Juan y Alberto los dejaron mudos

21 Ago 2019 Por Indalecio Francisco Sanchez

El gobernador -que para el ganador de las PASO nacionales es Juan- y el compañero de fórmula de Cristina -que para el líder tucumano es Alberto- provocaron un fenómeno cuasifisiológico en la mayoría de las fuerzas de la oposición comarcana: la enmudecieron. Eso no es todo. Otra réplica de los triunfos peronistas en Tucumán y en la Nación sería el de la transmutación, porque ya hay dirigentes que, o están cobijándose cerca del calor del poder local, o están alejándose de sus respectivos grupos opositores.

Que Manzur y Fernández se traten de “Juan” y de “Alberto” no es menor y mucho tiene que ver con la retirada -en banda- de la escena local de los principales rivales de la dupla gobernante que completa Osvaldo Jaldo. Porque no fue solamente que ambos se impusieron holgadamente a sus contrincantes en las elecciones provinciales, sino que además Manzur apostó fuerte al elegido de la ex Presidenta y ganó. Dejó sin premio consuelo a los que soñaban con que el contrapeso nacional que podía significar un Macri fortalecido en las urnas les abría las puertas para plantar defensa ante el huracán peronista que arrasó con sus aspiraciones en junio.

Hay varias muestras del desparramo en la oposición local. Por ejemplo, varios de los fieles que supo tener José Alperovich ya no “hacen Tucumán” y se muestran sin tapujos con Jaldo, como lo hicieron Dante Loza y David Mizrahi semanas atrás en un acto en Simoca. Guillermo Gassenbauer también se esfuerza por “amigarse” con el vicegobernador. No son los únicos, aunque hay otros que son más cautos y tratan de mantener cierta distancia. El alperovichismo parece casi un recuerdo después del triste cuarto lugar que obtuvo el ex gobernador en los comicios.

Respecto de Fuerza Republicana, que no era mucho más que Ricardo Bussi pero que ahora tendrá peso con ocho bancas en la Legislatura, retomó la calma dialéctica que caracteriza los períodos en los cuales las elecciones ya pasaron o aún son lejanas. Habrá que ver si el concejal cumple con lo que dijo públicamente: que será en la Cámara tan opositor como lo fue en el Concejo Deliberante porque la gente lo eligió para cumplir ese rol. Fue en respuesta a una pregunta en LA GACETA Play sobre si sus cuestionamientos a Germán Alfaro respondían a una presunta cercanía con la Casa de Gobierno, como denunciaban desde el alfarismo.

Magia y mutismo

El silencio, sin embargo, está instalado en Cambiemos. Lo acompañan el desconcierto, el enojo, las peleas y el descontrol político-partidario. Germán “el mago” Alfaro logró desaparecer. En la previa, el durante y la posPASO nadie habló de él ni de su pertenencia con el macrismo ni de nada que tuviera que ver con la artera derrota en las primarias nacionales. Algunos lo aplauden, mientras que otros lo critican por su verdadero acto de magia política. Los otros dos intendentes fuertes del espacio, Mariano Campero y Roberto Sánchez, enmudecieron. El líder de Yerba Buena lanzó a la arena a Manuel Courel y, como si hubiese percibido el aroma de la derrota, en el último tramo de acompañar en las apariciones de campaña a su jefe de Gobierno y precandidato a diputado. Sánchez directamente se mantuvo al margen y con ello alimentó rumores de fuga del espacio.

En el medio, muchos aliados comenzaron a dar pasos disimulados hacia atrás para no mezclarse con la batahola. ¿Quiénes quedarán? Aún no se sabe. Silvia Elías de Pérez y José Cano dieron la cara y salieron a bancar el proyecto presidencial. Habrá que ver si ello los hunde o les redunda beneficios entre ese minoritario, pero fiel grupo de votantes macristas.

Como para que haya algo de ruido entre tanto mutismo, Manzur apresuró la designación de la nueva vocal de la Corte Suprema de Justicia e hizo sentir que es cada vez más poderoso. En definitiva, pocos se animan a ejercer la democracia, que habilita a cuestionar o elogiar a ganadores y perdedores por igual. Sobre lo que sí hace silencio el mandatario es sobre si será el “Juan” de “Alberto” en Buenos Aires, en caso que el candidato del Frente de Todos sea electo presidente y lo convoque a integrar su Gabinete nacional.

Comentarios