Bianchi, el héroe de un Atlético que ganó por el golazo del central

Amén de la pintura de Bianchi, el equipo en sí mostró una leve mejoría, en comparación con sus dos presentaciones anteriores. Con rodaje todo es posible.

19 Ago 2019 Por Leo Noli
1

FIGURA. Bianchi le dio el primer triunfo a Atlético en esta Superliga 2019/20. LA GACETA / JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

No importa cómo, lo importante eran los tres puntos. Lo importante era la victoria, era volver a hacerse fuerte en casa. Bueno, eso hizo Atlético durante la siesta tucumana ante Godoy Cruz en el Monumental. Diga lo que se diga, que el resultado dice poco, porque fue 1-0 y sobre la hora, Atlético ganó bien. Es la que va. Punto.

¿Qué hizo mejor Atlético en comparación con sus dos anteriores presentaciones? A su acostumbrado dominio en la tenencia del balón le agregó ritmo y sorpresa, además de ratos de buen fútbol. No fue una tromba, no, y también dejó huecos que podrían haber costado caro, sin embargo el “Tomba” no los aprovechó y luego terminó sumiéndose en las decisiones de su anfitrión.

De no haber sido por Ramírez, el marcador hubiese sido más amplio para el dueño de casa. Tomás Cuello, a distancia; Leandro Díaz, de cabeza, en la zona roja; de nuevo Díaz; Lucas Melano; y así fueron sucediéndose las situaciones a favor del “Decano”. Se apilaban en los populares “gouuuuuuu”, y nada. Sustos, tensión y amagues.

¿Qué mejoró Atlético respecto al pasado reciente? Su potencial ofensivo, el manejo con mayor criterio y la armonía entre las partes. Díaz comenzó en una zona algo fantasma, ni delantero ni media punta. Cuando encontró el punto ideal fue la luz arriba. El que más cobró con los defensores visitantes fue él. Otra: A Gonzalo Castellani se lo vio más suelto por el medio (se mandó un macanón en el primer tiempo que casi es gol de Godoy) y con mayor panorama para dirigir la batuta.

Si hay algo que Atlético extrañaba era, justamente, llegar con peligro por las bandas. O también por el centro. Este es un equipo nuevo y se nota que con rodaje puede ser peligroso. Entonces, de menos a más. Y se nota.

Por eso cotizó en oro el gol de Bianchi. El golazo, que quizás pudo haber nacido con intención de centro a la olla. Pero Bianchi pegó el puntazo con rosca, con tanta rosca que fue de derecha a izquierda y al ángulo de Ramírez. Golazo, justo sobre la hora, en “la chiquita” del juego.

Entró en desesperación Godoy Cruz, ya con un hombre menos y abajo en el resultado. Y lo que quedó hasta el final fue controlar la pelota y llevarla lo más lejos posible de un Alejandro Sánchez que reemplazó en el entretiempo a Cristian Lucchetti.

Final y victoria de Atlético. A festejar.

Comentarios