La Junta Electoral asegura que no recibió denuncias formales de fraude

Hasta anoche no habían ingresado acusaciones, a pesar de las protestas realizadas en San Pablo, Rumi Punco y El Naranjo y El Sunchal.

14 Jun 2019
1

JUNTA ELECTORAL. Por primera vez, las urnas estarán identificadas con colores según la sección. FOTO LA GACETA/JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

Las protestas no cesan sobre presuntas irregularidades en los comicios del domingo. El principal foco conflictivo se enciende en San Pablo, a sólo 15 kilómetros al suroeste de la capital tucumana. La aparición en un basural de material utilizado por las autoridades de mesa, entre ellos sobre con firmas, caldearon los ánimos de los vecinos y de algunos candidatos. Pero las quejas -hasta ahora- se volcaron a las calles, pero no se plantearon de manera formal ante la Junta Electoral Provincial (JEP).

Desde el día de la votación, en comunas como El Naranjo y El Sunchal, Rumi Punto y San Pablo, entre otras, hubo protestas, quemas de cubiertas, cortes de rutas y hasta pequeñas escaramuzas para cuestionar los resultados del escrutinio provisorio, que no tiene validez legal. Sin embargo, el secretario de prensa del organismo encargado de organizar y garantizar los comicios, Carlos Amaya, explicó a LA GACETA que hasta ayer no habían recibido denuncias por supuestas irregularidades.

Al respecto, Amaya agregó que la JEP no es una institución que pueda actuar de oficio. “La junta no es un organismo investigativo. Si alguien debiera actuar de oficio sería una fiscalía. Aquí no hay fiscalía electorales”, manifestó.

El conteo provisorio realizado por la empresa MSA, que no tiene validez legal para determinar a los ganadores de los 347 cargos que estuvieron en juego, arrojó que Sergio Castro (Frente Justicialista por Tucumán) habría sido electo comisionado rural de San Pablo al lograr la mayoría de los votos.

Fuentes con experiencia en comicios no descartaron que el hallazgo de sobres pueden responder a situaciones que no necesariamente implican fraude. En ese sentido, expresaron que las autoridades de mesa deben devolver en un bolsín cerrado el material no utilizado en la votación, pero aclararon que no todas lo cumplen. Otra posibilidad que no se descarta es que los sobres -que contenían firmas- hayan sido usados para votar y no se guardaron nuevamente en la caja luego del conteo provisorio.

En desacuerdo

El miércoles a la noche, personal de la Policía cercó el sector donde se produjo el hallazgo. Sin embargo, no se dieron precisiones respecto a si se iniciaría una investigación en la Justicia con esos elementos.

Vecinos y opositores cortaron ayer la ruta 301, y fueron desalojados por personal de Infantería de la Policía, lo que provocó algunos incidentes.

La comuna cuenta con 10.500 habitantes habilitados para votar, y el 85% ejerció su derecho civil.

No es la primera vez que hay reclamos de este tipo en San Pablo. En los comicios de 2015 fue uno de los lugares protagonistas de los disturbios, con la quema de urnas.

Castro, en tanto, rechazó las protestas. “Acá pasa lo que pasa siempre: cada vez que pierden, lloran. La gente no los vota porque no tienen propuestas serias. Principalmente, porque no son peronistas. San Pablo es una población peronistas”, dijo quien habría resultado comisionado electo.

Vecinos expresaron que el clima estaba enrarecido días antes de las elecciones, cuando comenzó a circular un video silenciado de Castro en una situación tensa con dos personas. El hermano del actual comisionado rural afirmó que sólo reaccionó a las agresiones verbales de una puntera política.

Comentarios