La deforestación amenaza el acuerdo de Brasil con la UE

Más de 1.000 kilómetros cuadrados fueron talados en los primeros 15 días de julio.

19 Jul 2019
1

ALARMA. Los agricultores europeos no aprueban los métodos de Brasil.

BRASILIA, Brasil.- La deforestación en la selva amazónica de Brasil se aceleró en la primera mitad de julio a un ritmo que supera los niveles alcanzados durante todo ese mes el año pasado. La noticia ya genera señales de alerta sobre la posibilidad de un acuerdo comercial regional con la Unión Europea.

Más de 1.000 kilómetros cuadrados fueron talados en la selva en los primeros 15 días de este mes, un aumento del 68% en comparación con todo julio de 2018, según datos preliminares del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, obtenidos a través de satélites.

La deforestación en julio es la más alta registrada en un mes calendario desde agosto del 2016 y sigue a fuertes aumentos interanuales en mayo y junio.

El Amazonas es la selva tropical más grande del mundo y los científicos consideran su protección crítica para la lucha contra el cambio climático. Los ambientalistas consideran que la creciente deforestación en Brasil es culpa de las políticas y la retórica del nuevo presidente Jair Bolsonaro a favor del desarrollo de la Amazonía, que favorece la explotación maderera y el demonte para la plantación de soja.

La oficina del mandatario y el Ministerio de Medio Ambiente no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

La deforestación en julio es la más alta registrada en un mes calendario, desde agosto del 2016, y sigue a los fuertes incrementos interanuales en mayo y junio. Esto atenta con el acuerdo que Mercosur alcanzó con la Unión Europea que incluye compromisos ambientales.

El mes pasado, el bloque sudamericano Mercosur, del que Brasil forma parte, llegó a un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, que incluye compromisos ambientales, que Brasil no está cumpliendo.

El acuerdo debe ser ratificado por los estados miembros de la UE, cuyos agricultores temen la competencia del potente sector agrícola de Brasil, sobre el cual alertan que está sujeto a requisitos ambientales menos estrictos que en Europa.

El Parlamento de Irlanda y el Ministerio de Agricultura de Italia han pedido que se bloquee el acuerdo. Los partidos verdes y los agricultores pueden aprovechar la creciente deforestación en Brasil para reforzar sus argumentos contra la ratificación del acuerdo, dijo además un diplomático europeo con sede en Brasil. “Creo que es munición para ellos, especialmente para los agricultores, incluso si no les importa el Amazonas”, dijo el diplomático, que no estaba autorizado para hablar con la prensa.

Los ambientalistas dicen que Bolsonaro está envalentonando a los madereros, hacendados y especuladores de tierras brasileños para que destruyan los bosques.

El mandatario de derecha ha criticado las multas ambientales para los agricultores y ha pedido que se abran al desarrollo las reservas indígenas y otras áreas protegidas. El Ministerio de Medio Ambiente ha establecido un organismo con la autoridad para perdonar a los deforestadores. (Reuters)

Comentarios