Hay música argentina nueva, y es esta

El Diego Schissi Quinteto trae su original e innovadora propuesta, que trasciende el tango y se vincula con el jazz.

13 Sep 2019 Por Alicia Liliana Fernández
1

DIEZ AÑOS. El tango es el modo de expresión que aglutina las vertientes musicales del Diego Schissi Quinteto.

Tiene nombre jazzero el Diego Schissi Quinteto, que nace de la iniciativa de su mentor, el pianista y compositor argentino que hace gala de una sólida obra. Hace diez años Schissi convocó a cuatro colegas para recorrer un camino propio, iluminado por la música ciudadana.

El 59° Septiembre Musical recibe por primera vez al grupo porteño, que sube al escenario del teatro San Martín para aportar música con prestigio ganado en varios discos, en sus shows en vivo y en premios como el Konex. Pero, sobre todo, en el boca en boca de los entendidos.

Es que Schissi y compañía se han tomado la libertad de despegar del tango hacia y con el jazz y la música contemporánea.

Peleando a capa y espada con una gripe, el músico atendió el teléfono de LA GACETA. “Nosotros hacemos música propia, que tiene -y que no tiene- que ver con el tango, por un lado, y por otro lado también estamos manejando versiones. Lanzamos hace poco un disco con versiones de temas de Mariano Mores y ahora estamos preparando uno con música de Ástor Piazzolla. Son algunas versiones propias, cercanas a los temas originales, y otras son un poco intervenidas”, explica, y esa es la materia prima del show de esta noche.

La amplitud es su marca de origen: “hay un poquito de jazz, no tanto en el sentido de que la improvisación porque tocamos música escrita, más un poco de las mismas fuentes de Piazzolla, en el sentido de que en ese autor también se pueden encontrar influencias que vienen del jazz, de la música clásica y contemporánea. Pido perdón porque no es de esa calidad, por un lado, es otra cosa; y por otro lado, es música de 40 años después”.

- ¿El tango es la razón esencial?

- Abrevamos en el jazz y en otras músicas que hemos tocado y practicado. Pero hemos elegido el tango como tronco, como el modo de expresión que aglutina todas nuestras vertientes como músicos, en el sentido compositivo más que de género. El tango funciona como la esencia, como centro, en un deseo musical y también ideológico. Es como querer acercarnos al tango o, en todo caso, arrimar todas las músicas que nos gustan al tango. O llevar un poquito de tango a otras estéticas.

- ¿Sólo componés vos?

- Escribo la música y hago los arreglos. A la vez cada vez es mayor el aporte concreto de cada uno de los músicos; con sus improntas. Sobre lo que escribo cada uno mete la mano y el resultado es lo más valioso que tenemos para compartir.

- ¿Cuándo y qué te puso en el arduo camino de la composición musical?

- En realidad a los treinta y largos me empecé a animar a hacer cosas propias, pero compongo desde que tengo uso de razón. Diría que el hecho de elegir el tango como género me facilitó mucho la tarea de componer. Fue como que el tango me permitió ver con claridad por dónde debía ir. Pero el deseo recién se pudo cristalizar en estos últimos 15 años, y estos últimos 10, con este grupo.

- Evidentemente, este tenía que ser tu lenguaje.

- Era por aquí. Siendo un chico de 10 años, cuando alguien me preguntó qué querría ser de grande, contesté: “quiero hacer música argentina”. Era un deseo infantil antes de cualquier estudio. Así que estoy tratando de hacer música argentina.

HOY

• A las 22, en el teatro San Martín (av. Sarmiento 601). Entradas 2 x 1 con Club La Gaceta,

Comentarios