"La otra pregunta": Luján sueña con salir de la pobreza siendo ingeniera civil

La joven, de 17 años, es escolta en su escuela y lleva adelante un voluntariado en la lucha contra las adicciones y otros temas sociales. Video.

11 Sep 2019 Por Álvaro José Aurane

Luján Maltez tiene 17 años y cursa el quinto año. Vive en Los Vázquez, un barrio pobre como ella lo define, donde la droga y el hambre acechan en forma constante. Sin embargo, ella se da maña para mejorar. Es escolta de la bandera en su colegio y lleva adelante un voluntariado trabajando justamente en la lucha contra las adicciones y colaborando con el equipo de Emilio Mustafá. LA GACETA Play la entrevistó en el marco de su ciclo “La otra pregunta”.

- ¿Es seguro el trayecto hasta tu escuela?

- Más o menos. Salgo a las siete y media y voy a caminando; son unas nueve cuadras. A veces, al cruzar el barrio Alejandro Heredia puede pasar que nos asalten desconocidos. Ya es costumbre, así que vamos en grupo.

-¿Qué ves cuando vas y cuando volvés?

- Se ve gente consumiendo en casi todas las esquinas. Se ve el fuego que encendieron por la noche para calentarse y que ya se está apagando. Y perros.

- ¿Vos trabajás para rescatar chicos de la droga?

- Sí. Tenemos un grupo de jóvenes integrado por chicos que aún consumen, otros que nunca consumieron y otros que ya salieron de la droga. Nuestro proyecto es armar un club barrial. Tenemos una plaza y una cancha y estamos haciendo un contrapiso para hornos y asadores. Hemos recuperado una capilla donde se hacen capacitaciones. Tres veces a la semana hacemos merenderos. Vivimos en un barrio pobre, donde los chicos andan todo el tiempo con hambre. Los martes tenemos un taller de costura donde hacemos delantales y bolsas, con nuestra propia marca, Los Vázquez. Tenemos varios pedidos.

- ¿Qué se consume?

- Pasta base, poxi-ran y faso, marihuana. Estas drogas afectan principalmente el sistema nervioso central. Los chicos fuman y hacen cualquier cosa. Les da el instinto de salir a robar, no les importa si es la familia. Hay chicos que les han sacado cosas a la madre y al padre para venderlas y tener para consumir.

-¿La droga es el mayor problema de los chicos de tu edad en Los Vázquez? ¿Tienen otros problemas?

- Económicos. Varios chicos dicen: “bueno, hoy no hay para comer, así que para matar el hambre voy a fumar un faso... Se van a la esquina y se juntan con chicos que consumen.

- ¿Con qué sueñan para ser felices?

- Por mi parte, sueño con terminar la secundaria y seguir una carrera. Que el día de mañana no me falte nada. Ahora voy a empezar a estudiar como auxiliar en farmacia, para tener una salida laboral. Comienzo este mes y termino a fines del año que viene, justo cuando termino la secundaria. Después quiero estudiar ingeniería civil. Me encantan los cálculos.

-¿Qué necesita Los Vázquez?

- Nos hacen falta espacios verdes y de recreación donde los chicos se distraigan un poco. Para eso queremos armar un club barrial y tenemos nuestra página de Facebook, Grupo de Jóvenes Con Esperanza nos Fortalecemos – Los Vázquez”, adonde subimos fotos de todo lo que hacemos. Jugar al fútbol es una de las cosas que más nos gusta a los varones y a las mujeres.

- ¿Cómo debería ser la política desde tu mirada?

- Tendría que generar inclusión, que los políticos no se llenen los bolsillos. Porque lo único que buscan es abastecerse a ellos mismos sin ayudar a la población.

- ¿Tu voluntariado incluye un trabajo en el merendero?

- No es un trabajo sino una ayuda que hacemos para los chicos que no tienen nada.

-¿Hay mucha hambre, Luján?

- Sí, porque hay muchas familias que no tienen trabajo. En estos últimos meses varias madres han dejado de cobrar el salario de los chicos. Dicen que tienen que ir a la Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social) y que ahí les dicen que les van a activar, pero que es por un tiempo nada más.

- La merienda de los chicos ¿es su última comida del día?

- A veces, sí. Porque la economía está muy dura. Al aumentar el dólar, aumenta todo y con el sueldo que uno tiene no alcanza para nada. Al merendero van adultos, adolescentes y chicos. Son entre 150 y 180 personas.

- ¿De manera más o menos constante o vos has visto que se incrementó la demanda?

- De manera constante. Los chicos que consumen a veces van y veces no. Cuando no van ellos, hay un poco menos de gente, pero casi siempre está lleno.

-¿En la escuela hay bullying?

- Sí. Hay algunos cursos en los que te ven flaca y ya sos flaca, sos fea, sos esto, sos aquello. Te viven diciendo cosas. Hay otros lados donde te pegan si sos gorda. También pasa en la escuela que siempre se sacan las lapiceras y las hojas entre sí.

- ¿Qué necesita la escuela?

- Mucha ayuda. Por ejemplo, cuando hace calor no tenemos ventiladores.

- ¿Cómo ves los métodos de enseñanza en la actualidad?

- Están cambiando, se están modernizando muchísimo. Utilizamos el teléfono, nos piden tareas con Internet. Los profesores se capacitan, aprenden cosas nuevas y nos las enseñan. Por ejemplo, la educación sexual integral. Hay varios profesores que van a las capacitaciones y después vienen y hacen charlas.

- ¿Qué decís vos sobre la escuela como ámbito donde hablar sobre sexo y sexualidad?

- Me parece que está muy bien porque hay veces que nos da vergüenza hablar con nuestra familia. Hay chicas que se quedan embarazadas porque no saben cómo cuidarse. Y la educación sexual integral nos ayuda a conocer los métodos anticonceptivos. Aunque ahora hay menos casos de embarazo adolescente.

- ¿El matrimonio sigue siendo un proyecto?

- Para algunas personas el matrimonio sigue en pie y para otras no. A mí me encantaría casarme en algún momento, pero más adelante.

Temas

Los Vázquez
Comentarios