Prevenciones ante el comienzo del ciclo educativo

09 Mar 2019

Varias cosas cambiarán ente lunes en la vida de muchos tucumanos. Habrá momentos del día en los que el tránsito se intensificará; habrá cuadras en las que hasta la semana que pasó estaba permitido estacionar y en las que ya no se lo podrá hacer; los horarios de los padres deberán ajustarse a los momentos de entrada y salida de los chicos; los vecinos de los colegios y escuelas deberán habituarse nuevamente a los timbres y al bullicio de los recreos, las calles de las ciudades se llenarán nuevamente de chicos vestidos con guardapolvo o uniformes… Esto debería haber ocurrido el miércoles pasado, pero se pospuso.

¿La razón? La misma de siempre: justo en la fecha establecida por el cronograma educativo para el arranque de un nuevo ciclo lectivo, los gremios del sector decidieron realizar un paro. Hay un detalle llamativo: en 2018 el comienzo de las clases se había adelantado en Tucumán. Hace poco más de un año, el ministro de Educación Juan Pablo Lichtmajer salió de la reunión con los gremios y anunció a los periodistas: “mañana (1 de marzo) comienzan las clases en Tucumán”. El detalle: el calendario señalaba que eso debería haber ocurrido recién el 5 de ese mes.

Este año la situación es diferente. Frente a un panorama nacional de recortes presupuestarios, Lichtmajer prefirió retrasar una semana las clases, haciéndoles un guiño a los gremios docentes que aunque habían llegado a un acuerdo salarial decidieron plegarse al paro de Ctera. Tal como señaló la columnista Magena Valentié en su panorama tucumano (6/3): “Era obvio que no estaba interesado en tener que descontar días de paro a nadie, y menos en este contexto. El ministro lo dejó bien claro en su muro de Facebook: ‘La incertidumbre y la falta de previsibilidad que genera el Gobierno Nacional con el ajuste en la educación nos hace víctimas a todos los tucumanos’”.

Ahora bien, la cuestión será determinar si, en un año electoral en el que puede producirse cierta conflictividad, se alcanzarán los 180 días de clases que están establecidos por ley. Tucumán es una de las pocas provincias del país que viene cumpliendo con esta norma ¿Lo podrá hacer este año?

Por otro lado y tal como señalamos en el primer párrafo de este texto, a partir del lunes será imposible estacionar en casi 50 cuadras en el macrocentro de la capital (estas cuadras se suman a aquellas en las que ya está prohibido hacerlo). Se trata de sectores de la ciudad en los que hay colegios, escuelas y jardines de infantes. La medida tiene una finalidad positiva: terminar con los embotellamientos y las infracciones que suelen cometer los padres a diario en los horarios de entrada y salida de los colegios. ¿Cómo? Al prohibir el estacionamiento, los únicos que podrán detenerse (por unos instantes) serán los transportes escolares y aquellos padres que van a dejar a sus hijos. De esa manera se intentará eliminar la doble y hasta la triple fila que -a su vez- generan cuellos de botella en las calles..

Atención con la (insólita) advertencia de la Subdirección de Tránsito y Transporte de la Municipalidad: aseguran que no cuentan con la pintura suficiente para pintar de amarillo todos los cordones cuneta de las cuadras afectadas por esta medida. Lo dijo su titular, Enrique Romero: “no tenemos para pintura asfáltica. En cambio, sí podríamos colocar la cartelería porque la hacemos nosotros, dentro de la Subsecretaría”. ¿Los conductores respetarán la medida? Dependerá de la intensidad de los controles.

Creemos que es prioritario tomar medidas que ayuden a mejorar la circulación en una ciudad con un tránsito caótico. Pero también estamos convencidos de que deben ser normas debidamente planificadas y debatidas entre todos los actores involucrados. Es el único modo de que sean sustentables en el tiempo y generen un cambio real y positivo.

Comentarios