Hace 50 años / 24 de agosto de 1969

24 Ago 2019

CARLOS PAZ

LA GACETA

> Manifestaciones antijudías

 Millares de encolerizados árabes se lanzaron a las calles en todas las capitales de los países vecinos de Israel para protestar contra Estados Unidos y el Estado judío por el incendio de la mezquita de Al Aksah, en Jerusalén. El anuncio oficial de Tel Aviv -en el sentido de que el presunto culpable del incendio es un australiano de religión protestante- fue recibido con escepticismo por los árabes mientras la ola de ira se extendía por todo el Medio Oriente. Para millones de musulmanes el incendio de Al Aksah, que destruyó parte de la mezquita construida hace 1.400 años, fue casi tan desastroso como la derrota de 1967 por parte de Israel. La mayoría de los árabes parecen estar convencidos de que los culpables del atentado contra el santuario musulmán son los israelíes. Y muchos afirman que lo hicieron instigados por los norteamericanos.

> Nueva novela: “Sagrado”

 El próximo mes se presentará la novela “Sagrado”, cuyo protagonista es Tucumán. Su autor, Tomás Eloy Martínez, nació en nuestra provincia en 1934. En 195 se radicó en Buenos Aires para ejercer el periodismo en el diario La Nación y luego en la revista “Primera Plana”, hasta la clausura de la publicación. LA GACETA recibió algunos fragmentos de la obra y advirtiendo que los mismos podrían resultar urticantes para muchos, dialogó con su autor, que dijo: “en el caso de ‘Sagrado’ no hay disfraces: mi novela es un acto de amor profundo hacia Tucumán. Sucede que los hombres entendemos el amor de distinta manera. Para algunos, el amor es una bandera blanca de rendición, una caída de rodillas ante el hipnótico objeto (o ser) que se ama. Para mí es un acto lúcido, una declaración de guerra. Si no hay guerra, el amor es hipócrita”.

> Vietnam, adiós a la batalla

 La infantería norteamericana obtuvo una de sus victorias más resonantes en lo que va de la guerra al tomar una colina al sur de la importante base de Da Nang, en el nordeste de Vietnam del Sur, después de tres días de furiosas batallas por llegar hasta los restos de un helicóptero derribado, que estaba ocupado por siete soldados y el fotógrafo Oliver Noonan, de AP. Al llegar a la cima de la colina 102 las tropas norteamericanas disponían de una excelente visión del lugar en que se halla el aparato, a 1.000 metros de distancia, y se tiene entendido que hoy podrían llegar allí. En la acción -con la cual culminaron los tres días de combate- unos 250 hombres pertenecientes a cuatro compañías de infantería llegaron a la cumbre al anochecer y terminaron el día sin tener un solo herido. Se considera que más de 500 norvietnamitas murieron en la lucha. 

Comentarios