Parientes del soldado Ledo impugnan a dos jueces que iban a juzgar a Milani

Casas y Jiménez Montilla fueron recusados.

20 Sep 2019

Una impugnación volvió a poner en duda al tribunal que ha de juzgar a César Milani, el ex jefe del Ejército kirchnerista, y al ex capitán Esteban Sanguinetti por supuestos delitos de lesa humanidad cometidos contra el conscripto riojano Alberto Ledo. El cuestionamiento procedió en esta oportunidad de las familiares de la víctima, que están representadas por las abogadas Adriana Mercado, Viviana Sonia Reinoso y María Elisa Reinoso. Las querellantes invocaron temor de parcialidad respecto de Gabriel Casas y de Carlos Enrique Jiménez Montilla, y solicitaron su apartamiento del Tribunal Oral en lo Criminal Federal que debería celebrar el juzgamiento a partir del 10 de octubre -completa ese estrado Enrique Lilljedahl-. El planteo será resuelto por los camaristas Federico Bothamley, Juan Carlos Reinaga y José Quiroga Uriburu.

La querella esgrimió objetó a Casas porque en agosto, en el ámbito del juicio oral contra el ex juez federal Ricardo Lona en Salta, este se negó a leer un número significativo de expedientes que las partes pretendían incorporar como prueba documental. Las abogadas añadieron que ellas también habían presentado “varios expedientes de volumen considerable” para fundamentar la imputación a Sanguinetti y a Milani. “Si el juez Casas mantiene el criterio expuesto en la causa ‘Lona’ de no leer ni valorar prueba documental voluminosa podemos concluir, sin mayor esfuerzo, que tal conducta resultará perjudicial para nosotras”, dijeron.

GABRIEL CASAS. Vocal del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tuc.

Las letradas asimismo esgrimieron que tanto Casas como Jiménez Montilla habían invocado el “error de prohibición invencible” para dictar absoluciones en causas de lesa humanidad como “Operativo Independencia”. “Los jueces sostuvieron que los funcionarios inferiores de las fuerzas de seguridad actuaron en cumplimiento de órdenes que creían lícitas. Es decir, incurrieron en error sobre la existencia de una causa de justificación. Esta postura podría beneficiar a Milani, que tenía el grado de subteniente y a quien el Ministerio Público Fiscal atribuye el haber confeccionado el sumario falso de deserción de Ledo por una instrucción que impartió Sanguinetti”, apuntaron.

Los jueces rechazaron la recusación de la querella -antes, Milani había intentado separar sin suerte a Lilljedahl mientras que Sanguinetti logró el apartamiento de Abelardo Basbús-. Casas recordó que la intención de separarlo del juicio “Lona” no había prosperado, y que dijo lo que dijo porque la esencia del debate oral es que la única prueba que adquiere el carácter de tal es la producida durante el debate. “Un miembro del público que haya asistido a todo el juicio debe contar con idéntica información que el tribunal. Debemos superar el culto del expediente y del trámite porque, si no, es absolutamente imposible el adecuado y oportuno desarrollo de juicios adversariales públicos con inmediación, concentración, continuidad, igualdad de armas y amplio ejercicio del derecho de defensa”, afirmó. En cuanto al “error de prohibición invencible”, Casas y Jiménez Montilla (adhirió al informe del primero) advirtieron que seis jueces y la Cámara Federal de Casación Penal habían rechazado su pretensión de inhibirse de futuros procesos de lesa humanidad por haber fallado en más de una docena de casos de ese tipo vinculados “por un plan sistemático y generalizado de exterminio”. Por otro lado expresaron que no es procedente el apartamiento de jueces por haber emitido opiniones en sentencias previas. Y agregaron: “manifestamos que no hemos tenido ni tenemos interés incompatible con la imparcialidad indispensable de los magistrados”.

Comentarios