Revuelo por el uso del avión oficial para el acto del PJ en Tucumán

La aeronave estatal trasladó al diputado Fernando Espinoza y a la intendenta Verónica Magario: una imagen se viralizó en las redes sociales.

13 Sep 2019

Dos dirigentes peronistas bonaerenses de la comitiva del candidato presidencial Alberto Fernández (Frente de Todos) viajaron a Tucumán en el avión del Poder Ejecutivo provincial. El diputado nacional Fernando Espinoza y Verónica Magario, intendenta de La Matanza y postulante a la vicegobernación de la provincia de Buenos Aires, usaron la aeronave estatal para sumarse a la agenda de actividades que Fernández desplegó el miércoles bajo el patrocinio del gobernador Juan Manzur por los 50 años de la creación de la Unión Industrial de Tucumán (UIT), además de otros actos políticos.

Una imagen de Espinoza y Magario al pie del avión Cessna Citation Bravo LV-BEU generó revuelo en las redes sociales, donde ya habían repercutido las fotos del asado para 5.000 comensales que organizó el oficialismo en el predio de ATSA para homenajear al compañero de fórmula de Cristina Fernández de Kirchner, a Sergio Massa, y a los cegetistas Héctor Daer y Carlos Acuña, entre otras figuras del peronismo (ver críticas en esta edición).

Fernández y la mayoría de sus acompañantes volaron en un servicio regular de Aerolíneas Argentinas. Según pudo reconstruir este diario, Espinoza y Magario aterrizaron en el avión oficial acondicionado para uso sanitario a las 15.05 procedentes del aeropuerto bonaerense de San Fernando, junto a otros dos pasajeros. Fuentes vinculadas al control del tránsito aéreo en Tucumán detectaron que el LV-BEU despegó de regreso a San Fernando a las 23.30 con la sola indicación de que se trataba de “un taxi aéreo”. El avión volvió a aterrizar al Aeropuerto Internacional Teniente General Benjamín Matienzo a las 4.45 sin pasajeros. Cada trayecto cuesta alrededor de U$S 6.000 ($ 343.200), según un cálculo de 2015.

REGISTRO OFICIAL DE VUELOS. Facsímil de la última actualización disponible.

Los desplazamientos del miércoles no constan en el Registro Oficial de Vuelos disponible en la web comunicaciontucuman.gob.ar. Hasta ayer, la base de datos indicaba que la aeronave LV-BEU había sido utilizada por última vez el martes 10 de septiembre para un traslado sanitario a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. LA GACETA contactó a distintos funcionarios del Gobierno de Manzur que confirmaron que Magario y Espinoza volaron en el avión de la Provincia. Estos interlocutores prefirieron no ser citados, pero explicaron que el avión estaba en Buenos Aires por “problemas técnicos”, y que los funcionarios en cuestión no habían conseguido pasajes en las líneas aerocomerciales y, por ello, el gobernador dio la orden de traerlos. Esas fuentes precisaron que el Cessna Citation Bravo es un avión oficial, que en el presente es acondicionado para vuelos por necesidades médicas dado que el Lear Jet está en una reparación en Paraguay. Magario y Espinoza tampoco pudieron ser ubicados este jueves.

Cuatro denuncias

La convocatoria de Manzur a Fernández, sindicalistas e industriales supuso un movimiento adicional en el Aeropuerto Benjamín Matienzo. Además del Cessna Citation Bravo tucumano, por la pista pasaron los aviones de las provincias de Catamarca y de San Juan, y otros jets privados. Magario y Espinoza llegaron justo a tiempo, vestidos de la manera en la que aparecen en la foto, para sumarse al acto en el predio de la filial Tucumán de ATSA: alrededor de las 15.30 subieron al escenario. Luego del discurso de Massa, el locutor pidió dar la bienvenida a “dos grandes amigos entrañables de nuestro gobernador Juan Manzur que no podían faltar a esta gran convocatoria”.

El uso de la flota de la Provincia generó controversias en el pasado. Las polémicas llevaron a Pablo Yedlin, hoy diputado nacional justicialista, a elaborar un protocolo de uso y el registro de vuelos durante la época en la que se desempeñó como secretario general de la Gobernación de Manzur, cargo que ocupa Silvia Pérez y del que depende la Dirección Provincial de Aeronáutica.

La gestión del ex gobernador y actual senador José Alperovich compró los dos aviones, el Cessna Citation Bravo LV-BEU en 2006 y el Lear Jet placa LV-CKA en 2012, además de un helicóptero (en la actualidad hay dos en operaciones).

La compra directa del LV-BEU afectado al traslado de Magario y de Espinoza dio lugar a que el ex diputado Esteban Jerez presentara una denuncia penal contra Alperovich, a quien acusó de valerse de los recursos públicos para fines particulares. Por separado, ese mismo 2006, el fiscal general federal Gustavo Gómez abrió una actuación preliminar para investigar el uso de un avión sanitario por parte de Alperovich. Gómez sospechaba que habría sido falsificada la documentación relativa a la tripulación y a los itinerarios de la nave adquirida por U$S 6,2 millones.

En 2010, el legislador saliente Ariel García solicitó a la Justicia Federal que investigara el uso del avión luego de que LA GACETA publicara en la edición del 31 de enero una foto que mostraba al gobernador Alperovich mientras aterrizaba en Tucumán después de sus vacaciones. En 2015, Dardo Caciccio, padre de la bebé llamada Morena, se presentó en la Justicia provincial y atribuyó el deceso de la niña a la imposibilidad de usar el avión sanitario de la Provincia debido a que este estaba ocupado por los familiares de Alperovich. Ninguna de estas cuatro causas penales con trascendencia pública prosperó.

Comentarios