Consejos para comer saludable sin atentar contra el bolsillo

No es imprescindible comer carnes. Apostar a las legumbres y a las frutas y verduras de estación.

21 Ago 2019
1

SIEMPRE. Las legumbres son parte de la alimentación humana.-

El aumento en los precios de alimentos impacta directamente en el acceso a productos saludables. Cuando la plata no alcanza y hay que llenar los platos, los menúes pierden calidad. En épocas de crisis es habitual alimentarse con fideos casi a diario. Las consecuencias de este hábito luego se ven en la balanza: comer demasiadas harinas nos hace subir de peso y, además, la nutrición se vuelve deficiente.

La pregunta es: ¿es posible comer saludable y ahorrar? “Claro que se puede. Es cuestión de saber cómo hacerlo. Requiere organización y un poco de ganas”, resalta el nutricionista Guillermo Omar. El mismo hizo una recorrida por el mercofrut y encontró muchas verduras y frutas a buen precio. El mercado abre sus puertas los sábados para la compra minorista de frutas y vegetales.

“Es cierto que en nutrición el factor adquisitivo es limitante. Siempre va a ser más barato comer fideos o arroz. Sin embargo, hay cosas que sí se pueden hacer”, resalta. Lo primero que sugiere es no darle tanta importancia a la carne. “En épocas de crisis se debería tender a una alimentación más vegetariana”, opina.

Es cierto que la carne aporta proteínas y hierro necesario. Sin embargo, el experto sostuvo que no es imprescindible siempre y cuando la dieta tenga un aporte de nutrientes variados.

“Una buena opción son las legumbres. Son económicas, dan saciedad y aportan mucha energía. Se las puede combinar con las verduras de estación, las que estén de oferta en la verdulería”, aconseja la nutricionista Lucía Vallejo Trejo. “A los fideos no hay que demonizarlos; se pueden comer mezclados con vegetales, siempre que no ocupen más de un cuarto del plato”, sugiere.

Tampoco considera imprescindible el consumo de carne. En cuanto a la otra duda, los lácteos (¡están carísimos!), la especialista aconseja comer una o dos fetas de queso por día para cubrir las necesidades nutricionales. Tampoco hay que olvidarse de los huevos, especialmente si dejamos de comer carne.

“No hay que dejar de hacer actividad física. Hay cosas simples, como caminar una media hora por día, que ayudan mucho”, concluyó.

Comentarios