Podría haber hasta 57 fiscales por mesa electoral

Esta desmesura es posible por la cantidad de partidos provinciales reconocidos, aunque los acuerdos entre dirigentes suelen evitar que esta masividad se produzca. Es la cifra tope, siempre y cuando se verifique la presencia de un representante por cada partido que competirá el 9 de junio.

17 May 2019 Por Juan Manuel Asis
1

EN LA VOTACIÓN. Suelen verse como mínimo, cinco fiscales por mesa. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI

Si se verificara la presencia de un fiscal de mesa por cada partido que participará de los comicios del 9 de junio, es posible que alrededor de una urna de votación haya cerca de 60 personas sentadas siguiendo el proceso electoral en representación de las organizaciones políticas.

Por ejemplo, si en una escuela se habilitasen siete mesas para sufragar, ello implicaría, en teoría, que podría haber 420 fiscales actuando, cifra similar a la totalidad de los inscriptos en una planilla de electores.

Eso es posible en la teoría, aunque en la practica algunos dirigentes políticos -en especial los acoplados- suelen ponerse de acuerdo para que una sola persona se siente en representación de varias estructuras. Es así porque nadie quiere pecar de ingenuo y que un desconocido le cuide los votos. La desconfianza sienta precedentes y, por las dudas, las listas “fuertes” o que creen que pueden alcanzar una banca legislativa, ponen igualmente sus propios fiscales para cuidar el sufragio de sus simpatizantes.

Esta desmesura sería factible por la cantidad de partidos políticos existentes en la provincia -casi un centenar- y por el número de los que efectivamente participarán de la elección de junio: 77. Aunque en este caso hasta se podría decir que el acople facilitaría que no se verifique en los hechos tamaña presencia de fiscales por mesa, a partir de los acuerdos entre una o más organizaciones.

Para tener una idea de lo que pasaría si acuden todos los fiscales cabe mencionar la siguiente situación: en una mesa de la capital puede haber 58 personas fiscalizando la votación alrededor de la urna, contando al presidente y a los fiscales que, en el caso de San Miguel de Tucumán, serán 57. Es lo mismo que decir que en cada cuarto oscuro de las escuelas capitalinas habrá 57 boletas para elegir.

En orden decreciente, en cuanto a la posible presencia de observadores legales en las mesas, le seguirían: Famaillá (55), Concepción y Tafí Viejo (54), Banda del Río Salí, Las Talitas y Alderetes (53), Yerba Buena y Alberdi (47), Aguilares (46), Monteros (45), San Isidro de Lules (44), Simoca y Tafí del Valle (43). Luego vendrían: Graneros (42) Trancas (41), Bella Vista (36), la Cocha (28) y Burruyacu (14).

En la elección de junio habrá 3.637 mesas de votación, más media docena que se instalarán en las unidades penitenciarias. Es un número a tener en cuenta, especialmente por aquellos partidos que tienen aspiraciones de acceder al Gobierno, porque la mejor forma de evitar irregularidades en las mesas es contar con un fiscal propio, y leal, en cada una de ellas.

Sobre el tema de los fiscales, la Junta Electoral Provincial (JEP) determinó que los partidos y frentes designen un fiscal general por cada escuela donde se vote y no más de dos fiscales por cada mesa de sufragio. “La función de los fiscales es controlar y verificar durante todo el transcurso del acto eleccionario que las disposiciones legales que lo rigen se cumplan en su integridad”, señaló el organismo de control, y advirtió que deben actuar “con absoluto respeto a las funciones y competencias propias y no intervenir en el desempeño de las autoridades de mesa”.

En los casos de los fiscales generales sólo se permitirá uno por partido y uno por escuela habilitada para la votación. Deberán ser acreditados previamente en la JEP mediante un formulario que se descargará de la página web www.electoraltucuman.gov.ar.

Los fiscales de mesa -dos como máximo- deberán mostrar una acreditación confeccionada por los partidos con el sello de la JEP. Sin embargo, se aclaró que los fiscales no podrán actuar en forma simultánea en la misma mesa.

Deben saber leer y escribir

La ley electoral 7.876 fija los requisitos que tiene que reunir quien se anote como fiscal

Según el artículo 30 de la ley electoral 7.876 los fiscales o fiscales generales deben saber leer y escribir y ser electores de la sección, el municipio o la comuna en la cual pretenden actuar. Pueden votar en la mesa en la que actúen aunque no estén inscriptos en ella, siempre que figuren el padrón de esa circunscripción, ciudad o localidad a la que pertenecen -según corresponda-. En ese caso, deberán agregar su nombre a la hoja de registro, haciendo constar la circunstancia y la mesa en la cual están inscriptos. Los poderes de los fiscales deben ser otorgados por las autoridades del partido, frente o alianza electoral que representan.

Comentarios