Se desbarrancó, caminó horas por el monte y sólo pudo salvar a un amigo

El accidente ocurrió el domingo a la noche, pero los rescataron recién ayer a la mañana. Dolor de los pescadores tucumanos. La víctima fatal falleció en el interior de la camioneta y sus amigos se salvaron por ir a buscar ayuda.

30 Jul 2019 Por Rodolfo Casen
1

DIFÍCIL TRAVESÍA. Rescatistas cargan a Rubén Cabrera tras haberlo ubicado refugiado en el río Marapa. la gaceta / foto de rodolfo casen

Un pescador murió y otros dos resultaron con lesiones leves al desbarrancarse en las serranías de Escaba la camioneta en que regresaban de un concurso de pesca en el dique. El percance ocurrió a las 19 del domingo, pero la Policía recién tomó conocimiento del caso en la mañana de ayer.

El domingo a la mañana, en el espejo de ese centro turístico ubicado al sur de Tucumán, deportistas de toda la provincia participaron de un concurso que finalizó pasado el mediodía. Luego del almuerzo de camaradería, comenzó un espectáculo folclórico que se extendió hasta pasada la tarde. La gran mayoría de los pescadores decidieron iniciar el camino de regreso antes de que se hiciera de noche y muy pocos se quedaron, entre ellos, los que protagonizaron el accidente.

La camioneta Oroch circulaba por la ruta 308 y a la altura del paraje conocido como Piedra de la Llorona se salió del camino y terminó desbarracándose en un precipicio de unos 130 metros de altura, en el sector conocido como El Mirador, dos kilómetros más arriba de Baturana.

Dramático rescate

El conductor de la camioneta, Diego Arroyo, de 39 años y domiciliado en Alberdi, haciendo un enorme esfuerzo físico, logró salir del vehículo y, en medio de la noche, recorrió el monte para buscar ayuda, ya que ninguna persona había observado el accidente.

Con las primeras luces del día, mientras caminaba, se topó con un tractorista que lo llevó hasta la comisaría de Alberdi para que realizara la denuncia.

Arroyo les dijo a los policías que cuando dejó la camioneta, Omar Romano (56) y Rubén Cabrera (65), también domiciliados en Alberdi, se encontraban con vida. Inmediatamente se organizó un rescate para ir a buscar a los heridos. Cerca del mediodía, los Bomberos de Concepción lograron ubicar a Romano, sin vida, en el interior de la camioneta. Según los primeros informes de los médicos forenses, podría haber fallecido de hipotermia. Aparentemente, no había podido moverse ni salir de la camioneta a causa de los golpes.

Los rescatistas comenzaron a buscar a Cabrera, el tercer ocupante del vehículo. Rastrillaron la zona y lo encontraron cerca de las 11, a un más de un kilómetro y medio de donde estaban los restos de la camioneta. Los rescatistas señalaron que si se hubieran demorado un poco más, podría haber fallecido de frío.

Cabrera les dijo a los policías que como Arroyo no regresaba y veía que se empeoraba el estado de salud de Romano, decidió también salir a buscar ayuda. Pero, por los golpes que había sufrido, no pudo caminar mucho.

Por el frío, decidió buscar un refugio entre las piedras del Río Marapa y prender una fogata. Así pasó gran parte de la noche.

“El frío fue muy intenso durante la noche. El hombre podría haber fallecido porque se quedó quieto. Los otros dos caminaron y buscaron la manera de calentarse”, dijo Juan Medina, vecino del lugar.

Inseparables

“Ellos eran muy amigos y siempre salían juntos a pescar. Ayer fueron hasta Escaba a participar de un concurso organizado por el Club Naútico. Del accidente me enteré esta mañana temprano” comentó Enrique Romano, hijo del fallecido.

“Un pariente de Diego me habló para preguntarme si sabía algo de los tres. Y le dije que no. Entonces salí a buscarlos rumbo a Escaba. Me di aquí con la novedad del accidente. Un bombero me comunicó que mi padre estaba muerto”, añadió el joven.

“Los que lo vieron a los tres me contaron que, como siempre, estuvieron muy divertidos. La deben haber estado pasado lindo que se quedaron hasta tarde. Los del puesto de policía dicen haberlos visto pasar a las 19”, comentó.

Arroyo contó a sus allegados que habría desbarrancado tras reventar un neumático y perder el control de su rodado. La camioneta se fue al vacío y luego de dar algunos tumbos quedó sostenida por las ramas de unos árboles, a pocos metros arriba del cauce del Marapa.

“Cuando llegamos a la camioneta nos encontramos con un hombre sin vida. Enseguida salimos a rastrear al restante. Estaba río abajo de frío. Presentaba politraumatismos leves y se lo trasladó hasta el hospital de Alberdi”, informó el oficial principal Marcelo Oyola, a cargo del operativo de rescate de las víctimas.

Arroyo, según le comentó a la policía, al lograr salir de su rodado emprendió el ascenso de la ladera. Estimó que eso habría sido después de las 19. Pero el sector al ser muy empinado, le complicó la tarea. Cuando lograba avanzar volvía a desprenderse hacia abajo al resbalar por la humedad del piso. Recién al amanecer logró llegar a la ruta.

Arroyo, luego de hacer la denuncia correspondiente, fue internado en el hospital de Alberdi, en donde permaneció bajo observación hasta la tarde. No presentaba lesiones de consideración.

Romano, el hombre fallecido, era miembro de la Cooperativa San Cayetano, a cargo de las tareas de mantenimiento del hospital de Alberdi. Su fallecimiento fue muy sentido en Alberdi y entre los pescadores de los clubes que participaron del concurso de pesca deportiva.

Comentarios