Cartas de lectores

16 Ago 2019

El resultado de las PASO (I)

O los argentinos sufrimos el síndrome de Estocolmo o exudamos miedo, odio o estulticia -o todo junto- en demasía. Así lo estaría reflejando el resultado de las últimas PASO, en las que la ciudadanía distribuyó casi el 80% de los votos entre los representantes de dos gobiernos que rigieron de modo escandaloso los destinos del país, durante nada menos que tres décadas. Cualquier persona en el ámbito de su vida privada no habría dudado por la opción que no ofreciera antecedentes penales (hablemos de contratar un trabajo cualquiera), pero en la pública se escogió a las que probadamente habían medrado del erario público. Los bolsos de López y el affaire del Correo Argentino, como ejemplos más evidentes, eran emblemáticos y nadie en su sano juicio podía albergar la menor duda de que eran puntas de un iceberg. Ahora bien, puede llegar a entenderse que por cuestiones ideológicas se haya desechado a los partidos de izquierda o de extrema derecha, pero el caso de Roberto Lavagna resulta inexplicable: no sólo representaba una corriente que navegaba en aquel espectro a media agua, sino que había cumplido una ponderable gestión durante su paso por el primer gobierno “K”. Y no sólo exhibía un prontuario público impecable, sino que anotaba una conducta que lo colocaba en las antípodas en el aspecto ético: haber denunciado, desde la gestión de gobierno, la corrupción en la obra pública, tanto del empresariado como del funcionariado kirchnerista, que lo colocó en la encrucijada de adaptarse al sistema o renunciar al Ministerio de Economía, y renunció.

Clímaco de la Peña

[email protected]

El resultado de las PASO (II)

Realizadas las PASO, en un momento tan confuso y convulsionado, donde las opciones de “votar al menos malo” arrojó el resultado conocido, para alegría de unos y desconcierto de otros, el que menos debió perder la cordura la perdió, nuestro Presidente, desencajado. Debe recapacitar, despojarse de una vez por todas de su soberbia, dedicarse a gobernar el tiempo que le queda si quiere llegar al final de su mandato, prioridad número uno. Ya demostró de es lo que es capaz de hacer en función de gobierno y fracasó. La Patria necesita, para que podamos vislumbrar una luz al final del túnel, que toda la sociedad, el Gobierno en el poder y la oposición en busca del mismo, deben despojarse de la soberbia, egoísmos y ambiciones extrañas a los intereses del pueblo. Es necesario e imprescindible que, ante la realidad, y conforme al resultado de las Primarias y faltando unos 70 días para las Elecciones Generales, y previo a la realización de las mismas, el Presidente tiene la obligación moral de congregar a los probables ganadores (que serán los que gobernarán) y a los probables perdedores (que serán lo que acompañarán), a realizar un Pacto de Patriotismo y Gobernabilidad, buscando las coincidencias que conduzcan a la unidad nacional, que es lo único que puede salvar a nuestra Patria. Amparados por la Constitución, con cumplirla y respetarla, encontraremos la solución para vivir con dignidad. ¡Basta de seguir cometiendo los mismos errores! La historia nos enseña que debemos construir con visión de futuro. Dejémonos de especulaciones inútiles y enfrentamientos destructivos. Es hora de que construyamos un país democrático.

Federico Yurcovich

[email protected]

El resultado de las PASO (III)

Estoy escuchando a los dirigentes políticos, gremiales y sociales, analizando al actual Gobierno y pensando en el futuro Gobierno. Hablan de la pobreza, del cierre de las PyME y de la falta de trabajo, pero es importante que sepan que nuestro país no se arregla con cambios de gobierno. Hay un solo elemento que hay que arreglar para que, pasado un buen tiempo, se pueda comenzar a recuperar el empleo y bajar la pobreza: bajar el gasto público. O sea, analizar el presupuesto 2020 con otra mentalidad. Los funcionarios no pueden ganar 10 veces más que un empleado común. El Estado no puede pagar a 18 millones de personas, por mes, con ocho millones de aportantes. El resultado es que hay que cobrar impuestos, tasas y aplicar cualquier forma de recaudación para tratar de mantener ese monumental gasto. Esto no se arregle con bajar Ganancias o aumentar 10% a los jubilados. Hay que bajar el gasto público, para poder bajar el IVA y la tasa de interés y después los impuestos que aumentan los costos de producción o de compras. Hay que bajar sustancialmente los presupuestos de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial nacional y provincial. Analizar los empleados públicos, para dejar trabajando a los necesarios, con un plan que se tome el tiempo necesario para permitir que, a medida que crezca el empleo privado, disminuya el empleo público. O sea que ni Macri ni Fernández ni Mandrake arreglan el problema argentino, que lleva más de 70 años.

