Kicillof tomó distancia de los dichos de Aníbal Fernández

Había comparado a Vidal con Barreda.

28 Julio 2019

El precandidato a gobernador bonaerense por el kirchnerismo, Axel Kicillof, cuestionó a Aníbal Fernández por decir que prefería confiarle sus hijos al asesino Ricardo Barreda antes que a la gobernadora María Eugenia Vidal, y afirmó que “la comparación con un femicida” le “resultó penosa”.

En una entrevista radial, Aníbal desempolvó una muletilla de campaña de 2015, cuando a los votantes se les preguntaba con quién dejarían a sus hijos, si con Vidal o Aníbal Fernández, principales candidatos a la gobernación. “Yo sabes a quién no se los confío: ¡A ella! Después veo con el resto, por ahí se lo dejó a Barreda, a ella no”, dijo sobre el odontólogo que en 1992 mató a su esposa, hijas y suegra.

Ayer, la primera reacción de parte del Frente para Todos (PJ-K), vino de parte de Kicillof, como una reflexión pública sobre los dichos que, según analistas, perjudica al espacio político que representa. También Malena Galmarini, candidata a diputada provincial y esposa de Sergio Massa, manifestó su desagrado en las redes sociales: “Quiero expresar mi repudio sobre estos dichos. Barreda es un personaje siniestro. No se puede banalizar el machismo ni la violencia de género. A las mujeres se nos va la vida en esta lucha #NiUnaMenos”.

Luego se sumaron Matías Lammens, candidato a jefe de Gobierno por la Ciudad de Buenos Aires y presidente de San Lorenzo, y Facundo Moyano, candidato a diputado nacional por el ala massista. El primero fue contundente: “no estoy de acuerdo para nada, me parece una locura. Uno puede tener todas las diferencias políticas del mundo, pero (María Eugenia) Vidal es madre de familia, una buena persona, me parece una locura, una demencia”.

Por su lado, Moyano publicó en las redes sociales su análisis: “Repudio el comentario de Aníbal Fernández comparando a la gobernadora con un femicida. No sólo daña la excelente campaña de Kicillof sino que ensucia el debate de ideas que requiere la política”.

Sobre el tema, el ex ministro de economía precisó que en su campaña trata de proponer y discutir ideas y prioridades. “No quiero una campaña sucia ni de agresiones. No es mi forma de hacer política”, enfatizó, para diferenciarse de su ex compañero de gabinete, y volvió a insistir con una supuesta protección mediática que favorece a la gobernadora Vidal.

Al respecto, el diputado expresó el objetivo de lograr “perforar un poco la coraza mediática sobre la gobernadora” y conseguir tratar los temas que quieren plantear en la campaña. Empero, advirtió que “está clara cuál es la estrategia del Gobierno, que es ni mencionar el presente, la situación real que se está viviendo en la Provincia: esto es, mostrar le fracaso del plan económico de Macri y también la inacción total de la gobernadora”. (Télam/Infobae/Parlamentario)

Comentarios