El Bondi va a la Bienal de Arte Joven

El colectivo tucumano participará de la nueva edición de la bienal en La Recoleta. Proyectos.

21 Ago 2019
1

TALLER ABIERTO. Frente al público, los artistas tucumanos de El Bondi construirán piezas de cerámica. TELAM.-

Un grupo de nóveles artistas, seleccionado para la Bienal de Arte Joven, prepara sus obras en una sala del Centro Cultural Recoleta (Buenos Aires), acompañados de un equipo de tutores. Se encaminan así a plantear sus trabajos en la inauguración de la muestra, el 25 de septiembre, anuncia la agencia Télam.

Entre los participantes está el colectivo artístico El Bondi, que integran los tucumanos Matías Zelarayán, Maximiliano Romero y Emanuel Díaz, los porteños Sasha Minovich, Erik Arazi y Micaela Piñero y el catamarqueño Roque Manzaras. Tienen un rango de edad que va de los 22 a los 31 años y resultaron ganadores en la convocatoria “muestra individual” de la bienal, por la que cada proyecto obtuvo $130.000 para su financiamiento y producción.

El Bondi trabajará en una mesa donde realizará frente al público reproducciones de cerámica de las culturas ancestrales del Norte Argentino, pero bajo premisas ligadas a la apropiación de formas e ideas, que desestiman el status de original. “Algo común al trabajo de todos los proyectos seleccionados es que hay mucho énfasis en el poder transformador del ‘hacer’, mucha carga simbólica en dibujar, escribir, pintar, en la expresión pura y su capacidad de transformación individual y personal, tanto en la evasión como en lo poético. Es un hilo que los sobrevuela a todos”, explica la curadora Alejandra Aguado, en la búsqueda de los puntos en común de los creadores seleccionados.

Los proyectos fueron elegidos entre más de 500 postulantes a la exposición. El proyecto de la plataforma de la Ciudad de Buenos Aires, dependiente del Ministerio de Cultura porteño, brinda un proceso de formación, creación y exhibición que busca dar visibilidad a las producciones de los artistas jóvenes en diversas disciplinas.

Para la artista Juliana Iriart, una de las tutoras, este heterogéneo grupo de jóvenes “no le teme al entrelace de referencias anteriores, no le temen al ‘esto ya se hizo’. Están muy plantados en su mirada del mundo y eso cobra cada vez más fuerza”, analiza.

Pablo Siquier, otro de los responsables de esa área, lanza una pregunta retórica. “¿Si encontramos alguna tendencia? Sí, más que nada en los cientos que analizamos. Hubo un porcentaje muy grande de trabajos sobre la reivindicación de derechos femeninos, pero nos parecía que la discusión es tan fuerte en la sociedad que muchas de esas propuestas no aportaban algo diferente a lo que se viene produciendo”, explica.

Comentarios