Rodolfo Dagum

[email protected]

El resultado de las PASO (IV)

Las PASO llevadas a cabo muestran el ocaso de Cambiemos, la hora de los pueblos y una crisis económica y cambiaria peligrosa. En estas elecciones ya no hubo globos amarillos, ni música para festejar; sólo desconcierto, caras preocupadas y un Presidente que no admite la aplastante derrota que avizora cómo se desvanece su ilusión de un segundo mandato. El mandatario está solo, los capitales le dieron la espalda y ni aquella suerte de mantra “sí se puede” borra de su rostro una mezcla de enojo y frustración; él sabe que tiene que completar su mandato en un contexto económicamente convulsionado y políticamente debilitado. Las PASO también marcaron como un reloj político “la hora de los pueblos”; el pueblo (los pobres, los más vulnerables, los trabajadores, los desempleados, nuestros viejos, la niñez con hambre y una clase media que no llega a fin de mes); empleando el mecanismo democrático de expresar la soberanía por el voto, soberanía que por derecho propio le corresponde, dijo un rotundo “no” al ajuste salvaje, a los tarifazos, la recesión, la inflación, el desempleo y la pobreza en ascenso. El 11/08/2019 (el domingo pasado) quedará como fecha simbólica de que el pueblo existe, que es el sujeto y constructor de la historia; demostró no ser ingenuo ante las mentiras electorales y un relato presidencial gastado y alienado de la realidad de los hogares. Las PASO pusieron de manifiesto que el equipo económico de los últimos 50 años no puede desactivar la bomba por él mismo creado, con el claro fin de beneficiar a unos pocos e instaurar un modelo económico conocido como “bicicleta financiera”. Ello lleva a hablar de una crisis cambiaria que disparó el dólar, sabiendo los efectos nocivos que producirá en la economía nacional: más inflación, encarecimiento de alimentos y desabastecimiento. La crisis ya se instaló, pero no sabemos hasta dónde su poder destructivo puede llegar y si el Presidente tiene los reflejos para detenerla, y a costa de qué precio; situación preocupante, ¿no? A modo de adoptar una visión positiva en miras de 2020, me queda por decir que las PASO también reflejaron datos probabilísticos que un nuevo modelo de gobierno, que de la mano de la fórmula Fernández-Fernández, volverá a poner en pie al estado de bienestar. Ahora sí, los argentinos tenemos una esperanza.

Mario Alberto Villafañe

[email protected]

El resultado de las PASO (V)

Luego de las PASO y sus resultados, he escuchado a mucha gente decir que vivimos en un país donde la gente prefiere votar a políticos corruptos. No creo que sea así. Si bien lo que vivimos es muy triste, tengo la impresión de que Mauricio Macri se olvidó de los desamparados. Por ello es que no logro entender el motivo por el cual todos se hacen los sorprendidos por el fracaso electoral del actual Presidente. Claramente estamos ante un escenario muy penoso. Es cierto que los funcionarios kirchneristas que han pasado por el poder no han dado muestras precisamente de su decencia, sino más bien todo lo contrario: ¡Pruebas al canto: un hato de ladrones de guante blanco y de guante negro! Sin embargo, también es verdad que Macri se olvidó gravemente de que en la Argentina existen los desvalidos, los ignorantes, los ignorados, los marginados, los desocupados y los humillados, sean o no kirchneristas. Demasiados olvidos como para que le vaya bien, a lo que habría que agregarle el estado de verdadera indefensión en que dejó a los niños por nacer a los que, sin culpa alguna, les soltó la mano. Hasta por una cuestión que podría ser calificada como estratégica (egoístamente estratégica), Macri debió haberse acordado de todos ellos pues también votan y, ahora, en cambio, parecen “botarlo”. Es que, el Presidente fabricó más pobres sin advertir que, a la vez, estaba fabricando más kirchneristas. Yo no lo he votado por todas esas cuestiones, aunque ahora, las declaraciones de Alberto Fernández, mucho más radicales en cuanto a su decisión política de despenalizar y legalizar el aborto, entre otras cuestiones, me obligan a pensarlo de nuevo para el mes de octubre, pues los inocentes de toda inocencia corren aún más peligro.

