Cómo proteger a los hijos de los peligros de las redes sociales

La charla y la confianza son la principal herramienta para que los chicos no estén solos y expuestos en Internet. Consejos de un experto.

11 Sep 2019 Por Florencia Bringas
1

Antes de salir de casa, los padres preguntaban a sus hijos con quién se verían, donde vivían esos amigos, quiénes eran sus padres y a qué lugar irían, entre un puñado más de preguntas. Intentaban tener un control. No es novedad que la vida ha cambiado. Ahora recorremos literalmente el mundo entero, pero sin cruzar la puerta de casa, gracias a Internet. Entonces, vos que sos padre o madre ¿le preguntaste a tu hijo con quién se va a juntar hoy en su celular o en la computadora? Los peligros acechan en las redes tanto como en la calle y por ello los expertos animan a implementar medidas para que no queden tan expuestos. Y lo principal - señala José Farhat, secretario de Participación Ciudadana de la Provincia- es hablar con ellos y afianzar la confianza, porque la crianza está atravesada por los dispositivos.

“Trabajamos con colegios y ya capacitamos a unos 30.000 chicos sobre las temáticas de conductas de riesgos y vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes. Profundizamos en el grooming, el sexting, el ciberbullying y la trata de personas. Para esta última práctica, las redes son un sistema de captación”, explicó el funcionario, que el lunes y ayer dio conferencias sobre “Cómo proteger a nuestros niños en el uso de las redes sociales”. En este marco, el gobierno provincial a través de la mencionada secretaría creó el sitio web http://seguridad4g.gob.ar, donde se encuentra información preventiva, trasmitida de forma diferenciada para adultos mayores, padres, mujeres y jóvenes. Además, trabajan en un manual, que el viernes subirán al sitio web.

Sobre las recomendaciones, estas son las principales pautas a tener en cuenta:

- La charla. Primero hay que plantear asertivamente (sin ansiedad excesiva, y de una manera que no afecte sus derechos) los temas. Decirles qué está pasando. Plantearles que tenemos una responsabilidad en el uso de la tecnología. Explicarles que la tecnología es buena, que nos permite generar grupos de amigos, pero que también existe el grooming (serie de acciones que un adulto hace para acercarse a un menor a través de las redes y propiciar un abuso sexual), que hay perfiles falsos, que puede haber un adulto por detrás. Y formularles las preguntas tradicionales: ¿A dónde vas? ¿Con quiénes estás? pero direccionadas al dispositivo. Siempre deben tratar que sus hijos no sientan que se vulnera su intimidad, para evitar que luego se hagan un perfil falso. Deben sentirse acompañados. Esa es la estrategia más fuerte.

- Amigos. Ayuda hablar con los hijos sobre el concepto de amistad (el real y el de las redes). Porque son diferentes: en las redes, un amigo es una persona que quiere tener conexión con nuestro perfil en un entorno digital. “Está bueno preguntarles ¿conocés a toda esta gente?”, resaltó Farhat.

- Los estados son peligrosos. Hay que decirles que poner en Facebook -por ejemplo- que está triste, servirá para que un groomer (posible agresor) pueda generar algo, con una estrategia de empatía para abordarlo. También publicar datos, como la música que le gusta o una mascota, puede ayudar a un acosador a acercarse con esa información que inocentemente brinda en sus redes.

- Poner el cuerpo. Instagram pone la imagen en valor absoluto y eso en otros tiempos no existía. Nuestras imágenes se volvieron públicas. Antes sólo los famosos se exponían de esa manera. Entonces, hay que proteger la privacidad de ciertos datos que se van a mostrar: la casa, la dirección, cómo está compuesta la familia, porque todo ello sirve para una posible extorsión.

- El perfil del groomer. Un acosador construye un perfil mediante la comprensión del otro: dice “te entiendo” o “te voy a cuidar”, y eso puede ser el mejor anzuelo. Busca el acercamiento y trabaja en la manipulación. Pide pruebas de amor, fotos, videos y después empieza el chantaje para pedir más videos o encontrarse físicamente. Todo esto hay que contarles a los chicos.

- Configurar la privacidad. Deben bloquear el geoposicionamiento que tienen en cada red y en los juegos en línea, lo que permite saber dónde está cada uno en el momento. También sirve tapar con una cinta las cámaras del celular y de las computadoras, que pueden ser activadas remotamente. Aunque eso nos parezca que está salido de la ciencia ficción, existe. No deben compartir la clave de Wifi (alguien puede hostigar a una persona y luego pueden culpar a tu hijo por el IP de tu casa). Hay que actualizar los antivirus, porque a cada rato surgen muchas estrategias de robo de información. Ojo con los mails: algunos se identifican con una marca de celulares y piden claves personales para robarse todos los datos. Y hay que tener cuidado con los softwares, porque algunos son maliciosos. Como también existen juegos que tienen subprogramas que roban información de dispositivos.

- El celular lo tiene todo. Que pierdan el celular no es poca cosa. El dispositivo posee conversaciones, fotografías, datos y claves. El celular es como una nueva ID. Es una gran base de datos personal. Hay que cuidarlo como a un DNI.

Para tener en cuenta

- Sexting se refiere al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. Ciberacoso es el uso de información electrónica y medios de comunicación para hostigar o acosar a un individuo o grupo, entre pares.

- La Secretaría de Participación Ciudadana tiene material para trabajar estos temas, tanto en las aulas como en la calle. Se puede contactar a los profesionales llamando al teléfono 4844000, interno 567, de 9 a 12.

- Se pueden hacer denuncias por grooming o sexting en la División de Delitos Telemáticos y Económicos, ubicada en Junín 850, primer piso.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios