Garra y buen fútbol, las credenciales del “Tano”

ABRAZO. De Rossi, de gran partido, abraza a Tevez luego del 1-0. telam ABRAZO. De Rossi, de gran partido, abraza a Tevez luego del 1-0. telam
19 Agosto 2019

Está claro que el estilo de Daniele De Rossi está hecho casi a la medida de Boca. Un tipo rudo, que no da nada por perdido; un luchador nato. Por eso desde su llegada todos hablan de que “Il Romano” va en camino a transformarse en un ídolo “xeneize”.

Todavía es muy prematuro afirmar eso. Pero lo cierto es que en su primer juego en La Bombonera, el “Tano” necesitó sólo cinco minutos para hacer que el estadio se viniera abajo. Daniele levantó a la gente con una doble intervención que hizo rugir a los fanáticos. Primero realizó una linda gambeta con la que dejó en ridículo a Román Martínez y puso un pase entre líneas para Franco Soldano; y unos segundos más tarde realizó una barrida para recuperar la pelota que había perdido el ex delantero de Unión. “Biiieeennn”, se escuchó con furia en el estadio y el “tano, tano”, tronó con fuerzas. Pero esas no fue lo único que hizo De Rossi. Repartió el juego con clase y, siempre bien ubicado en el centro del campo al lado de Iván Marcone, dejó en claro que no vino a pasear a la Argentina. Intacto en lo futbolístico y con un estado físico que sorprende, Daniele no se detiene.

Comentarios