“Amazonas es de Brasil, y no de ustedes”

“Se acabó la psicosis ambiental”, dijo Bolsonaro ante las críticas por la deforestación.

20 Jul 2019
1

ACUSACIONES. El presidente brasileño dijo que los datos son mentirosos. reuters

BRASILIA, Brasil.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro cuestionó las estimaciones oficiales sobre la deforestación en la Amazonía brasileña, rechazó las críticas de terceros países sobre el tema y acusó al Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), que examina los datos sobre la deforestación en el país, de dar a conocer cifras “mentirosas”. Insinuó además que el presidente del instituto podría estar “al servicio de alguna ONG”.

Las estimaciones oficiales dieron cuenta de que la deforestación de la Amazonía creció un 88,4%, según la medición interanual del mes de junio. Frente a esto Bolsonaro respondió con burlas que en su país se acabó la “psicósis ambiental” y abogó por “un matrimonio armónico” entre la diversidad ambiental y el desarrollo.

“Amazonas es de Brasil no de ustedes. Esa es mi primera respuesta, ¿está ok?”, dijo Bolsonaro, en un encuentro celebrado en el palacio presidencial de Planalto en Brasilia con corresponsales extranjeros, cuando lo consultaron sobre las críticas internacionales por los niveles de deforestación de la principal selva del planeta.

“Si dijesen que destruimos tanta selva como dicen en los últimos diez años no tendríamos más Amazonía y no es verdad”, se lamentó el mandatario, quien contó que conminó a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, a hacer un vuelo entre las ciudades amazónicas de Manaus y Boa Vista. “Dudo que encuentren un kilómetro de selva desforestada. Lo dudo mucho, En Europa, en cambio, no van a encontrar un kilómetro de selva”, afirmó Bolsonaro.

El mandatario insistió con que se genera una alarma exagerada cuando se desforesta una pequeña proporción de la selva amazónica para fines económicos y aseguró que un 80% está preservada por los propietarios. “Nosotros preservamos más que nadie (...) Voy a llamar al presidente del Inpe a Brasilia para que me aclare esos datos, porque puede que esté al servicio de una ONG”, acusó.

“Tengo la convicción de que los datos son mentiras, y vamos a llamar al presidente de INPE para hablar de ello”, dijo el presidente brasileño durante un desayuno con periodistas extranjeros.

“Veré quién está delante de INPE. Incluso parece estar al servicio de alguna ONG, que es muy común”, dijo, refiriéndose al presidente del instituto, Ricardo Galvão.

Las organizaciones ambientalistas acusan a Bolsonaro de haber abierto la puerta a la sobreexplotación en el Amanzonas para favorecer a empresas madereras y grandes holdings de agricultura. (Télam)

Comentarios