Un original tributo al “Tata”: los capitanes lucirán una camiseta agujereada

La Superliga con el dedo en el corazón.

16 Ago 2019
1

PURA ENTREGA. Brown no encontró mejor forma de demostrar su amor por la camiseta argentina que mordiéndola en la final.

Quien crea que la viveza es criolla y se inventó en Argentina, cree mal. La picardía formó parte del fútbol desde siempre, y por eso hasta un aleman metódico y elegante como Franz Beckenbauer tuvo que ser bicho en esa final de México 86 para contrarrestar la clara orden que había recibido la defensa argentina de adelantarse en las jugadas de pelota parada a fin de provocar el offside. El “Kaiser” decidió mandar a la cancha a Dieter Hoeness, delantero de Bayern Munich algo carente de ductilidad pero buen porte físico y olfato goleador, con una doble misión: la de buscar el arco y la de topetear al líbero del equipo argentino, José Luis Brown, para impedirle adelantarse. En un centro, Hoeness cargó con tanta fuerza que le provocó una luxación de hombro al “Tata”, autor del primer gol argentino. Desoyendo el consejo del doctor Madero, que le había dicho que no estaba en condiciones de seguir, Brown hizo algo con lo que ni Beckenbauer ni Hoeness contaban, y que hasta el día de hoy se recuerda como un símbolo: improvisó una suerte de cabestrillo con su propia camiseta, mordiéndola hasta hacerle un agujero para meter allí el pulgar e inmovilizar el brazo. Una mezcla de coraje e imaginación que le permitió mantenerse en el campo y levantar la Copa del Mundo, aún con su brazo maltrecho. Una muestra de lo que era el “Tata”.

Por eso, la Superliga decidió homenajear al campeón fallecido el lunes con una original propuesta: en cada uno de los partidos de la fecha del fin de semana, los capitanes de los 24 equipos saldrán a la cancha con dos camisetas. Por encima de la que usarán durante el partido lucirán otra con un agujero en la parte de adelante, simbolizando la del ex defensor de Estudiantes. Durante el minuto de silencio que se hará en señal de luto, los capitanes simularán morder las camisetas y luego introducirán su pulgar allí, tal como hizo “Tata” hace más de 30 años en el estadio Azteca, sobreponiéndose a un dolor insoportable.

El fútbol ha sabido homenajear la memoria de muchos de sus protagonistas con momentos emotivos, como ocurrió a principios de año cuando los simpatizantes del Cardiff City formaron con pancartas celestes y blancas una enorme bandera argentina con el nombre de Emiliano Sala, el jugador que provenía de Nantes y que falleció al caer su avión en el Canal de la Mancha. Además, todos los equipos de la Premier League llevaron un brazalete negro. También cabe recordar la decisión de Conmebol de declarar campeón de la Copa Sudamericana 2016 a Chapecoense, luego de que la gran mayoría del plantel brasileño falleciera en un accidente aéreo cuando viajaba a Colombia para jugar la final con Atlético Nacional de Medellín.

Comentarios