Desesperado pedido para que Italia permita el desembarco de migrantes

Los rescatados llevan 16 días a bordo. El titular de la ONG “Open Arms” alertó sobre la posibilidad de un motín y denunció que los migrantes y los tripulantes están a bordo en calidad de rehenes.

18 Ago 2019
1

EN “ESTADO DE NECESIDAD”. En dos semanas, el barco de “Open Arms” ya tuvo seis evacuaciones médicas. fotos Reuters

La ONG “Open Arms” lanzó ayer un pedido desesperado para que Italia permita el desembarco, en uno de sus puertos, del buque con 134 migrantes. Advirtió que teme que estalle un motín, por lo que no puede garantizar la seguridad de las personas a bordo.

“La situación está fuera de control. Escapa a nuestra capacidad”, aseguró el fundador de la ONG, Oscar Camps, en un vídeo hecho desde una lancha frente al buque “Open Arms”, que se encuentra en las costas de la isla italiana de Lampedusa.

Camps expresó su desesperación ante la posibilidad de que en “cualquier momento” se desate “una acción colectiva”.

“A partir de ahora no nos podemos sentir responsables de garantizar la seguridad de las 134 personas ni de los 19 voluntarios de la tripulación, que están secuestrados en el ‘Open Arms’, porque ya es imposible mantener la calma”, alertó. Camps también advirtió que “hay 100 modos de autolesionarse en un barco como el ‘Open Arms’ y 100 modos de suicidarse a bordo”. Luego explicó que las autoridades de España, Italia, Francia, Alemania y del Parlamento Europeo ya están al tanto de la situación.

En ese sentido, exigió “el cumplimiento de la resolución judicial (italiana), que es en si un título suficiente no solo para entrar en aguas territoriales sino para la evacuación inmediata de las personas rescatadas y la prestación de asistencia inmediata”.

Agregó que los rescatados necesitan asistencia “por necesidad extrema”, al igual que la tripulación y los voluntarios de la ONG, tras 16 días a bordo del barco.

“Denunciamos que en un barco de bandera española, con ciudadanos españoles secuestrados contra nuestra voluntad, estamos siendo retenidos en una condiciones inaceptables, peor que delincuentes”, continuó Camps.

“Pedimos a Pedro Sánchez (el presidente del gobierno español) que proteja los derechos de los ciudadanos españoles que tienen a su cargo la seguridad de las personas en un buque con pabellón español que está secuestrado en aguas italianas”, apuntó.

El “Open Arms” se declaró, además, en “estado de necesidad”: durante sus dos semanas en las aguas del mar Mediterráneo ya tuvo seis evacuaciones médicas.

El barco se encuentra junto a las costas de Lampedusa desde hace dos días, sin que se haya autorizado atracar para bajar a los migrantes. El número dos del Gobierno italiano, el ultraderechista ministro del Interior Matteo Salvini, mantiene su prohibición de desembarco. (Télam)

Comentarios