. Empero, la atinada ponderación de Borges sobre la incorregibilidad peronista cabe extenderla a buena parte de los argentinos, aunque no se adscriban a este movimiento, si bien se comportan como tales. Esto se pudo observar el día de las PASO donde quedó plasmado que casi el cincuenta por ciento de la población argentina considera irrelevante al valor de la decencia. Lamentablemente, el argentino es más que nada peronista, que quiere decir que cree que vale más de lo que vale y se merece más de lo que merece. Hoy lastimosamente podemos ver como Cristina Kirchner, al tiempo que es juzgada, retorna a la vida pública al cabo de cuatro años de dejar la Casa Rosada por la puerta trasera, olvidando su historia y condenados a repetirla. La Argentina inexorablemente está condenada al peronismo en otras palabras al fracaso.

Luis Eduardo Cervantes

[email protected]

Biocombustibles

Para pagar mal, tarde y poco a las empresas productoras de biocombustibles; la Secretaría de Gobierno y Energía de la Nación dictó la vergonzosa Resolución 552/2019 que dice textualmente: “ARTÍCULO 5º.- La solicitud de las transferencias efectuadas por las empresas productoras de biocombustibles que correspondan en los términos de esta resolución, deberá estar acompañada de las renuncias de esas empresas a todo derecho, acción o reclamo administrativo, judicial, extrajudicial o arbitral, en la República Argentina, en el extranjero y en el ámbito internacional, relacionados con las normas que establecen la metodología de determinación de precios de los biocombustibles y las que definen sus respectivos precios en el marco del régimen de promoción previsto en la ley 26.093”. En buen romance, una disposición legal avalada por el servicio jurídico permanente de la Secretaría de Gobierno de Energía del Ministerio de Hacienda que consagra la impunidad del Estado y sus funcionarios por sus Actos Administrativos, siendo que su actuación debe estar signada por los principios republicanos de legalidad y responsabilidad. Pretender la renuncia de derechos legítimos como condición necesaria para realizar algún pago, tipifica el delito de extorsión previsto por el artículo 168 del Código Penal. Desde el Estado Provincial se debe apoyar a la Cámara Surcoalcoholera Argentina que formuló la denuncia y protestar enérgicamente contra ese atropello de la Nación.

Víctor M. Rougés

[email protected]

Medio ambiente

He leído en LA GACETA (16/09), que “la Justicia Federal acepto una reparación ambiental inédita”. El beneficio le fue concedido al industrial Rocchia Ferro, Presidente de la UIT. Como tucumano y ciudadano no estoy de acuerdo con esta medida, por los siguientes motivos: 1- Este caso debe ser definido mediante una sentencia que pueda exhibirse ante la sociedad donde se señale el daño que se le ha producido a la cuenca Salí-Dulce, quiénes son las personas reales responsables y las penalidades aplicadas. 2- En este caso se encuentra en juego una lesión al medio ambiente, que cuenta con la protección indicada en nuestra Carta Magna (artículo 41). Por ello, es necesario que el juicio continúe, a los fines de deslindar responsabilidades en los hechos que se están juzgando y fundamentalmente para que no se repitan. 3- En nuestro país, los ilícitos vinculados con el medio ambiente, son objeto de tutela internacional, a través de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos (artículo 11). 4- La degradación del ambiente, perjudica a la población y a los ecosistemas y por ello los jueces deben actuar para hacer efectivo en tiempo y forma los mandatos constitucionales. Por la ausencia del Estado padecemos: quema de cañaverales, vinaza, derrames cloacales, desmontes e inundaciones, cachaza, eutrofización del lago de las Termas de RH,  etc. 5- Con está medida, la justicia otorga una patente de corso a los contaminadores, para que lo sigan haciendo, a cambio de compensaciones económicas  cuestionables. En el caso de cuenca Salí Dulce que se menciona: ¿algún organismo independiente idóneo,  verifica que ya no contaminan? ¿Cuáles son los resultados? ¿Cuál es el costo de contaminar? No lo sabemos, todo es  secreto ya que no tenemos  acceso a la información pública. Los ecosistemas, el patrimonio hídrico tucumano y la salud de las personas, merecen una mejor defensa, para que no sigan siendo dañados y con medidas como la adoptada, no creo que se logre.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Arbolado

