Diputados aprobó la emergencia alimentaria y la giró al Senado

El beneficio se extiende a diciembre de 2022 e implica aumentar el 50% de los recursos. El monto para atender la contingencia fue estimado en $ 10.000 millones. Sólo tres horas duró la sesión. Hubo acuerdo mayoritario.

13 Sep 2019
1

PANTALLA. Grupos piqueros siguieron la sesión afuera del Congreso. Reuters

La Cámara de Diputados aprobó ayer por amplia mayoría y envió de inmediato al Senado el proyecto consensuado por los bloques opositores para prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria en la Argentina, lo cual implica un aumento en un 50% de los recursos destinados a este fin, por un monto de $ 10.000 millones.

El proyecto, aprobado por 222 votos en general y una abstención de la diputada de la Izquierda Socialista, Mónica Scholotthaauer, contó con el respaldo de todos los bloques parlamentarios, incluido el oficialista Cambiemos, en la primera sesión que realiza la cámara baja después de las PASO y luego de 77 días sin sesionar.

El debate se extendió por sólo tres horas y se desarrolló sin sobresaltos y con discursos medidos, mientras que afuera del Congreso los grupos piqueteros se manifestaron para seguir de cerca la discusión del proyecto.

Al abrir la sesión especial, que se inició a las 12.14, con la presencia de 135 diputados, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, aclaró que se acordó con los titulares de los diferentes bloques parlamentarios que el plenario sea “lo más breve posible dada la sensibilidad del tema” y anunció que hablaría “sólo un diputado por bloque, cinco minutos”.

El primer orador fue el diputado K de Red por Argentina, Daniel Arroyo, quien sostuvo que el proyecto “puede ayudar a ponerle un piso a la caída social” y que “es evidente que existe un problema de hambre, porque hay más gente en los comedores”.

Desde Cambiemos, el diputado de la CC, Héctor Flores, afirmó que si bien “no coincidimos con la magnitud de la situación que estamos viviendo, hemos decidido acompañar el proyecto por la gente que está sufriendo”.

Por su lado, el diputado del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, impulsor del proyecto de consenso, explicó: “estamos dando una respuesta institucional a un problema acuciante; hay un montón de gente que está teniendo problemas para almorzar y cenar”.

El presidente del FpV-PJ, Agustín Rossi, aseguró que “la cuestión del hambre no es de naturaleza política electoral sino humanitaria” y recordó que “no es una problemática que empezamos a abordar ahora”, a la vez que celebró que el oficialismo “acompañe el proyecto”.

Por último, el jefe del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, agradeció el clima en el que transcurrió la sesión, y dijo que el Gobierno no declaró la emergencia por decreto, ya que les parecía adecuado que se defina en el Congreso. (Télam)

Comentarios