Manzur define cinco de las ocho ternas que tenía a su disposición

El gobernador eligió al ganador del concurso sólo en el caso de Carlos, que es juez interino.

30 Jul 2019 Por Irene Benito

El gobernador Juan Manzur observó por segunda vez en el año su obligación constitucional de nombrar jueces surgidos de los concursos públicos que organiza el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). El jefe del Poder Ejecutivo definió ayer cinco de las ocho ternas que tenía a su disposición al disponer el envío de los pliegos de Víctor Raúl Carlos para el Juzgado de Familia y Sucesiones N°2; de Mirta Casares para el Juzgado en lo Civil y Comercial Común N°7; de Ignacio López Bustos para la Fiscalía de Instrucción en lo Penal N° 9; de Mariano Fernández para la Fiscalía de la Cámara Penal N°3 y de Tatiana Carrera para el Juzgado del Trabajo. Si reciben el acuerdo de la Legislatura, los cuatro primeros ejercerán su función en la capital mientras que Carrera se desempeñará en los Tribunales de Monteros.

Manzur se inclinó por el ganador del concurso sólo en el caso de Carlos: en tres de las ternas prefirió al postulante que la cerraba (López Bustos, Carrera y Casares) mientras que en una eligió al candidato del medio (Fernández) -la ley lo autoriza a nombrar a cualquiera de los ternados sin motivar la decisión-. Se trata de la segunda vez que el mandatario opta por Carlos. Previamente, Manzur había convertido a ese funcionario judicial en el primer juez subrogante de la provincia con acuerdo legislativo. Carlos no permaneció ni un año como titular interino del Juzgado en lo Civil y Comercial Común N°7: entregará ese despacho a Casares y, en el mismo acto, tomará a su cargo, ya con carácter vitalicio, la oficina del fuero de familia. Al conceder este puesto al subrogante, Manzur descartó a los concursantes Diego Trabadelo y Pablo Barbaglia.

La designación del funcionario judicial federal López Bustos dejó fuera de la carrera al secretario Carlos López y al juez de Instrucción en lo Penal N°2, Facundo Maggio (Manzur lo nombró en ese cargo en marzo de 2018). López, que encabezaba la terna, recibió el segundo veto de parte del gobernador y el noveno de su experiencia en el CAM -los otros siete reveses procedieron del ex gobernador y senador José Alperovich-.

La designación de Casares supuso la exclusión de Carlos Raúl Rivas y de Cristina Hurtado, respectivos ganador y número dos del concurso. Carrera, por su parte, cerraba el terceto que encabezaba María Gabriela Rodríguez Dusing -previamente había sido designada jueza de Documentos y Locaciones en Monteros- seguida de María Carmen López Domínguez.

Fernández ocupaba el segundo lugar del terceto, pero el primero, el abogado Diego Lammoglia, había sido escogido en junio para integrar la Sala I de la Cámara Penal de esta capital -ya tiene el acuerdo legislativo aunque aún no juró en el cargo-. Martín Cacici cerraba la propuesta. El caso de Fernández es singular puesto que también compite para ser vocal del Tribunal de Impugnación de Concepción y encabeza el orden de mérito definitivo de uno de los procesos (se informa por separado).

Esta última tanda de nombramientos implica un respiro en una coyuntura de escasez de magistrados elegidos con el método constitucional del concurso, único procedimiento que otorga a los designados los atributos que garantizan la independencia. El Poder Ejecutivo aún dispone de la posibilidad de cubrir un juzgado laboral (las candidatas son Ana María Mena De Bulacio, Constanza Romero y López Domínguez) y dos fiscalías penales de esta ciudad (Pedro Gallo, Maggio y Luis José Amarillo componen una de las ternas mientras que la otra está integrada por Gallo, Eugenia Posse y Amarillo). Estos últimos dos tercetos ingresaron al Gobierno en junio de 2017. En el semestre pasado, el ministro Regino Amado los devolvió al CAM con el argumento de que no había postulantes elegibles (Gallo, Posse y Maggio ya desempeñan cargos mientras que la Legislatura rechazó el pliego de Amarillo). Los consejeros a su vez reenviaron las ternas a Manzur puesto que la ley lo obliga a agotarlas y no autoriza las restituciones, razón por la que en la Casa de Gobierno preparan una reforma que permita integrar los tercetos con los postulantes ubicados a partir del cuarto lugar del orden de mérito.

Juramento

Hoy asumen dos nuevas magistradas

María Fernanda Bähler y Cecilia María Susana Wayar asumirán respectivamente como vocal de la Sala IV de la Cámara Penal, y como jueza en Documentos y Locaciones N°8 de la capital. El juramento ante los vocales de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán tendrá lugar hoy a las 12 en el salón de actos del Palacio de Justicia. El juramento de Bähler generará una nueva acefalía puesto que esta se desempeñaba como fiscala correccional N°2, cargo cuya cobertura demandará la sustanciación de otro concurso en el Consejo Asesor de la Magistratura.

Comentarios