El Tetris de la temporada

El calendario competitivo local presenta varios cambios con respecto al del año pasado

20 Mar 2019
1

TRANSICIÓN. El Regional 2019 dejará sentadas las bases para el nuevo orden de competencia que habrá a partir de 2020. la gaceta / foto de antonio ferroni

Este fin de semana, con la disputa de la primera fecha del Regional NOA Zona Campeonato, se puso en marcha el engranaje que conjugará desde marzo hasta mediados de diciembre la actividad rugbística local en los diferentes estratos: esto es, Mayores, Juveniles e Infantiles.

El calendario del nivel superior presenta varios cambios con respecto al año pasado, a fin de ajustarse a la reestructuración implementada por la UAR en el cronograma nacional de competencias. La más significativa es quitar la simultaneidad del Nacional de Clubes y del Torneo del Interior, y que ahora éste se juegue antes y sea clasificatorio para aquél. Además, el traslado del Nacional de Clubes hacia finales de temporada redundó en un adelantamiento de los torneos locales de las diferentes regiones, entre ellos el Regional del NOA, que en 2018 se extendió desde junio hasta noviembre, y este año lo hará desde marzo hasta mediados de julio.

Otra importante diferencia tiene que ver con el carácter transitorio del Regional 2019, que será no sólo un torneo en sí mismo, sino el encargado de instaurar el nuevo orden que presentará el esquema de competencia regional a partir de 2020: los equipos ya no se repartirán en dos niveles (Primera y Desarrollo) sino en tres (Primera, Ascenso y Desarrollo), todo esto orientado a reducir los enfrentamientos entre rivales de muy diferente nivel. Por eso, mientras los mejores clasificados del Regional de Primera pasen a representar al NOA en las competencias nacionales a partir de agosto, los demás disputarán liguillas para definir a qué nivel va a parar cada uno en el esquema local 2020.

En cuanto a Juveniles, el formato del año pasado recibió críticas muy positivas, por lo que se repetirá este año. A fines de abril comenzará el Anual Iniciación, que consagrará un campeón, y luego un Anual Clausura, que tendrá otro. La diferencia es que este año no se jugará una final entre ambos campeones en las categorías M17 y M19, a fin de “calmar el ánimo competitivo” en divisiones cuya finalidad es formativa.

Finalmente, la actividad de los infantiles (donde no hay competencia) constará de un solo torneo (abril a noviembre) y dos encuentros.

Comentarios