Muere Joao Gilberto, se enmudece la bossa nova

El músico brasileño falleció ayer a los 88 años y su deceso marca el cierre de una era dorada.

07 Jul 2019
1

INIMITABLE. João Gilberto tenía una forma propia de tocar y de cantar.

“Murió mi padre. Su lucha fue noble, él intentó mantener la dignidad incluso con la pérdida de la independencia”.

Con este breve anuncio, firmado por João Marcelo en las redes sociales, el mundo se enteró ayer del fallecimiento de su padre, el mítico músico brasileño João Gilberto, considerado el padre de la bossa nova a nivel mundial. El pesar invadió inmediatamente el país, al saber que con la muerte del guitarrista se fue más que un artista: se está cerrando una era de oro de la música.

João Gilberto Prado Pereira de Oliveira había nacido el 10 de junio de 1931 en Juazeiro (hace menos de un mes había cumplido 88 años), en el estado de Bahía, y fue autodidacta en la interpretación de las seis cuerdas.

Siendo adolescente se afincó en Rio de Janeiro, donde conoció a Antonio Carlos Jobim (y luego con Vinicius de Moraes) y comenzó una sociedad que hizo nacer un nuevo ritmo, basado en una forma especial de tocar el samba con aportes de sonidos de todo el mundo, principalmente del jazz norteamericano. A eso le agregó el cadencioso estilo propio que tenía para cantar, evidenciado durante hace 60 años, cuando salió su primer disco, “Chega de saudade”, uno de sus grandes éxitos así como las inimitables versiones de “Garota de Ipanema” y de “Desafinado”.

Caetano Veloso, Gilberto Gil y Chico Buarque, entre muchos otros, se inspiraron en su obra para construir sus carreras y lo tenían como referente absoluto.

Si bien no se difundió la causa de su muerte, en los últimos años Gilberto padecía crecientes problemas físicos y económicos, al punto de que estaba viviendo en una casa prestada, mientras que sus hijos, João Marcelo y Bebel Gilberto (ambos músicos), estaban enfrentados y la relación con su ex esposa Claudia Faissol, definitivamente rota.

Comentarios