“Barry” tocó tierra como un huracán, pero perdió fuerza

Nueva Orleans elude el impacto más severo.

14 Jul 2019

NUEVA ORLEANS.- La tormenta tropical “Barry” se debilitaba ayer luego de tocar tierra en Luisiana como un huracán, mientras que las zonas bajas de Nueva Orleans parecían haberse salvado de inundaciones graves luego de que el sistema frontal diera un giro repentino hacia el oeste.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, que designó a “Barry” como el primer huracán de la temporada 2019 del Atlántico, dijo que la tormenta tocó tierra cerca de la ciudad de Intracoastal con vientos máximos sostenidos que habían bajado 115 kilómetros por hora.

Se espera que “Barry” pierda aún más más fuerza hoy, para transformarse en una depresión tropical a medida que avanza hacia el interior de Estados Unidos.

La tormenta, de todas formas, descargaba copiosas lluvias, y podría originar anegamientos y crecida de aguas en zonas costeras al suroeste de Nueva Orleans, además de las localidades de Baton Rouge y Lafayette.

Pero la amenaza de inundaciones graves por los niveles históricamente elevados de las aguas del río Misisipi parecía disiparse.

El río llegó a crecer el viernes por la noche hasta acercarse a los 5,17 metros según los cálculos de los diques de Nueva Orleans, dijo el Servicio Nacional de Meteorología, muy por debajo del umbral previsto esta semana, que habría puesto en riesgo las barreras.

Se espera que el nivel de las aguas suba nuevamente mañana por las lluvias anunciadas, aunque no sobrepasaría los 5,20 metros en su punto más alto. “Las precipitaciones siguen siendo el principal peligro, todavía estamos esperando al menos 250 milímetros más de lluvias, con la posibilidad de cantidades más altas en puntos aislados”, dijo el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards.

“Los cortes de energía serán significativos, de hecho, ya lo son en algunas áreas del estado”, declaró.

Las calles y negocios se inundaron a orillas del lago Pontchartrain en Mandeville, justo al norte de Nueva Orleans.

Y el agua sobrepasó un dique en Plaquemines Parish, al sur de Nueva Orleans, en Myrtle Grove, un proyecto de casas sobre pilotes, con botes que se ubican en un canal, aunque la situación había sido anticipada. (Reuters)

Comentarios