Consejeros devuelven a Manzur las ternas que había descartado

El Consejo destacó con negritas que el gobernador está obligado a cubrir dos cargos de fiscal. Los tercetos existentes desde junio de 2017 volvieron al Poder Ejecutivo: esto nunca había sucedido en la historia del CAM.

05 Abr 2019 Por Irene Benito
1

LA SESIÓN DEL 27 DE MARZO. Estofán encabeza la reunión de los consejeros. prensa cam

Parece un partido de tenis: de un lado de la red está el Gobierno y, del otro, el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). Las pelotas son dos ternas confeccionadas para cubrir igual número de fiscalías de Instrucción en lo Penal de esta capital. El “juego” institucional acumula tres instancias: primero, los consejeros enviaron los tercetos al gobernador Juan Manzur; casi dos años más tarde, Manzur devolvió las listas a los consejeros y, el miércoles, los consejeros las restituyeron a Manzur. Las “pelotas” quedaron en la cancha del Poder Ejecutivo: nunca había ocurrido un match de este tipo en los 10 años de historia prolífica del CAM.

La última devolución incluyó actos administrativos que destacan con negritas que el gobernador “debe” remitir los pliegos a la Legislatura hasta conseguir que esta los apruebe. Los acuerdos 75 y 76, que tienen la misma fundamentación y decisión, llevan la firma de los consejeros Antonio Estofán (presidente del organismo y vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán); Fernando Juri (legislador justicialista); Luis Cossio (juez), Marcelo Fajre y Diego Vals (abogados). Todos ellos se limitaron a recordar al Gobierno que la Constitución y la ley específica (8.197) no admiten la posibilidad de descartar tercetos, que tienen carácter vinculante. Los consejeros mencionaron el argumento que dio Regino Amado, ministro de Gobierno y de Justicia, y candidato a legislador oficialista, al devolver las nóminas, pero consideraron innecesario analizarlo. Amado había invocado la carencia de “candidatos elegibles”.

Los concursantes Pedro León Gallo, Facundo Maggio y Luis Amarillo integran uno de los tercetos mientras que Gallo, Eugenia María Posse y Amarillo componen el otro. Si bien los finalistas se repiten, el Gobierno dispuso de la posibilidad de organizar las designaciones para evitar el callejón sin salida, pero, en lugar de resolver todas las ternas juntas, colocó sucesivamente a Posse en una Fiscalía de Monteros; a Maggio en el Juzgado de Instrucción N°2 de San Miguel de Tucumán y a Gallo en otra Fiscalía de esa jurisdicción. En diciembre de 2017 y en otro giro inesperado, la Legislatura rechazó el pliego de Amarillo, cosa que tampoco había sucedido desde la instauración de la preselección de jueces, fiscales y defensores oficiales por concursos públicos de antecedentes y de oposición. Aunque podía mandar aquel nombre dos veces más, Manzur optó por no insistir.

El 15 de marzo, el Poder Ejecutivo remitió las dos ternas a quienes se las había mandado: ese mismo día, LA GACETA publicó una entrevista a Estofán en la que este informaba que estaba cansado de pedirlas. “Se trata de dos concursos que hay que declarar desiertos y volver a llamar”, había dicho. Estofán interrogó por qué esto llamaba la atención: “es una irregularidad más en Tucumán”.

Revés

Lejos de apaciguar los ánimos, el retorno de los tercetos al CAM incrementó los reproches hacia el Poder Ejecutivo. Durante el debate de esta medida inédita de devolución no prevista en el orden jurídico, sólo el juez Cossio anticipó su opinión favorable a volver a concursar los cargos en cuestión, único curso de acción que, según criterio, iba a permitir “dejar de perder el tiempo”. Estofán de entrada afirmó que coincidía con Fajre, quien bregó por el rechazo de la tesitura que asumió el Gobierno. Ese consejero advirtió que la aceptación de las ternas podía generar un antecedente peligroso hacia adelante. “No es un argumento atendible que varios de los ternados ya hayan sido nombrados. Hubo otros candidatos en esa situación en el pasado y el Gobierno no devolvió los tercetos. Además, ninguno de los postulantes había sido designado al momento del envío de las ternas en cuestión”, observó el representante de los abogados de la capital. Y añadió: “no estoy seguro de que nosotros debamos salvar el problema. La responsabilidad es del Poder Ejecutivo. Y su nota de tres líneas también puede ser leída como ‘no me gustan estas ternas, traigan otras’”.

En el medio, Amado justificó la decisión. “Devolvimos las ternas para que nos digan qué hacer. Si no procedíamos de este modo, nunca íbamos a cubrir los cargos”, explicó a este diario.

Si bien la primera decisión del CAM fue consultar a Gallo, Maggio, Amarillo y Posse con la expectativa de que tal vez estos ya no deseaban formar parte de los tercetos descartados, ninguno se expidió sobre el asunto. El silencio de los interesados directos en la devolución llevó a los consejeros a sentar una postura propia: entre ellos no hubo dudas de que la ley era clara y había que cumplirla. En términos tenísticos, contestaron al Gobierno con un revés de fondo.

El Gobierno puede hacer las designaciones o bien postergar cualquier decisión al respecto

El Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) dijo al Gobierno de Juan Manzur que debe cubrir los dos cargos de fiscal correspondientes a las ternas que este había devuelto (se informa por separado). Ello no implica necesariamente que el Poder Ejecutivo vaya a seguir el criterio de los consejeros: incluso cabe la alternativa de que aparezca una solución por la vía legislativa. La ley en vigor no dispone de plazos para cubrir las vacantes judiciales y, de hecho, en esta materia la gestión de Manzur se caracterizó por diferir las designaciones hasta el punto de que el Colegio de Abogados de la Capital inició un juicio -no resuelto- para emplazarlo. El gobernador también puede nombrar a algunos de los ternados que ya ocupan puestos de fiscal (Pedro Gallo y Eugenia Posse) o de juez (Facundo Maggio), o insistir con la designación del funcionario Luis Amarillo. En estos casos todavía sería necesario que la Legislatura apruebe los nombramientos. Si los rechaza, el Poder Ejecutivo al menos quedará en condiciones de demostrar que agotó las posibilidades, como manda la ley, supuesto que permitiría al CAM volver a celebrar los concursos.

La cronología básica

1- 4 de marzo de 2015: el Consejo Asesor de la Magistratura abre los concursos para cubrir tres nuevas fiscalías penales de la capital.

2- 29 de junio de 2017: los consejeros elevan las tres ternas derivadas de los concursos al Poder Ejecutivo que encabeza Juan Manzur.

3- 7 de agosto de 2018: el postulante Pedro Gallo jura en uno de los tres nuevos cargos de fiscal de Instrucción en lo Penal de S. M. de Tuc.

4- 15 de marzo de 2019: Antonio Estofán, titular del Consejo, dice en una entrevista que se cansó de pedir al Gobierno por las ternas restantes.

5- 15 de marzo de 2019: el ministro Regino Amado devuelve los tercetos al Consejo con el argumento de que no hay “candidatos elegibles”.

6- 27 de marzo de 2019: los consejeros restituyen las ternas al gobernador Manzur. El acuerdo dice que sí o sí hay que hacer las designaciones.


Comentarios