Cartas de lectores

11 Sep 2019
1

- Perros sueltos en Simoca

En la ciudad de Simoca existe un gran problema social: la triste realidad de los perros abandonados que pasan a formar parte de los “perros callejeros”. Muchas personas piensan que, de una u otra manera, los canes sobrevivirán en la calle, sin imaginar el hambre, la sed y el maltrato que sufren, además de la posibilidad de ser atropellados o envenenados. La sociedad entera es responsable de esta problemática: quienes no esterilizan; la gente que cuando desea una mascota, compra una en vez de adoptarla de un albergue o rescatarlo de la calle (lo cual en los últimos tiempos se volvió un símbolo de status vacío, en lugar de adoptar un perrito sin hogar); los que discriminan e ignoran a los perros que no son de raza. Pido a las autoridades municipales que tomen conciencia de este problema. Entre todos podemos tomar parte y hacer que esto cambie. ¿Cómo? Empezando con prácticas de concientización, que tiendan a informar sobre el problema y, además, asumir el respeto a la vida animal; campañas de castración gratuitas, masivas y obligatorias, que lleven a tomarse en serio la problemática de los animales abandonados, y la proliferación de perros en las calles. Se puede hacer bastante sin emplear una sola inyección letal, valorando la vida de los animales. Ya lo decía Gandhi: “La grandeza de una Nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que se trata a sus animales”.

Sara Nelly Morales

[email protected]


- Uso de los celulares

Asusta ver el poder que tiene un aparato tan pequeño como el celular, que cuando es bien utilizado es fenomenal, pero, cuando no, genera malestar. Por ejemplo: hace unos días, en el tiempo que estuve en un banco, un vigilante le pidió, por favor, a una señora, que no utilizara el celular, haciéndole saber las razones por las que le solicitaba esto; era una señora -en apariencia-, de “buena entendedera”. En otro lugar, en una larga fila para pagar, un señor “metido adentro de su celular” no avanzaba y dejaba una brecha entre él y los que lo seguían, generando exasperación en éstos, deseosos de abonar lo suyo y retirarse. Situaciones como estas me dan a pensar que, para solucionar el aislamiento indebido que provoca en algunas personas este aparato, los bancos, la administración pública y las empresas deberían tener a su disposición un balero de madera, que bien puede reemplazarlo en determinadas ocasiones.

Daniel E. Chávez

[email protected]


- Día del maestro

Es un día muy especial, porque tuvimos una buena base de hogares dotados de principios morales y cristianos, que luego continuaron en 1947 con la docente Antonia Goytea de Kuenich, que fue nuestra maestra de 1er grado. Íbamos con mi hermana caminando y volvíamos de igual manera: el trayecto era como de 1,5 kilómetro. Después, en el año 1948, fuimos definitivamente a la escuela de Los Chorrillos, Escuela N° 262, del departamento Burruyacu. Allí estuvimos como medio internas 15 días en la escuela, y 15 días nos trasladábamos, desde casa, en caballo. Entrábamos a las 9; la escuela era nuestro segundo hogar. ¡Qué época, qué educación! Cuando iba el inspector de zona, mi maestra, la señora Julia Amanda Giménez de Alurralde, nos presentaba; así solía decir: “Las presento a mis hijas postizas”. Aunque físicamente ya no existen, les agradezco la educación que recibí. Hay que “escalar peldaños firmes y no baldozas flojas”.

Damiana del V. Rodríguez vda. de Reynoso

Pasaje José Martí 2.219
San Miguel de Tucumán


- Situación docente

Hoy es el Día del Maestro. Y la situación no es de lo mejor. Los encargados de la enseñanza-aprendizaje, como la mayoría trabajadora, están en default. El mes de marzo, para la docencia, desde hace un tiempo, era el período por el que se “acomodaba”, más o menos, el salario para todo el año. La inflación era manejable. La dirigencia del Frente Gremial Docente pactaba, con el aval de congresos minoritarios, el precio de la fuerza de trabajo con el gobierno. Se perdían uno, dos o tres puntos. Era, por así decirlo, aceptable. En el medio alguno que otro malestar o alguna autoconvocatoria que no pasaba de ciertos límites. El tema se trasladaba hasta febrero y comenzaba nuevamente el circuito. A los que protestaban se los endilgaba de carnavaleros, por su participación en la vida docente sólo para ese período. Era redituable para la reelección y “renovación” electoral de conducciones gremiales. El equilibrio, con la cláusula gatillo, sobre todo la del año pasado, se reforzaba al mejorar los ingresos. Abruptamente la situación ha colapsado. El salario docente fue “defaulteado” desde la devaluación del año pasado y las nuevas de este año. Las cláusulas gatillo son aspirinas de una bancarrota ciudadana, en la que ni el propio Estado provincial sabe si podrá abonarlas. La Provincia no pagó la diferencia del 1,36% de junio, cifras que surgen de comparar los IPC, nacional y NOA, acumulado a junio, del 22,4% y 24,9%. Tampoco el proporcional al medio aguinaldo: 2,36%. ¿Y septiembre? “La Provincia tendrá que abonar este mes una cláusula gatillo que puede llegar a los dos dígitos de aumentos (11,5%) en función de la evolución de los precios de los últimos meses” (LA GACETA). El congelamiento del salario docente es lo real en medio de un ambiente hiperinflacionario. Una salida son asambleas en el Frente Gremial Docente como preparativos para la reapertura de negociaciones salariales y la huelga general ¿Razones? No se observa, de gobiernos y de la oposición, el interés ni los medios para atemperar la miseria trabajadora, de una crisis generada por ellos mismos.

Pedro Pablo Verasaluse

[email protected]


- Arte y cine

¿Hay que esperar por mucho tiempo para que las autoridades que legislan y firman decretos, como es un presupuesto para realizar cine, terminen de una vez con una dulce espera de años? Hay que tener en cuenta los años de lucha para que el arte no se apoye en la política y pueda generar de manera independiente y sin humillarse, ya que los artistas tenemos que suplicar a quienes distribuyen fondos para los megaespectáculos teatrales, cine, ballet u otro movimiento artístico. Esperamos respuestas y firmas para los $ 32 millones que la Provincia vaya a distribuir en cinematografía, ya que Tucumán genera en forma independiente cortos y largos, con sacrificio y sin apoyo del Gobierno. Hay guionistas, directores, técnicos y actores esperando que, generosamente, el gobernador ponga su rúbrica y empecemos a trabajar, ya que el arte dignifica. Es hora de reflexionar y pensar que se trabaja en serio, tratando que ser parte del mundo del espectáculo ya que nuestros ingresos son con sudor y lágrimas. Tomen conciencia: no queremos regalos, simplemente ser coherentes, porque estamos presentes en los lugares menos pensados del mundo representando a Tucumán. ¡Basta de dádivas!

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios