Muerte de “Benja” Amaya: cuáles son las pericias que complican al tío de la víctima

19 Sep 2019
1

LA GACETA

Un cable coaxil con el que fue ahorcado el pequeño Benjamín Amaya; una muestra de un raspado de pintura de la pared de la casa del principal sospechoso; pintura líquida secuestrada en uno de los allanamientos, y también seca, incautada en el domicilio de José Amaya, tío de la víctima; y evidencias tomadas del gancho utilizado para colgar al niño. Los resultados de las pericias judiciales han complicado la situación procesal de Claudio “Cococho” Argañaraz, detenido por el crimen del pequeño de 4 años, ocurrido el 8 de agosto en El Colmenar.

Con base en los análisis obtenidos, según fuentes del Ministerio Público Fiscal (MPF), se ha detectado el 75% de compatibilidad entre el cable, el gancho y la pintura seca que estaba en la vivienda del familiar, donde se realizó el cumpleaños de uno de los hijos de un tío de Benjamín. En esa reunión también estaba “Cococho”.

Los investigadores sustentarían la acusación contra el principal sospechoso de la muerte del menor, al circunscribir el cable con el que fue asesinado el pequeño, con la pintura seca y el lugar del hecho. Los pesquisas no descartan que “Cococho” haya sacado el cable de esa misma casa y que se haya retirado con Benjamín, quien en ese momento habría estado jugando en la vereda de la propiedad.

El cuerpo del pequeño fue hallado colgado de un puente, en una zona de monte y cercana a la casa de la víctima. Argañaraz, de 37 años, es uno de los hermanos de Francisco Adán Peñalva, quien era el abuelastro del niño. El testimonio de un testigo de identidad reservada fue fundamental para permitir identificar al presunto homicida, quien quedó detenido posteriormente.

Comentarios