Elisa Carrió: “estoy jugada por Macri porque él hoy es la República”

La diputada nacional presentó su libro “Vida” en un hotel de la capital tucumana La líder de la Coalición Cívica dudó de los aportes de empresarios tucumanos a la campaña de Alberto Fernández

19 Sep 2019

Elisa Carrió lanza una sonrisa y fuma antes de que se enciendan las cámaras. La líder de la Coalición Cívica está muy concentrada en la campaña. Cuando habla de política, se muestra preocupada por la ética y por el narcotráfico. Pero cuando la invade el “personaje Lilita” sonríe y dice que es multifacética. Durante la entrevista que le hizo el secretario de Redacción de LA GACETA, Federico van Mameren, para “Panorama Tucumano”, el programa que se emitió anoche por Canal 10, por el Canal 11 de CCC y por LAGACETA.com, no deja de subrayar el respeto que tiene por el presidente Mauricio Macri y por el jefe de Gabinete Marcos Peña. Pero no se refiere así cuando nombra al ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

-¿Qué piensa que están esperando los lectores de esta entrevista?

-Creo que la nación argentina, mi pueblo, no sabe bien lo que es la esperanza. Nos ilusionamos y entonces nos venden cualquier cosa. A mí me gustan los anteojos con luces; los veo y quiero comprarlos. Bueno, así también votamos a gobernadores y presidentes. Una dice, por ejemplo: “mirá qué lindo que es Urtubey”. Yo lo quiero a Juan Manuel, no tengo problema con él, pero lo que quiero decir es que esos son los razonamientos que nos llegan.

-Eso es ignorancia.

-Es una de las formas de la ignorancia, sí. Pero no pertenece a la ignorancia por pobreza, sino que es la ignorancia por la frivolidad de todas las clases sociales.

-¿Elegimos por frivolidad?

-Sí. Por ejemplo, yo veo, el jueves antes de la elección, en alguna peluquería, a amigas mías: “¿a quién voto? ¡¿A quién voto?!”. Amigas mías.

-¿Y a quién votan?

-No saben. Bueno, cuando es muy amiga le digo: “andá y poné mi voto”. Porque ahora hay dos ejes en la nación. Por un lado se juega la presidencia de la República. En una democracia estable, jugar la presidencia de la República es una elección más. Pero en otro plano, o en el mismo plano en paralelo, se está jugando la historia de la Argentina. Estamos a punto de lograr un hecho histórico, que hace casi 100 años no se producía, que es: un Gobierno no peronista que le ganó pacíficamente a un PJ violento y va a terminar y entregar su mandato. Esto es historia pura.

-Usted acaba de decir que va a entregar su mandato.

- Claro, va a entregar su mandato. A sí mismo o al que gane. ¿Está? Pero ¿qué pasa? Que el que puede ganar puede destruir la República.

-¿Está hablando de Alberto Fernández?

- Estoy hablando de los Fernández, de los Manzur, de quienes ustedes quieran hablar.

-¿Incluido Manzur?

-Sí, toda la compañía, hasta Ginés González García. Todos. Entonces ellos van a destruir la República porque quieren un Poder Judicial que sea adicto a ellos, porque quieren legislaturas que sean escribanías; es decir, porque ellos quieren autocracias. Y de hecho, para los pueblos es cómodo votar semidictadores. ¿Sabés qué cómodo es ser esclavo? Hay mujeres que se casan con tipos que son insoportables y son esclavas toda la vida. ¿Por qué? Porque no quieren ir a trabajar.

-Da la sensación de que en las PASO hubo un discurso donde estaba la crisis económica versus los actos de corrupción.

-No, porque el gran error de Cambiemos en relación con las provincias, y lo digo yo como provinciana, porque vengo del nordeste…

-Poco provinciana ya.

- No, yo soy de todos los lugares. No sé si me despierto en Misiones, en Chaco, en… Bueno, yo tengo amigos y parientes en todos lados, así que siempre hay una casa, una cama y una cruz para mí en todo el territorio de la nación. Lo digo desde el punto de vista de las provincias: nunca en la historia un Gobierno ha dado tanto dinero y ha cumplido con la coparticipación como lo ha hecho Macri. Y si estos gobernadores pudieron hacer las cosas que hicieron y no tuvieron que recibir dinero con las coimas de De Vido, es gracias al republicanismo federal que ejerció Macri.

-Pero dijo que ese es un error de Macri.

- No, ese es un error de comunicación de Frigerio, que tenía que venir y decir: “esto es obra del presidente de la República”.

-¿No fue de Peña?

-No. ¿Quién es el ministro del Interior?

-Frigerio.

