Ricardo Décima, el “jinete homicida”, recibió dos condenas a prisión perpetua en una semana

En la Policía lo definieron como uno de los más peligrosos criminales que han surgido en el sur tucumano.

28 Abr 2019 Por Rodolfo Casen

Los policías lo definen como uno de los más peligrosos homicidas que engendró en los últimos años el submundo de la delincuencia en el interior tucumano. Ricardo William Décima, de 26 años, con domicilio en el paraje Humaitá (Villa de Medinas) y conocido como “Richard”, desplegó en tres años un aterrador periplo como criminal. Finalmente, quedó sentenciado a pasar prácticamente el resto de su vida detrás de las rejas.

En un hecho que no tiene precedentes en los tribunales de Concepción, el hombre recibió dos condenas a prisión perpetua en una semana por sendos crímenes que cometió en el sur tucumano. El último se remonta a diciembre de 2016, cuando estaba prófugo de la Justicia.

MUERTE. Pinilla fue encontrado en un camino vecinal con las manos atadas.

El homicidio fue perpetrado con fines de robo en un camino de la localidad de Domingo Millán (Alberdi). La víctima fue Luis Pinilla, un músico de 22 años domiciliado en la zona, quien fue abordado cuando retornaba a su casa luego de ensayar con su grupo “La Frontera Folclore”. El artista recibió un disparo fulminante en la cabeza cuando, estando maniatado, intentó zafarse para escapar del asesino, según la policía.

Décima permaneció inmutable, frío, sin ensayar ninguna defensa, cuando el martes pasado escuchó la primera sentencia de la semana por parte del tribunal de la Cámara Penal Sala I. El veredicto fue la prisión perpetua por el crimen de Pinilla. El otro acusado por el hecho, Nelson Rojas, fue absuelto.

Esta decisión generó una fuerte polémica. “Siento una inmensa impotencia y bronca. No puedo creer que uno de los asesinos de mi hijo haya quedado en libertad. Esto es una vergüenza”, se despachó Luis Pinilla padre.

Los jueces Elena Grellet (presidenta), Jesús Carlos Pellegri y Sergio Altamirano (estos últimos subrogaron las dos vacantes de ese tribunal) consideraron que no se habían reunido pruebas suficientes para condenar a Rojas, quien supuestamente acompañaba a Décima en una moto Yamaha FZ cuando se perpetró el crimen. Los testigos solamente reconocieron al condenado.

UNA DE LAS VÍCTIMAS. Luís Pinilla era músico y tenía 22 años.

Segunda condena

El jueves, el homicida recibió su segunda condena a prisión perpetua. Esta vez por parte de los jueces de la Sala II de la Cámara Penal, también de los tribunales de Concepción. Fue por el homicidio del joven Walter Alberto Garzón (17 años), cometido el 28 de diciembre de 2013 en Villa La Trinidad en ocasión de robo. Entonces, Décima también estaba prófugo. Garzón viajaba con su novia cuando fue abordado por el ahora condenado y por otro sujeto. Ambos intentaron arrebatarle la moto en la que se movilizaban y el adolescente se resistió. Según la testigo, Décima le disparó por la espalda cuando Garzón intentó escapar. El joven falleció prácticamente en el acto.

Por el hecho, fueron detenidos en primera instancia Mario Alberto González (alias “Piojoso”) y José Contreras (hijo de una policía). Este último quedó sobreseído en primera instancia. Quedaron imputados por homicidio Décima y González. Mientras que a Franco Cevini, Juan Herrera y Martín Aguirre los acusaron de encubrimiento agravado.

Estos tres últimos fueron absueltos por falta de acusación fiscal. Otro tanto ocurrió con González, por el beneficio de la duda. Esta decisión de los jueces Jesús Pellegri, Sergio Altamirano y Roberto Flores también desató una polémica. “Aquí quedó en libertad gente que mucho tuvo que ver con el crimen de mi hijo. Es algo que nos causa más daño que el que sufrimos por la pérdida de Walter”, manifestó Nora de Garzón, madre del joven asesinado.

Un llanero temible

Atrapar a Décima no le resultó fácil a la Policía. “Sabíamos de su peligrosidad, pero a pesar de que en varias ocasiones estuvimos a punto de atraparlo, su condición de jinete diestro lo ayudó a escapar”, explicó el comisario principal Pedro Gómez, segundo jefe de la Unidad Regional Sur. “Saltaba y conducía su caballo con habilidad del personaje del ‘Llanero Solitario’. Era escurridizo. Se perdía en los montes y no se lo podía ubicar más”, aseveró el alto oficial.

Se cree que Décima estuvo fuera de la provincia durante mucho tiempo, hasta que reapareció con el crimen de Pinilla. El comisario Gómez, que en ese entonces se desempeñaba como jefe de zona, reunió los datos que permitieron ubicar al delincuente como sospechoso de ese crimen. El resto del trabajo lo realizó la Brigada de Investigaciones. Sus miembros, a través de distintos allanamientos ordenados por la Justicia, lograron atrapar a “Richard” en Medinas, en la casa de una hermana. Cuando llegó la Policía, estaba escondido en el baño.

Gómez comparó a Décima con el homicida William Rotger Doldan, quien (junto con Luís Aguilar) fue condenado en 2016 a prisión perpetua por el crimen de la joven Cecilia Britos, de La Cocha, El asesinato había ocurrido en el 2011. “El comportamiento psicopático de Décima está a la altura de Doldan, que en ningún momento aceptó lo que hizo ni se mostró afectado”, resaltó Gómez.

Según recordó, el asesino de Cecilia, luego de que se descubriera su cuerpo, fue a la casa de los padres, les dio las condolencias y colaboró en la gestión del servicio fúnebre.

El juez Pellegri expresó que los juicios no fueron unificados por el hecho de que había diferentes testigos. Ahora será el juez de Ejecución de Sentencia quien deberá unificar las condenas. Décima podría llegar a cumplir más de 40 años de prisión.

Comentarios