Francisco García Santillán

[email protected]

El resultado de las PASO (VI)

Está en lo cierto la primera autoridad de la provincia cuando afirma que con el aporte de los ciudadanos del NOA, los candidatos de “Vamos por Todo” ganarán las próximas elecciones -aunque lo apropiado hubiese sido decir que tienen altas probabilidades- pero no sólo con ellos, también harán su contribución el NEA y el Sur, además del Conurbano Bonaerense (alrededor de 14 provincias) Lo curioso es que se le da muy poca importancia al hecho que, significativamente, son los sectores con mayor índice de pobreza e ignorancia estructural del país desde hace mucho tiempo. Puro “conservadurismo”, “miserabilidad” y autoritarismo; siguen creyendo que en política la honestidad es lo de menos. En este contexto, se torna sencillo manipular y arrear a las masas para votar por un candidato a Presidente, considerado el príncipe de los panqueques de la política, y una candidata a vice con 13 procesos judiciales y siete solicitudes de detención que no se llevan a cabo por la utilización de los fueros, con el agregado insólito de que un vicepresidente es el que determina un candidato a Presidente. Varios malpensados argumentan que es algo altamente pergeñado brindando muy poco respecto a la satisfacción de las necesidades reales, mucho de liderazgo mesiánico, con el aditamento de oportunas dosis de “relato”. Otros pensadores no quieren adjudicarle tal grado de inteligencia a los que gobiernan y pretenden volver (deberían comenzar por devolver), insisten en que únicamente se miran el ombligo y se aprovechan de las vulnerabilidades que van dejando las sucesivas mezclas de populismo y “neofeudalismo” (desmoronamiento de las instituciones y organismos de control, cortoplacismo, empleomanía en el sector público, nepotismo, permisividad, ocultamiento o acompañamiento en los diversos delitos, degradación educativa, etcétera). Si ganan los que se ufanan de amar al pueblo ¿con quiénes llevarán a cabo el cúmulo de promesas divagantes, acaso con los que ya estuvieron (afirman que ahora van a cambiar, recordar la fábula del escorpión y la rana)? ¿Qué harán con los funcionarios y empresarios enjuiciados por corrupción? ¿Ninguna de las autoridades de cualquier nivel, escuchó o sospechó algo, en tantos años, en cuanto a los casos de corrupción y aprietes de dirigentes sindicales, todos multimillonarios? Hay algunos casos publicados por la prensa que utilizaron su poder para presionar a todos los gobiernos y amedrentamiento a empresas en provecho propio. ¿Se puede construir una Nación con una sociedad y gobernantes corruptos?

Mario Alberto Ricci

[email protected]

Tributo desde Tucumán a la Inmigración Italiana

“De la Italia hemos partido, hemos partido con nuestro honor, en 30 días de máquina de vapor. A esta América hemos arribado, no hemos encontrado ni paja ni heno, hemos dormido sobre el duro terreno, y con la industria de nosotros italianos, hemos formado pueblos y ciudades”. El contenido de estos versos, son el vestigio y la impronta que plasmaron nuestros abuelos, cruzando mares, esa travesía marítima de entonces, con sus sueños y sus bártulos a cuesta, al pisar y fructificar la tierra de promisión. “Italia mía”, se titulaba el estupendo y nostálgico espectáculo musical en homenaje a la inmigración itálica que encendió las luces y el brillo de la noche de 09/08 en el Centro Cultural Eugenio Flavio Virla de la UNT. Una noche de magia y fulgor, cuyos recuerdos y melancolías se desgranaron al conjuro de una retahíla de canciones, canzonetas y fragmentos de óperas, dirigidos y ejecutado en piano por el talento de la profesora Ana María Ternavasio, esta vez acompañada por un excelente y melodioso violín y el clásico y nostálgico sonido de ultramar del acordeón. Ante tanto atractivo, una mención especial al coro Fra Noi de la Sociedad Italiana de Tucumán, cuyos numerosos y pintorescos integrantes vestidos y ornamentados con sus trajes típicos de “contadino”, brindaron con su actuación una representación y un espectáculo inolvidable. “Una vera, e meravigliosa serata. ¡Complimenti!”

Alfonso Giacobbe

[email protected]

Comentarios