-Bueno, entonces yo digo: “Cambiemos”, pero esto es así. Todas las obras que ustedes ven de Manzur se hicieron por la nueva coparticipación, donde no había que ir a Buenos Aires a pagar coimas, participar de las empresas con De Vido o agacharse en el Congreso. Segundo, ahora vamos a ir a inaugurar un jardín de infantes con parte del dinero robado, del dinero que vino de Venezuela, y no lo quieren habilitar. ¿Por qué? No porque sea el Gobierno nacional, sino porque ellos quieren recuperar el dinero que robaron. A ver: estamos recuperando dinero robado en el orden de los $ 79.000 millones y pasándolo a disposición para que vaya a escuelas y hospitales.

-El discurso del poder es antidroga, es combatirla, y sin embargo siempre estamos diciendo cómo se va metiendo en el poder el narcotráfico.

-Sí, pero no en el caso de Cambiemos. Yo di una pelea con María Eugenia en Buenos Aires.

- En Tucumán hay dos legisladores denunciados por estar vinculados a la droga, pero terminan siendo dos enfermos…

-No, adictos no. Una cosa es la adicción, que lleva al suicidio de chicos de entre 30 y 40 años, sobre todo la del paco. Y después vos tenés varios tipos de cocaína. La pura, que es la que compran los ricos y los dealers y vale fortunas. Ese es un negocio que va a Europa y también se reparte en la Ciudad de Buenos Aires. Después tenés la cocaína media y un cruce entre marihuana y cocaína. Y tenés una cuarta, que es la más importante para el lugar donde ustedes están y se da a través de los medicamentos delivery.

-¿Medicamentos delivery?

-Pregunten a la Secretaría de Farmacias. ¿Qué les está pasando a las secretarías que controlan las farmacias? Vos, por ejemplo, pedís un Geniol y te mandan otra cosa. Ya sabés que ese nombre es otra cosa: efedrina o metanfetamina, por ejemplo. La venta de droga sintética ni siquiera tiene problemas de transporte porque se hace en laboratorios. En la Argentina ese es el negocio real que todavía se puede prevenir, pero ya está bastante avanzado. Y Tucumán tiene mucho que ver.

-¿Tucumán?

-Sí, porque hay gente muy especializada en materia farmacéutica y materia médica en el poder de Tucumán. Saben de lo que estoy hablando. Manzur sabe claramente de lo que estoy hablando.

-¿Está hablando de vínculos del gobernador con…?

- No, no. Digo que él sabe lo que es la droga sintética, que sabe que es el negocio que viene en el mundo, que sabe que el mayor importador y exportador de efedrina en la Argentina es Hugo Sigman y que reconoce que Hugo Sigman financia la campaña. ¿Cómo puede ser que el 40 % de los fondos de Alberto Fernández provengan de Tucumán? ¿Qué me están diciendo?

-Bueno, se supone que son empresarios tucumanos.

- No creo. No hay tantos empresarios tucumanos para financiar el 40% de una campaña presidencial. Se lo digo yo, que conozco a los empresarios tucumanos.

-Si le digo Tucumán, ¿qué se le viene a la cabeza?

-El Jardín de la República que yo vi una vez, un centro cultural impresionante. Venir a Tucumán era venir a un lugar donde se había construido una cultura republicana, donde la gente era enormemente culta, donde había una universidad pública de prestigio, una universidad privada de mucho prestigio como la Santo Tomás de Aquino -y en ese momento yo era atea-. Venir a Tucumán era ver la belleza de su ciudad y de sus cerros. Ir a los Valles Calchaquíes era…

-Me está contando cosas del pasado.

- ¿Y qué más voy a hacer?

-¿Y ahora? ¿Cuando viene ahora?

-Vengo a San Javier porque sí amo Tucumán, pero me duele Tucumán y me duele la periferia de Tucumán. Esta fue la ciudad más linda de la República y la provincia más activa en ingreso por habitante de toda la nación. Yo conocí al último Nougués, yo sabía lo que era Tucumán, lo que eran los ingenios. Fui a Tafí Viejo, donde estaba la reparación de trenes. Ahí estuve hace 20, 30 años.

-Y si le digo Macri, ¿qué me dice?

-Que yo creo en él.

- ¿Por qué?

-Creo en él porque es muy difícil venir de la familia de donde viene. Vos pensá que yo nunca le di la mano a Macri padre. O sea que yo no tengo ningún interés, ¿está claro? Es más: detesto la patria contratista. Pero que él haya querido ser presidente y haya entregado tanto siendo presidente habla muy bien de él. Porque es un tipo que ha entregado a su familia. Su padre estaba citado a indagatoria y se estaba muriendo, y él nunca se hizo la víctima de nada. Sus primos, sus hermanos y él tienen muchísimos juicios. Acá nadie garantizó la impunidad y los juicios siguen. Y es un presidente en ejercicio.

- ¿Van a ganar en octubre?

-Sí, seguro. Y si no ganamos en octubre, la República gana igual. Va a ganar Macri, yo estoy jugada con Macri porque Macri hoy es la República. Con sus errores, con sus defectos.

Comentarios