Porque LA GACETA se lee en Tucumán, me dirijo a usted, vecino, para recordarle el valor del árbol en la vereda, para decirle que no es una pesada obligación tenerlo. Por el contrario, es un derecho y debe disfrutar de ejercerlo. La señora Rosa Neumann, en una carta a esta sección, tuvo conceptos con los que coincido: se está despoblando de árboles la ciudad. El accionar irresponsable respecto del tema produce un gran impacto ambiental, que puede ser reducido desplegando un mejor tratamiento del arbolado, ya que los árboles realizan excelentes aportes a nuestra calidad de vida, porque regulan la temperatura del medio ambiente, absorben gran parte del nivel sonoro, retienen polvo atmosférico, purifican el aire, captan dióxido de carbono, liberan oxígeno, y armonizan por último, estéticamente, la ciudad con sus formas y colores. Por eso, deben implementarse planes de reposición continuos a través del tiempo, para mantener el patrimonio forestal de la ciudad con implantación de ejemplares con buena tasa de sobrevida, y  una distancia de plantación de acuerdo a las especies. Vecinos. Todos tenemos derecho a gozar de un medio ambiente sano, para nuestro provecho y el de las futuras generaciones. También el deber de defenderlo. Así podremos gozar nuevamente de una ciudad que merezca ser llamada el “Jardín de la República”.

René Roncedo

[email protected]

Intento de estafa

En junio del año pasado fui víctima de una estafa telefónica. Una persona llamó a mi celular. Se identificó con nombre y apellido, y como abogado de Anses. Era por la reparación histórica. Sabía todos mis datos personales, incluso el banco donde percibo mi jubilación. Fui con mi hermano a hacer la operación: depositar el dinero de mi cuenta en otra para que a su vez depositen en la mía lo que debía cobrar. Descubrimos la estafa cuando piden otra tarjeta para  realizar la misma operación. Hice la denuncia penal, con patrocinio de un letrado. Adjuntamos pruebas, los tickets del banco, donde consta la presunta cuenta en la que se deposita el dinero, capturas de pantalla donde se registran las llamadas del “ letrado”. El monto era exiguo, por lo que deduzco que no se continuó investigando. No me interesa ya mi caso particular, sí me preocupa el progresivo aumento de este tipo de estafas. Muy argentas.

Nuria Gómez López

[email protected]

El valor de las alas

He leído, con tristeza y preocupación, la carta de Federico Vázquez. Quizás desde su percepción, o subjetividad, pueda encuadrar a los seres humanos, en años, más o menos avanzados. Para nosotros, que nos alimentamos todavía de esperanzas y de sueños, de renovados asombros, los años, según los números, tienen importancia relativa. Me seducen en grado sumo los de más de 90 años jóvenes, que tienen la inspiración y el coraje, imbuidos de hermosas esperanzas y sueños, que tienen la cálida esencia de los tiempos sin memoria. No me opongo a lo que cada ser humano sea capaz de sentir (de acuerdo a los años que nos toca). Tengo la suerte que muy poco advierto o pienso en los años. Prefiero, como no pocos, desplegar mis alas de sueños y de libertad y dejarme llevar hacia lo que todavía sueño y busco. Parafraseando a un gran hombre, él que decía: “cayó con las alas rotas, para retomar, en esencia y en llamarada, los caminos de la luz y de la gloria”. Consciente tanto de mi finitud, como de mi urgencia de perduración oceánica, me olvido de éstas sentencias inexorables y sin importar mis años. Cada día que despierto no dejo de volar con la intensidad devenida de mi alma, que no cesa de soñar. Los años, con sus sentencias temporales, para quienes así sean consecuentes “a sus verdades”, y hagan de este tema lo que  sean capaces, según sus percepciones. Con todo respeto, Federico Vázquez, simple lo de señora o señor. No caben dudas, aunque el hábito no hace al monje, salvando simples distancias.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

Comentarios