Muere un anciano apuñalado por su hijo

El ataque ocurrió el domingo en Concepción.

08 May 2019 Por Rodolfo Casen
1

Un hombre de Alberdi, que el domingo pasado fue gravemente herido a puñaladas por su propio hijo, murió en la mañana de ayer en el hospital de Concepción. La víctima es Lucas Gabriel Pintos, de 81 años. El hombre, según un informe de la policía, permanecía en delicado estado a causa de varios puntazos que recibió de parte de su hijo Ángel Gabriel (44 años).

La agresión se produjo en la casa de la víctima, durante una feroz pelea en la que se trenzaron ambos por razones que aún se desconocen. Se sabe que padre e hijo estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas hasta altas horas del domingo. En esa circunstancia comenzaron una discusión que subió de tono y concluyó cuando el octogenario recibió las graves lesiones.

Vecinos próximos a la vivienda del agredido, ubicada en el barrio San José, escucharon los gritos de dolor de este y alertaron a la policía.

Cuando llegaron los uniformados, encontraron al anciano sentado en una silla y perdiendo abundante sangre. Ahí la víctima reveló que había sido su hijo quien lo hirió. De inmediato fue trasladado al hospital de Concepción. Allí falleció pese a los esfuerzos de los médicos, que lo sometieron a varias cirugías.

Primera audiencia

Ángel Gabriel Pintos, el homicida, fue aprehendido por la Policía en su propio domicilio y sin prestar resistencia. El caso fue tratado en la primera audiencia que inauguró la vigencia en los tribunales de Concepción del nuevo Código Procesal Penal. El hombre había llegado imputado por tentativa de homicidio. El trámite lo encabezó el juez Guillermo Acosta. También estuvieron el fiscal Edgardo Sánchez y el defensor oficial penal Pablo Cannata.

En la audiencia, el juez Acosta impuso al acusado la prisión preventiva domiciliaria y dio 60 días al fiscal para que concluya investigación preparatoria del juicio oral.

El fiscal Sánchez, al tener ahora confirmado el deceso de Lucas Gabriel Pintos, cambió la calificación del delito por homicidio agravado por el vínculo. El parricida se benefició en principio con la prisión preventiva domiciliaria, en razón de padecer problemas de motricidad.

Temas

Concepción
Comentarios