Vandalismo: el ranking de los espacios más atacados

Elaboran un mapa para que la Agencia de Protección de Espacios Públicos controle más ciertos lugares; la necesidad de involucrar a los vecinos

12 Jun 2019 Por Florencia Bringas

Al otro día de que quedara inaugurada la primera parte del parque cerrado El Provincial robaron de sus instalaciones un enorme llamador de ángeles. Era parte del mobiliario diseñado para personas con discapacidades. Esa misma semana, pero en la semipeatonal que están armando en 25 de Mayo, vehículos de todo tipo chocaron los pretiles (separadores físicos) que señalaban los carriles de circulación. Todavía se los ve torcidos, casi a la altura del pavimento. Y ya no están a la vista -porque los repusieron- los maceteros que la semana pasada amanecieron destruidos. El vandalismo no frena, es algo cotidiano, que sigue disparando sin fin mientras muchos esperan la tregua ¿Quién sacará la primera bandera blanca?

José Antonio Giménez comentó que ve a diario a personajes a los que no les importa vivir en una ciudad fea o sucia. Dijo que caminan empujando a quienes se cruzan por sus caminos, que ensucian sin pensar quién va a levantar... “Así somos los tucumanos. Ya no tenemos remedio”, se lamentó este hombre que vive frente a la tercera semipeatonal que tendrá la ciudad en el microcentro, en la calle 25 de Mayo (las otras dos se encuentran en Buenos Aires primera cuadra y en Mendoza al 800). Y no se queja de la obra, sino de la actitud de sus comprovincianos.

Desde la intendencia de San Miguel de Tucumán resaltaron que por mes han llegado a gastar hasta $ 350.000 en reparar y reponer lo que se rompe y se roba en el centro. Por ese motivo tomaron medidas. Según detectó la Agencia de Protección de Espacios Públicos, que desde hace más de un mes circula por las calles de la ciudad, hay zonas más vulnerables al ataque y por ello elaboran un “mapa del vandalismo”. Ese trazado les sirve para determinar qué lugares necesitan más vigilancia.

Sabotaje

MAL USO. Una persona ató la moto en el poste de un cesto de basura en pleno centro.

Las plazas Alejandro Heredia, Egeo (al sur de la ciudad) y 1º de Mayo (Villa Luján), además del parque Avellaneda y las peatonales, son las espacios públicos más vulnerados de la ciudad, según puntualizó Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos Municipal. “No hay horarios: a plena luz del día pueden romper lo que sea. Lo último que nos pasó fue que dañaron la llave térmica de la iluminación de la plaza del barrio Modelo. Abrieron la caja, la destrozaron y volvieron a cerrarla con candado. Unas 25 columnas quedaron sin luces. Eso demuestra que hay una situación de inseguridad; dan muestra que la Policía perdió el control de las calles y el respeto que le tenían”, recordó el funcionario.

Según sus cálculos de Arnedo, el total del gasto municipal para reponer mobiliario urbano fluctúa según lo vandalizado: por ejemplo, un semáforo cuesta unos $ 300.000, un equipo de LED completo tiene un precio aproximado de $ 20.000 y un cesto de papeles de la peatonal -por ejemplo- está cerca de $ 10.000. Mientras que una pista de salud con doce ejercitadores cuesta unos $ 300.000 (unos $ 3.600 por aparato).

La mayor desaprensión se revela en las veredas, que es responsabilidad del frentista, opinó Luis Lobo Chaklián, subsecretario de Planificación Urbana de la ciudad capital. Y agregó que, a pesar de que los propietarios de los inmuebles son quienes deben mantener ese espacio, el municipio salió a reparar las aceras ante la falta de respuestas. Por otra parte, resaltó que, por los reiterados actos vandálicos, la obra de la semipeatonal en la 25 de Mayo se demoró. Y que, si bien puede haber dos o tres causas por la que los tucumanos destruyen el patrimonio, la falta de educación tiene la culpa y es la razón de por qué ciertas personas son tan agresivas con la ciudad.

“Me lleva a pensar bastante más seriamente en cuál es el rol de la educación en los estamentos a nivel provincial. Las faltas de conductas a las normas cívicas son reiteradas. Reflexiono mucho sobre el desapego que tienen los tucumanos por la cosa pública. Y en general creen que la problemática es de la Municipalidad. No es de ella. Deberían pensar que cada cosa es de cada ciudadano. No hay un nivel de conciencia acabada de qué tengo que preservar”, reflexionó el funcionario. A ello agregó que para hacer una ciudad trascendente se necesita la colaboración de todos.

Hacerla suya

“Todavía no entiendo el sentido de la semipeatonal en esta calle tan angosta. De todas formas está mal que la rompan”, comentó Ana Lucía Caram, una vecina de la zona del centro. Ella opina del mismo modo que muchas otras personas que cuestionan la obra municipal.

“Algunas prácticas para prevenir el daño de lo público tienen que hacerse con un trabajo previo con vecinos, ya sea en las plazas o en otros sectores de la ciudad. De esa manera serán los mismos vecinos los que cuidarán el entorno. Porque entenderán que lo que les rodea es parte de ellos. Hay que involucrarlos. La apropiación es parte de eso”, opinó la arquitecta Verónica Mansilla (creadora de 1319.TreceDiecinueve). Por ese motivo -sostuvo- también está en contra de las plazas cerradas. Porque “si es público, es de todos”.

Comentarios