Nuevos casos de personas que son estafadas con llamados

En la Justicia se investiga ocho denuncias que se hicieron con esta modalidad El dramático testimonio de una mujer que fue víctima. Algunas pistas sobre los autores de este tipo de delitos.

23 Jul 2019 varios autores
1

Los robos y engaños a personas, especialmente a través del conocido cuento del tío, sigue sumando víctimas. Este es una de las situaciones que se vivieron en las últimas horas:

En una mañana cualquiera, en un domicilio de la capital tucumana, sonó un teléfono y se produjo el siguiente diálogo entre dos mujeres:

- Estafadora: Hola, ¿tía?

- Víctima: Hola, ¿quién habla?

- E: Vamos tía, habla tu sobrina preferida...

- V: ¿Luciana, sos vos? Te siento rara.

- E: Por supuesto. Es que estoy medio resfriada y congestionada...

- V: Pobre... Qué... ¿estás trabajando?

- E: Sí, no me queda otra. Te hablaba para molestarte...

- V: Decime, hijita...

- E: ¿te acordás, tía, de mi amiga Analía...?

- V: No, la verdad que no...

- E: Es esa la que trabaja en el banco... La rubita... La que estuvo en mi cumpleaños…

- V: Ah, puede ser que la haya visto....

- E: Bueno, no importa... Te cuento que me habló re-angustiada porque le acaban de decir que salen de circulación un montón de billetes de $100.

- V: No me digás... ¡Qué bárbaro! No sabía nada.

- E: Así es. ¿Vos no tenés plata en tu casa?

- V: Y sí, algo tengo... De la venta del auto del tío...

- E: ¡Qué macana! Hagamos una cosa: fijate si los billetes tienen la cara de Roca. Te llamo en cinco minutos y ahí vemos cómo podemos hacer...

- V: Dale, Lucianita queridita. Muchísimas gracias, sobrina, por llamar.

Transcurrido el tiempo, el teléfono volvió a sonar:

- E: Hola. ¿Viste eso, tía?

- V: Sí. Me quiero morir... Tengo unos 10 fajos de esos billetes... ¿Qué va a pasar?

- E: Quedate tranquila, tía... Ya vamos a solucionar el problema. ¿Vos estás sola ahora?

- V: Sí hija, tus primos, si vienen, vienen después de las 18, cuando salen a trabajar. La empleada viene a la siesta. Sí, estoy sola hasta las 15.

- E: Hagamos una cosa. Yo le voy a decir a Analía que mande alguien del banco para que te cambies la plata. Pero te voy a pedir un favor...

- V: Sí, Lucianita, decime...

- E: No le digas a nadie lo que estamos por hacer. Analía es gerente y no puede hacer eso. Si la descubren, seguro que la corren... Por eso, alguien irá y te buscará para cambiarte los billetes...

- V: Quedate tranquila, que no abriré la boca. ¿Cómo creés que lo haga, con el favor que me está haciendo?

- E: Bueno, me quedo tranquila. Por favor repetime la dirección exacta de tu casa para que lo manden al chico...

- V: Es XXX 941

- E: Bueno, tía, en un rato estará por ahí. Quedate tranquila...

- V: Dale, Lucianita. Muchas gracias por todo lo que hiciste.

Terminó asaltada

El final de esta historia se conoció una hora después. En la casa de la víctima se presentaron dos hombres de saco y corbata en moto. Uno de ellos se bajó y tocó el timbre. La mujer lo atendió y, cuando pretendió entregarle un sobre de papel madera con el dinero, el desconocido le mostró un arma de fuego.

“Mi madre se murió de espanto. Quedó paralizada sin saber qué hacer. El asaltante le dijo que ingresara y que se encerrara con llave. Que si no le hacía caso la mataría a balazos. Ella, obviamente, le hizo caso”, señaló Juan, el hijo de la mujer que sufrió este asalto.

El joven profesional reconoció que prefirieron no hacer la denuncia policial. “Fue un error de mi madre de haberse dejado engañar de esa manera. Sí aceptamos dar a conocer el caso para evitar que se sigan cometiendo más hechos de este tipo”.

Ocho casos en 15 días

Por otra parte, en la Justicia se confirmó que se están investigando al menos ocho casos similares que se registraron en un lapso de 15 días.

La fiscala María Fernanda Bahler logró identificar patrones comunes entre las causas, de acuerdo a información oficial proporcionada de Tribunales. Entre ellas, las víctimas serían adultos mayores; los llamados se realizaron a números fijos; las personas que llamaron se hicieron pasar por familiares; a las víctimas les dijeron que los billetes saldrían de circulación legal y que pasarían a buscar los billetes.

“Habría una persona identificada a través de una cámara de seguridad. Y también un vehículo utilizado en otro de los casos”, explicó un funcionario que ratificó que este engaño es investigado por personal de la División de Delitos Telemáticos.

Las mismas fuentes dijeron que la fiscal no ha descartado que se trate de una organización, aunque no hay hasta ahora elementos que vinculen los distintos casos entre sí, pese a los patrones comunes. Se habrían producido estos engaños en Tafí Viejo, en la capital, en Yerba Buena y en Banda del Río Salí.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios