La vida de Pelli: sus comienzos

Dejó Tucumán en los años 50, pero nunca terminó de dejarlo; su tonada delataba que su provincia fue su origen y su derrotero.

21 Jul 2019 Por Daniel Dessein

Todo empezó un 12 de octubre de 1926, en Tucumán. A esa provincia volvió, después de doce años de ausencia, a dar una charla que tituló Mi trabajo. “En el 2000 recorrí los Valles Calchaquíes con mi esposa y uno de mis hijos. Fui a Belén, Londres, Fuerte Quemado y Cachi. Después pasamos por Tucumán, por dos días, y solamente alcancé a visitar a tres amigos que ya murieron”, recordaba. Le conté que su visita había generado un enorme entusiasmo en la Facultad de Arquitectura de la UNT (Universidad Nacional de Tucumán), facultad derivada del Instituto de Arquitectura y Urbanismo del que había egresado hacía más de medio siglo, integrando una de sus primeras promociones. “Eramos nada más que 60 estudiantes en toda la facultad y eso nos permitía tener un contacto muy estrecho con nuestros profesores. Salíamos, conversábamos, comíamos juntos y terminamos siendo amigos”, rememoró con más alegría que melancolía.

EN SU OFICINA. Pelli posa en su estudio de New Haven, Connecticut, en 1997. Detrás de él, una fotografía aérea de Washington. la gaceta / foto de analia jaramillo

Dejó Tucumán en los 50 pero Tucumán nunca terminó de dejarlo. Un acento en el que pelean algunas modulaciones del inglés con la tonada de la infancia delataba su origen y su derrotero. Los tucumanos siguieron teniendo una presencia relevante en su vida y en su profesión. Amigos con los que siguió en contacto o jóvenes egresados de la UNT a los que siempre abrió las puertas de su estudio.

FORMACIÓN. El TWA Hotel, el primer trabajo de Pelli con Eero Saarinen. getty images

Vivió desde 1977 en New Haven, una ciudad de 120.000 habitantes en la que tiene su sede la Universidad de Yale. Pelli se instaló allí porque ese año lo nombraron decano de su Facultad de Arquitectura. “Dos meses después de mi llegada, me encargaron la expansión del Museo de Arte Moderno. No tenía equipo, ni siquiera un tablero de dibujo. Así que tuve que armar rápidamente un estudio”.

Comentarios