La falta de acuerdos frena el diálogo entre el gobierno de Nicaragua y la oposición

Representantes de países de la OEA se reunieron para buscar una salida a la crisis política.

06 Abr 2019
1

FUERA DE LA CÁRCEL. El gobierno de Ortega liberó a 50 presos políticos. reuters

MANAGUA, Nicaragua.- El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebró una sesión extraordinaria para analizar la situación en Nicaragua. La Alianza Cívica y el Gobierno de Daniel Ortega suspendieron el diálogo para buscar una salida a la crisis política.

La Alianza Cívica, que aglutina a sectores de oposición a Ortega, y el gobierno se reunieron el miércoles para cumplir con el plazo de dos semanas que se dieron el 28 de marzo para cerrar acuerdos en materia de justicia y Derechos Humanos. La jornada se extendió hasta la noche, tras la cual las partes anunciaron que se darán un tiempo “para reflexionar y hacer consultas hasta lograr las condiciones que permitan retomar el debate sobre dichos temas”.

La Alianza Cívica culpa al gobierno de la falta de avances. Según la prensa local, se niega a considerar un adelanto electoral como vía de solución a la crisis y a que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Naciones Unidas ejerzan de garantes.

El Ejecutivo, en cambio, propuso que sean la Policía (señalada por la oposición, las organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y el sistema interamericano como la principal responsable de la represión), y la “Comisión Porras” del Parlamento, controlado por el sandinismo, quienes investiguen lo ocurrido en el último año.

Ortega destacó que el Gobierno está haciendo un esfuerzo por la paz al embarcarse en este diálogo y atribuyó la parálisis a las “fuerzas extremistas” y los “factores externos” que buscan desestabilizar Nicaragua, Venezuela y Cuba.

La crisis política en Nicaragua, la peor a la que se ha enfrentado Ortega en sus 15 años de gobierno, estalló en abril de 2018 por una polémica reforma de la seguridad social. Las protestas crecieron hasta exigir la “democratización” de la nación centroamericana.

Más de 300 personas murieron y miles fueron detenidas por la Policía y grupos de civiles armados afines al Gobierno, según documenta el sistema interamericano, que recomienda juzgar a Ortega por crímenes de lesa humanidad. (Reuters-DPA

Temas

Nicaragua
Comentarios