Apps e ingenio, para sentirnos más seguros

Cada vez hay más estrategias para protegerse a la hora de salir a la calle. Una aplicación activa un mensaje a amigos del usuario ante una situación de riesgo. Propuestas para viajar en taxi o en colectivo.

23 Ago 2019 Por Guadalupe Norte

La inseguridad es una sensación que muchas veces nos paraliza. Que hace que demos una ojeada a ambos lados de la vereda cuando vamos solos o nos obliga a aferrarnos a los objetos de valor por temor al hurto. Sin embargo, cuando el temor ataca, también aparece el ingenio en forma de pequeños métodos para evitar ser víctimas de incidentes. Eso... y las apps para celular.

Desde hace dos semanas, una nueva propuesta se sumó al mercado de las aplicaciones móviles tucumanas. Su nombre es “Atenti” y promete ser un facilitador en esta lucha por minimizar o erradicar los hechos de inseguridad.

“Cuando empezamos con el proyecto, quisimos darle rienda a un emprendimiento que tuviera una salida social. Somos conscientes de lo que ocurre en las calles y por eso la app está pensada como un instrumento para gestionar las urgencias”, explica Pablo Sustersic, uno de los creadores de la iniciativa.

NUEVA APLICACIÓN MÓVIL. Atenti, disponible para sistema Android.-

¿Cómo funciona “Atenti”? Pablo Coronel -otro de los miembros del equipo- muestra su celular para dar un ejemplo práctico. Ahí, en el costado superior de la pantalla puede verse un pequeño punto rojo: el Botón de Pánico. Con la herramienta podemos alertar a nuestros conocidos si nos encontramos en alguna situación de peligro inminente. Además, al curiosear el menú de inicio existe una agenda con los contactos de emergencia y los números de “salvataje” que deseemos tener a mano.

De la palabra a la acción

Ante tantas quejas y hechos desafortunados que pueden ocurrir en la vía pública, las personas tendemos a olvidarnos que también nosotros podemos tener un papel proactivo en lo que atañe a la seguridad mutua.

¿Cómo lograrlo? En el caso de Atenti, la información colectiva se convierte en poder. “La app marca en el mapa los tipos de accidentes o inconvenientes ocurridos. Por ejemplo, si andamos por un barrio desconocido podremos ver si hubo incidentes de acoso callejero, asaltos o robo de autos”, agrega Gustavo Coronel, tercer integrante del equipo.

Por detrás opera el concepto de solidaridad entre las personas. “Las funciones de Atenti tienen que ver con el cuidado grupal, el echarnos una mano entre vecinos, familiares y compañeros”, detalla Pablo.

Este desafío de cooperación queda demostrado con dos funciones precisas. La primera (“Necesito Ayuda”), permite activar una alarma de auxilio que es vista por otros usuarios, a 500 metros de mi ubicación. En complemento, la opción “Sumate al modo Atenti” implica una decisión única ya que -sabiendo que hay alguien en problemas- puedo tomar la determinación de “ayudar” o “rechazar” el pedido. ¡La decisión está a un clic de distancia!

TAXIS CONDUCIDOS POR MUJERES Y PARA MUJERES. LA GACETA / FOTO DE HÉCTOR PERALTA.-

Seguridad en 4 ruedas

En busca de una mayor seguridad al viajar en taxi, son muchas las personas que prefieren recurrir a una aplicación antres que detener un auto cualquiera sin conocer las referencias del conductor.

El primer exponente de esta modalidad en Tucumán fue Taxiar, pero luego siguieron otras propuestas más personalizadas y con un “tono de sororidad”. Entre ellas, está “Viajá Segura”: un servicio que desde su raíz estuvo destinado a mujeres. La iniciativa fue creada hace seis meses por Sol Aráoz y desde entonces los pedidos no paran de crecer. A tal punto de que las 12 taxistas que componen el espacio deben manejarse con reservas anticipadas. “Si bien la seguridad es hoy un privilegio, a la hora de trasladarse las mujeres nos eligen, ya sea para salir de noche o incluso hacer viajes cortos -narra la conductora del metafórico taxi rosa-. No es sólo la comodidad de ir con otra chica, sino el poder compartir nuestras experiencias, apoyarnos y contenernos”.

Por otra parte, en el caso de los colectivos del transporte público, los choferes y los pasajeros cuentan con botones de pánico. “900 unidades cuentan con estas alertas. El problema es que por sí solos están quedando obsoletos ante las nuevas formas de operar que tiene la delincuencia”, dice César González, secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

OTRAS OPCIONES. Muchas mujeres llevan gas pimienta o llaveros de defensa.-

Bolsillos secretos

Las carteras de las mujeres suelen ser un agujero negro donde van a parar infinidad de productos. No obstante, nadie podría imaginar lo que oculta el neceser de Elena Chair. Junto al labial y la base de maquillaje, hay un frasquito color rosa con un corazón de strass. “¿Viste? Parece perfume, pero en realidad es gas pimienta. Siempre lo llevo en la mochila como último recurso de defensa ante robos o acoso callejero”, afirma la jovencita, quien además toma clases de defensa personal.

En el caso de Martín Rosales la estrategia vino en forma de un destartalado celular LG, con la pantalla rota. “Hace un tiempo me robaron de forma violenta el celular. Entonces pensé que, de tener un suplente (de menor categoría) podría cambiar el resultado”, detalla el estudiante universitario.

Así fue que Martín decidió salir a la calle con dos teléfonos. En el bolsillo interno del jean el smartphone que logró comprar con sus ahorros. Y, en un sitio más expuesto, el modelo de emergencia. “Puede sonar exagerado y más costoso, pero a fin de cuentas sale más barato mantener ambas alternativas que ser asaltado”, asegura.

Alarmas y chats de alerta

Desde que el año pasado un vecino de Fabián Nuñez sufrió un robo con armas de fuego, varias familias de la zona de calle Pellegrini al 300 decidieron organizarse e instalar un sistema de alarma en conjunto y crear un grupo de WhatsApp para mantenerse comunicados, tendencia que desde hace tiempo se difunde en muchos barrios. “Es práctico porque además de informarnos sobre cualquier movimiento de vehículos o de personas sospechosas también estamos atentos cuando alguien se va de viaje”, detalla Fabián, quien no duda en asomar la cabeza cada vez que el pitido resuena.

Comentarios